Trata de ayudar a su compañera colapsada y la respuesta de la joven de atrás conmueve a millones

0

Madeline Adams se había preparado con todas sus fuerzas para lo que sería la carrera de su vida. Sabía perfectamente que no sería fácil conseguir la medalla de oro que tanto anhelaba, sin embargo lo había dado todo en los entrenamientos previos hasta que llegó el gran día.

Madeline Adams estudia en el Boston College y se presentó al Campeonato de Cross Country de ACC femenino.

Todo lo tenía calculado y estaba convencida de que llegaría lejos, ya que se había preparado tanto para la victoria. Ese día, se presentó a la carrera con el cabello recogido, las zapatillas bien atadas y con un sólo objetivo en mente: llevarse la medalla de oro a casa.

Pero de repente, a pesar de haber mantenido un ritmo constante durante toda la competición y estar dentro de los primeros lugares, algo empezó a marchar mal. Justo cuando ya se acercaba a la meta, su cuerpo empezó a desfallecer y sus piernas ya no le respondían.

“Estaba corriendo la carrera de mi vida. Lo estaba haciendo increíblemente bien. Estaba subiendo esa colina (hasta la línea de meta),y comencé a sentirme realmente fatigada. De repente, sentí una ola de cansancio que me invadía el cuerpo y mis piernas simplemente cedieron a mi control. No podía hacer nada. Realmente no recuerdo haber caído, recuerdo estar en el suelo y pensar “¿Por qué estoy en el suelo? Levántate”, declaró Madeline a los medios.

Lamentablemente, el desfallecimiento de la joven fue tal que no pudo continuar la carrera y aunque puso todo de su parte para reincorporarse, todo esfuerzo fue en vano.

Lo más devastador para Madeline en ese momento fue ver a sus compañeras de pista que habían estado muy por detrás de ella, adelantarla y pasar de largo. Ella sólo pensaba lo que pudo haber logrado, y cómo tantos meses de entrenamiento se iban a la basura.

Pero algo hizo que esa dura experiencia se convirtiera en un día que jamás olvidará. De repente, una de sus compañeras, Evie Tate de Clemson, vio a Madeline en el suelo y no le importó detenerse para ayudarla. Sin embargo, cargar con el peso ella sola le era imposible.

Pero algo más grande aún sucedió y todos los espectadores pudieron presenciarlo…

Otra de sus compañeras, Rachel Pease de Louisville, también se detuvo para sostener el otro brazo de Madeline, lo puso sobre su hombro y así junto a Evie compartieron el peso de su compañera desfallecida para llevarla hasta la meta.

Apenas llegaron, el personal médico atendió a Madeline, quien confirmó que la joven se había desplomado por agotamiento. Y aunque ni Madeline, ni sus leales compañeras pudieron concluir la carrera, fue un gesto ejemplar que les quedará grabado para siempre.

“A pesar de todo lo ocurrido me encantó descubrir que hay dos chicas increíbles que se detuvieron a ayudarme. Son dos personas absolutamente generosas con un carácter único y excepcional”, concluyó Madeline.

Aquí puedes ver las declaraciones de Madeline acerca del día que jamás olvidará:

Es una conmovedora historia que merece ser compartida para hacer ver al mundo que la amistad está por encima de cualquier mira personal.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here