Soldado va a pedir comida de Taco Bell, queda rígido cuando escucha a dos niños detrás de él

0

Desafortunadamente, vivimos en un planeta donde los desastres y los actos horribles son noticia todos los días, pero todavía hay historias que sirven para redescubrir nuestra fe en la humanidad.

Por ejemplo, el teniente coronel Robert Risdon, que recientemente fue a cenar a Taco Bell. Se sentó a comer cuando dos jóvenes entraron al restaurante a vender postres caseros para recaudar dinero para su iglesia local.

El Teniente Coronel Risdon se dio cuenta de que los pequeños, uno de nueve y el otro de trece, estaban mojados y hambrientos, y les preguntó si tenían algo para comer, su respuesta fue, “no”. Risdon sirve en Fort Benning, Georgia, y es padre de dos niños.
Lo que sucedió después fue capturado por la cámara de otro usuario, quien quedó tan impresionado por las acciones del Teniente Coronel Risdon que publicó el clip en Fb y alentó a otros a compartirlo.

Gracias a Dios, su siguiente acción fue capturada por otro cliente del servicio llamado Jason. Jason luego subió el video en Fb, junto con un mensaje que decía: “Estaba en un restaurante de tacos esta noche cuando dos niños llegaron tratando de vender postres caseros.
Escuché a un soldado preguntar a los niños si tenían apetito y decirles que lo siguieran hasta el mostrador para que pudieran pagar la cena, debí registrar y compartir ese momento. Las tropas siempre se ocupan de nosotros. Oí al pequeño decir: “Quiero ser como tú cuando crezca, y le hizó un saludo”.

Este acto fue algo que coronel Risdon no considera digno de elogios.

“Estoy un poco avergonzado y humillado por los elogios y no los necesito, creo que vivimos en el mejor país del planeta con la mejor gente y todos los días ocurren actos de bondad.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas que han visto su historia en Internet no están de acuerdo. Todos creen el Teniente Coronel Risdon merece toda la atención por su generosidad.

A veces son los actos más pequeños los que tienen el mayor impacto en formas que nunca hubiéramos imaginado.

Nuestros valientes hombres y mujeres del ejército dan mucho. Robert Risdon es la prueba. El único objetivo que tenía en mente era llenar los vacíos vientres de esos niños ese día, pero este soldado tocó corazones en todo el mundo.

Necesitamos más gente como este hombre en el planeta, lo menos que podemos hacer es darle un reconocimiento justo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here