Si quieres perder peso, esta sustancia puede ser tu mejor aliada. MIRA DE QUE SE TRATA.

0

Si te dicen que tu organismo crea una sustancia que te ayuda a quemar grasas, seguro no lo vas a creer, ¡pero es verdad!

 

¿Conoces la L-Carnitina? Si aún no la conoces, déjame decirte que ésta es conocida como una sustancia fortísima y aliada si quieres perder peso.

Hoy te contaré detalles que quizás no conocías, cómo funciona en nuestro organismo y de qué forma nos puede ayudar a lograr nuestra meta: ¡perder peso!

Pero antes de comenzar a hablar de todo esto, es importante que sepas que la L-Carnitina  es muy necesaria para el metabolismo ya que sin ella los lípidos, también conocidos como ácidos grasos, no pueden ser convertidos en energía.

¿Quién iba a pensar que este componente es vital para el organismo? Pues es así, es  básico para la oxidación de las grasas dentro de tus células, aumentando el gasto de energía por parte de tu organismo cuando haces ejercicios.

Pues bien ahora que ya conoces que su importancia es clave para el metabolismo, debo decirte que esta sustancia está compuesta por dos aminoácidos: metionina y lisina. A veces, estos dos compuestos no pueden ser producidos por nuestro organismo debido a problemas cardiovasculares.

Y en este punto es cuando se hace necesario ingerirla a través de alimentos  como pollo, pescado,   verduras como tomate y zanahoria y frutas como la pera. Además de deliciosas, las nueces son ricas en esta sustancia.

Lo que dicen los estudios acerca de la L-Carnitina.

Existen diversos estudios sobre la L-Carnitina, uno de ellos fue realizado por la Universidad de Connecticut y fue aplicado a varios grupos de personas, donde se logró demostrar que quienes ingirieron dos gramos de L-Carnitina por un determinado periodo de tiempo y que regularmente se ejercitaban, lograron bajar entre entre un 41 y 45% los trastornos de los tejidos que pueden producirse cuando se hace ejercicio; además, ellos dijeron que sintieron menos dolor o fatiga muscular luego de comenzar a ingerir esta sustancia.

En otro estudio, la Universidad de Memphis comprobó que al ingerir una cantidad constante, nuestro organismo puede aumentar su rendimiento deportivo.

Si se aumenta el contenido de L- Carnitina, el tejido muscular recibe más oxígeno y disminuye la oxidación ocasionada por los radicales libres que son un producto del ejercicio.

Disfruta de sus beneficios:

Debido a que el principal objetivo de la L-Carnitina es hacer más rápido el proceso de oxidación de los ácidos grasos para que así el cuerpo tenga más energía, al ingerir más dosis de ésta, el cuerpo va a producir mucha más energía, por lo tanto, cuando vayas a entrenar, estarás más activo y dinámico, lo que ayudará a perder peso. Además, hará que el gasto calórico sea más elevado al activar de forma superior el metabolismo.

Además, la L-Carnitina interviene de manera directa en el proceso de reponer los músculos y tejidos luego de ejercicios de alto rendimiento, porque como escribí ante,  no sentiremos tanto dolor y nos sentiremos menos cansados.

Es tan buena, que incluso ayuda al cerebro a liberarse de metales pesados gracias a que es un magnífico antioxidante. Esto hará que estés más concentrado y motivado durante la jornada diaria.

¿Cómo debo tomarla?

La dosis diaria recomendada puede variar entre 500 mg y 2 gramos, aunque no se pueden obviar las indicaciones de tu médico porque la cantidad a consumir, va a depender de que tanta fabrique tu organismo por sí mismo.

Hay diversos suplementos que se pueden conseguir en cápsulas, pastillas, polvos para disolver e inyectables. Antes de consumir cualquiera de estos suplementos, es muy importante que primero consultes con un médico, porque no sabes si tu organismo ya fabrica la cantidad suficiente para ayudarte a quemar más grasas.

Nuestra recomendación es dividir la dosis en dos, una antes de entrenar y otra después del entrenamiento. No olvides que la L-Carnitina tiene efectos visibles al combinarla con ejercicio regular y una alimentación sana.

Nuestro consejo es que la tomes junto con una buena dosis de carbohidratos buenos. La  puedes consumir en camote, quínoa y arroz salvaje. Si quieres, también puedes optar por la avena o el pan de germinados.

¡Y no te olvides de las frutas y los vegetales! Porque son ricos en carbohidratos de fibra. Incluye brócoli, aguacate, espárragos y apio. Y frutas como moras, fresas, arándanos y piña.

¡OJO! Es muy importante buscar suplementos hechos por empresas confiables, con buen aval gracias a sus buenas prácticas de manufactura y calidad.