Síndrome cervicobraquial o cervicobraquialgia

woman shoulder pain, monochrome

El síndrome cervicobraquial (o cervicobraquialgia), es el término que describe el dolor y la rigidez de la espina cervical que produce síntomas en la cintura escapular y la extremidad superior. Puede estar asociado a hormigueo, adormecimiento e incomodidad en el brazo, la parte superior de la espalda y la parte superior del pecho, y puede estar o no asociada a dolores de cabeza.

Este término es anticuado y no se usa comúnmente en la práctica clínica, aun así, puede ser que sea utilizado en algunas partes del mundo.

Cuando se da la combinación de quejas por dolor en el cuello que puede irradiarse y producir también molestias en el brazo podemos con toda certeza llamarlo síndrome cervicobraquial o cervicobraquialgia. Este se refiere al síndrome cervical con dolor irradiado a la extremidad superior.

Este síndrome se caracteriza por dolor, adormecimiento, debilidad e inflamación en la región del cuello y el hombro. Presenta también dolor y disturbios sensoriales que se irradian desde la espina cervical hasta la extremidad superior, en un patrón radicular más o menos claro, en la distribución de la rama ventral del nervio espinal.

La radiculopatía cervical primordialmente un fenómeno no radicular que puede ser diagnosticado por esta presentación, en presencia franca de un déficit motor-sensorial en la raíz del territorio del nervio relacionado.

El término “síndrome cervicobraquial” debería denotar una colección de síntomas del cuello y el brazo en donde no se conoce una causa.

Epidemiología.

Se ha estimado que la cervicobraquialgia es más frecuente que el dolor de cuello solo. Esta queja es común entre los pacientes que buscan intervenciones de fisioterapia para dolor de cuello y brazos.

Los pacientes que sufren de síndrome cervicobraquial comúnmente tienen como ocupación trabajo continuo y repetitivo, como trabajo en computadoras, manipular, levantar o mover objetos. Tareas que requieran mantener la misma posición del cuello por un largo período pueden provocarlo.

Características y presentación clínica. 

Solo podemos hablar de síndrome cervicobraquial cuando el paciente se queja de dolor y desorden neurológico como cosquilleo, disturbios sensoriales o incluso la pérdida de habilidades motoras en el brazo, la mano y los dedos. En algunos casos hay incluso pérdida de la fuerza e incluso del control del movimiento.

No hay criterios clínicos acordados para diagnosticar la cervicobraquialgia, pero los hallazgos comúnmente incluyen dolor y fatiga de la muñeca, antebrazo, hombros y cuello. Puede que haya sensación de inflamación en las manos y pesadez y adormecimiento de la extremidad superior.

El dolor comúnmente incrementa con la actividad y mejora al descansar, pero en ocasiones el dolor incrementa durante la noche lo que produce dolores al dormir. Individuos reportan la sensación de estar utilizando guantes sin hacerlo. Los síntomas pueden también acompañarse de fuertes dolores de cabeza.

Diagnóstico

Un cuello doloroso puede ser causado por diferentes razones. Debido al dolor que se origina en los hombros y los brazos, radiculopatía cervical, síndrome del elevador de la escápula, polimialgia reumática, presentación temprana de enfermedad reumática (artritis reumatoide o espondilitis anquilosa) o debido a infecciones del hueso o lesiones de la espina cervical.

Los movimientos repentinos o tensiones musculares repentinas pueden provocar dolor cervical. A menudo dichos dolores son causados por irritación de las articulaciones y ligamentos. El hecho de que la arteria vertebral y las fibras del nervio autonómico están muy próximas a las articulaciones le agrega el componente neurovascular.

Antes de que se instaure el tratamiento sintomático, los siguientes procedimientos deben de realizarse:

  1. Examen físico específico del cuello y el hombro.
  1. Radiografía del cuello en varias direcciones.
  1. Tomografía computarizada o resonancia magnética, según prescriba el neurólogo.
  1. Angiografía para posibles lesiones vasculares.

Tratamiento. 

El tratamiento del síndrome cervicobraquial es conservador y sintomático. Las intervenciones quirúrgicas no deben ser usadas para tratar el síndrome cervicobraquial. El dolor y los desórdenes del sueño son mejorados con medicación. Estos incluyen analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares, en caso de dolor crónico.

Si hay una compresión vascular el doctor prescribirá vasodilatadores o bloqueadores de los canales de calcio. Una inyección epidural de corticoesteroides puede considerarse para reducir la inflamación. Esta inyección es un método efectivo para alcanzar el alivio inmediato y que dure por más tiempo, que a la vez mejora el movimiento en el síndrome cervicobraquial crónico.

La terapia física también se aplica como parte del tratamiento conservador, el cual es efectivo en el manejo de dolor en las articulaciones y sus restricciones. Ciertamente, si esto se combina con ejercicios terapéuticos es mucho mejor, usando dos tipos de tracción, manual y mecánica.

En conclusión.

Varios estudios han investigado las intervenciones terapéuticas específicas para el dolor del síndrome cervicobraquial tales como la terapia manual, tracción manual, tracción cervical, entrenamiento para el control de la fuerza y la postura. Sin embargo, existen algunos estudios con criterio específicos de inclusión.