Un terrorista se convierte al cristianismo y abre una iglesia en su casa

0

Su nombre es Amin y conoció el Evangelio por medio de unos pastores misioneros.

Medio Oriente – Amin creció en un ambiente terrorista, odiando a los cristianos y a todos aquellos que iban en contra de sus creencias. Al final, este terrorista de la India fue encarcelado por sus crímenes, pero recibió la visita de unos pastores misioneros y su vida se trasformó. Ahora tiene una iglesia en su casa.

Para contar esta increíble historia, le hemos puesto como nombre Amin, por razones de seguridad. Él se unió a los terroristas islámicos en 1992, cuando era un adolescente. Pronto terminó su entrenamiento, alcanzando el rango de comandante de un grupo extremista cuyo objetivo era destruir iglesias, tanto hindúes como cristianas.

Amin fue herido en un intento de ataque a un templo hindú. El hombre terminó en un hospital vigilado por la policía. En su mente aún persistía sus prácticas terroristas.

Sin embargo, un día recibió la visita del Ministerio Bibles for MidEast en el hospital donde se encontraba. Ellos acostumbraban a visitar enfermos y compartían el Evangelio. Los del Ministerio compartieron sus testimonios de vida con el exterrorista, pero él no hablo. No dijo ni una palabra.

La ley antiterrorista en la India lo condenó a prisión sin derecho a fianza, por lo que tuvo que permanecer en la cárcel sin asistencia jurídica. Amin permaneció durante 24 años en la cárcel.

El pastor Paul, del Ministerio Bibles for Mideast, antes de que Amin fuera liberado había encontrado a un terrorista en la prisión. Una persona que fue transformada por el poder de la Palabra de Dios. Ahora es un ex-terrorista, quien mientras recibía clases de la Biblia junto a los demás detenidos, se mostró amistoso y participaba en las reuniones del Ministerio y también recibió una Biblia de regalo.

Llega un pedido de ayuda

En el mes de septiembre de este año, el pastor Paul fue sorprendido con una llamada inesperada: Amín necesitaba ayuda, le pedía que orara por él porque padecía una grave enfermedad.

Pocos días después el pastor Paul pudo viajar 18 horas para unirse a otros dos líderes. El objetivo era encontrar a Amin y su familia. Cuando lograron ubicarlo, el hombre de ahora 46 años lucía muy débil, apenas podía caminar. No tenía ni esposa ni hijos, era atendido por su madre, hermano, cuñada y sobrinos.

Los pastores fueron recibidos por la familia de Amin. Ellos compartieron La Palabra de Dios, pero el hermano de Amin se ofendió y les pidió que se fueran de su casa. Los líderes de la comunidad y el imán de la mezquita se enteraron de la visita de los pastores y fueron hacia ellos.

Según explica el pastor Paul: “Con educación les hablé sobre Jesús y su sacrificio en la cruz. Sin embargo, lleno de ira el imán me dio una bofetada”.

Cuando Amin vio que habían agredido a su pastor, gritó de dolor. Un grito de angustia desde lo más profundo de su ser. Enseguida Paul y los otros pastores se reunieron a su alrededor y comenzaron a orar.

Al ver la agresión el hermano de Amín se indignó con la actitud del imán y se sorprendió aún más al ver la compasión que mostraron los cristianos. Cuando todos se marcharon, él y toda su familia les pidieron disculpas a los pastores.

“Luego de ese incidente, todos se sentaron delante de los pastores y oyeron el Evangelio. Incluso algunas personas vecinas se unieron a la celebración de La Palabra y ese mismo día, todos, aceptaron a Jesucristo como su Señor y Salvador”. dice Paul.

Durante esa noche Amin tuvo un sueño con Jesús, en el que su Salvdor lo tocaba y curaba por completo. Al despertar, Amin caminó y corrió por toda la casa. Incluso su hermano también soñó con Jesús.

Aunque la casa de Amin era pequeña y humilde los pastores permanecieron allí durante cuatro días. Lo que inició como un deseo de ayudar se convirtió en algo mucho mayor. Al segundo día de estar en casa de Amin, más y más personas se unían en sus momentos de oración. Al tercer día, varios aldeanos participaron de los cultos evangelísticos y entregaron sus vidas a Cristo.

Al cuarto día nació una nueva iglesia. Ellos hicieron un culto de adoración y el pastor Mujib quedo como responsable del ministerio recién nacido.