Tipos de dedos: Mira qué dice la forma de tu meñique sobre tu personalidad y tus riesgos para la salud.

0

Es algo increíble, que quizás no te has puesto a pensar: ¡Tú eres único e irrepetible! Así es, los rasgos de personalidad son únicos, y cada persona ha sido bendecida por Dios por tener características buenas y malas. Nuestro cuerpo es una huella de lo que somos en nuestro interior y ahí es donde el término “lenguaje corporal” entra en juego. A veces, la forma del cuerpo y la postura pueden revelar mucho sobre una persona.

Recientemente, se encontró que la forma de los dedos puede indicar ciertas características en una persona. Hay tres categorías principales y cada persona cae en una de ellas.

Al observar la falange, el pliegue de flexión superior del dedo anular y la altura del meñique, se pueden formar tres categorías: A, B y C.

El tipo A es cuando están al mismo nivel. El tipo B es cuando el meñique es más grande y el tipo C es cuando el meñique es más corto.

Tipo A

Las personas clase A son reservadas y no les gusta compartir sus sentimientos. Tienden a representarse a sí mismos como más fuertes de lo que realmente son. Son emocionales y sólo se sienten conectados con alguien que les gusta. Esta gente odia la deshonestidad, las mentiras y la hipocresía. Parecen fríos y fuertes, pero a menudo pueden ser vulnerables a las emociones. No son muy tolerantes y pueden parecer arrogantes y excéntricos. Tienen un gran corazón y les gusta ayudar a los demás.

 

Las personas de tipo A terminan todas las tareas que se les encomiendan, independientemente de que les guste o no. Disfrutan de una buena carcajada y mientras sea divertido, se divertirán.

Tipo B

Las personas de tipo B nunca se acercan a alguien por sí solas. Son leales, devotos y prestarán toda su atención a la persona que aman. En el fondo, son almas sensibles, pero en la superficie, aparecerán duras y frías. Esta es la razón por la que la gente tiende a pensar mal de las personas con este meñique. Estas personas están comprometidas y terminan una tarea una vez que se lo proponen. Tienen miedo de salir lastimados y eso a veces los hace sentir incómodos, aunque parezcan calmados.

Las personas tipo B pueden demostrar que no necesitan a nadie más, pero por dentro, siempre sueñan con encontrar a su alma gemela. Debido a esto, pueden resultar heridos fácilmente, pero nunca lo mostrarán en la superficie.

Tipo C

Las personas del tipo C son las que no se aferran a los rencores del pasado. Olvidan fácilmente las cosas que les molestan. Odian los territorios desconocidos y les molesta enfrentarse y tratar con cosas que no conocen. Respetan las opiniones de los demás, pero a veces pueden parecer mandones debido a su ego. Esto no quiere decir que tengan un gran ego, pero alcanza niveles extremos cuando discuten con alguien. Sin embargo, también son los primeros en pedir disculpas.

Las personas que entran en esta categoría también son reservadas y no comparten sus sentimientos fácilmente. Son directos y les gusta tratar con sus propios problemas. Quieren que la gente confíe en ellos y dependa de ellos.

Estas personas tienen claro lo que quieren en la vida. Tienen sus prioridades ordenadas y pueden diferenciar fácilmente entre lo bueno y lo malo.

¿Cuál tipo de dedito meñique tienes tú? Por favor, dinos si la ciencia se ha equivocado…