Una presentadora relata el momento más doloroso de su vida: despedirse de su anhelado bebé

0

La reconocida reportera Michelle Galván, de 31 años, trabaja canales de información en México. Su testimonio conmovió a cientos de personas porque deseaba hablar de cómo exactamente enfrentó el momento más doloroso que jamás haya vivido: la pérdida de su bebé.

Cuando estaba a punto de cumplir su sueño de ser madre, la alegría de la llegada de su bebé se vio eclipsada por trágicas noticias.

Cuando Michelle era muy pequeña, los médicos le dijeron que sus posibilidades de tener hijos de forma normal eran muy pocas, le diagnosticaron endometriosis avanzada y sus posibilidades de quedar embarazada se redujeron al 3%.

A pesar de ello, no estaba dispuesta a rendirse y se aferró a la fe que tenía en Dios para cumplir su propósito de convertirse en madre algún día. Mientras laboraba informando sobre los huracanes que influyeron en los Estados Unidos en 2017, encontró una imagen de San Lázaro y experimentó algo especial, y desde entonces ha comenzado a dirigirle sus oraciones para quedar embarazada.

Finalmente, sus oraciones fueron contestadas, ella estaba esperando un bebé y lo que parecía un sueño imposible estaba a punto de convertirse en realidad.

Tanto Michelle como su esposo Ferdinand estaban muy emocionados por la llegada de su pequeño hijo a quien llamarían Lázaro en honor al santo a quien su madre angustiada rezó por muchas noches.

Michelle había decidido compartir las noticias por televisión, pero el día antes de que lo hiciera, sufrió síntomas inusuales de embarazo, algo andaba mal. Estaba a punto de tener seis meses de embarazo cuando perdió a su bebé.

Fue un encuentro dramático y doloroso: “Caí en una depresión y tuve que recibir la ayuda de un psicólogo para salir de ella, por lo que me fui de Primer Impacto, el programa en el que trabajó como presentadora”, dijo.

Ella confesó que su fe se derrumbó después de ese trágico suceso en su vida, cuestionando lo que había sucedido, pero el destino la sorprendió.

“Abrimos la Biblia y todo cayó sobre mí. Lo primero que vi fue una ilustración de Lázaro cuando Dios lo estaba recibiendo”, dijo Michelle.

Un año más tarde se enteró de que estaba embarazada de un hijo, pero de nuevo tuvo que enfrentarse al dolor de perderla, volvió a perder la criatura.

Aunque admite que no ha sido fácil, Michelle se niega a renunciar a su sueño de ser madre, la adopción es una opción que tiene en cuenta para proporcionar su amor y cuidado a un niño que no ha tenido la oportunidad de crecer en el calor de un hogar y bajo la seguridad de una familia.

Ella quería discutir su caso para inspirar a otras mujeres en circunstancias similares a las suyas. No te vayas sin publicar su testimonio emocional.

MIRA EL TESTIMONIO DE ESTA GRAN MUJER:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here