¿Sabías que las semillas de calabaza son muy nutritivas y te van a hacer dormir como un bebé?

0

Si te ataca un antojo de comer algo crujiente, pero que sea sano y sabroso, te planteamos que escojas las semillas de calabaza o auyama, también se le conoce como zapallo.

¿Sabías que las semillas de calabaza poseen nutrientes esenciales?

Los más esenciales son el magnesio y el manganeso, pasando por proteínas aparte del cinc, fósforo, cobre y potasio. Las semillas de calabaza son verdaderos concentrados nutricionales en miniatura. Poseen compuestos vegetales como los fitoesteroles y antioxidantes que combaten los radicales libres y que pueden mejorar tu salud.

También, suman vitaminas B, C y E; aparte de oligoelementos y ácidos grasos insaturados.

Siendo semillas ricas en fibras son esenciales en este sentido y una de los beneficios con las que cuentan es que son simples de transportar para todos lados, no precisan refrigeración y pueden trasladarse a cualquier parte permitiéndote así “picotear” a lo largo de todo el día, sin correr el peligro de sumar calorías vacías, pues cabe aclarar que estas semillas poseen muchas calorías mas la ración diaria recomendada es tan solo de diez g, una cantidad que no tiene incidencia en el incremento de peso.

Cada uno de los compuestos de las semillas de calabaza influye en un aspecto de nuestra salud y esto es una cosa que debemos aprovechar.

[LEE:  ¿Es esta la dieta que salvará al mundo]

Veamos más en detalle algunos de los principales beneficios de las semillas de calabaza:

1) Zinc para potenciar el sistema inmunitario.

Las semillas de calabaza son una esencial fuente de zinc, tan solo 30 g poseen más de 2 mg de este mineral tan saludable. El Zinc es esencial en nuestro organismo en múltiples aspectos, en especial en lo referente a la inmunidad, el desarrollo y la división celular, el sueño, el humor, la salud ocular y de la piel, el sentido del gusto y del olfato, la regulación de la insulina y la función sexual masculina.

Bastantes personas tienen faltas de cinc por diferentes motivos: suelos desgastados en zinc, dietas vegetarianas, efectos secundarios de fármacos y hábitos alimenticios ricos en cereales. Esta falta está asociada entre otras muchas cosas a casos más usuales de resfríos y gripes, fatiga crónica, depresión, acné, bebés con bajo peso al nacer, inconvenientes de aprendizaje y malos resultados escolares en los pequeños.

2) Previene inconvenientes de próstata.

Las semillas de calabaza desde hace un buen tiempo se consideran como un comestible natural y también esencial para la salud del hombre. Esto se debe en parte a sus esenciales contenidos en cinc que son esenciales para la salud de la próstata (en vez del cuerpo en el que se hallan en concentraciones más elevadas), y al tiempo pues los aceites y los extractos de semillas de calabaza puede jugar un rol en el tratamiento de la hiperplasia benigna de la próstata (incremento del volumen de la próstata). Las investigaciones sugieren que tanto el aceite de semillas de calabaza, como las semillas en sí, pueden ser particularmente ventajosas para la salud de la próstata.

3) Triptófano para un sueño reparador.

Las semillas de calabaza son una fuente esencial de triptófano, un aminoácido que se considera un bloque de construcción de proteínas, que nuestro organismo transforma en serotonina y que entonces se transforma en melatonina, la hormona del sueño.

Comer semillas de calabaza unas horas ya antes de acostarnos, acompañados de un glúcido como puede ser una fruta pequeña, puede ser particularmente ventajoso y proveer a nuestro organismo el triptófano preciso para la producción de melatonina y de serotonina y así favorecer el sueño reparador.

4) Efectos antidiabéticos.

Ciertos estudios sobre animales sugieren que las semillas de calabaza pueden contribuir con la regulación de la insulina y a prevenir las dificultades de la diabetes reduciendo el agobio oxidativo.

5) Ácidos grasos Omega tres de origen vegetal.

Las nueces y las semillas vírgenes, en especial las semillas de calabaza se hallan entre las mejores fuentes de Omega3 de origen vegetal (ácido alfa linoleico). Todos precisamos de este ácido, pero ha de ser transformado por el mismo organismo en ácidos grasos Omega tres EPA (ácido eicosapentaenoico) y el DHA (ácido docosahexaenoico) que son ácidos grasos poliinsaturados esenciales que se hallan en baja cantidad en personas con niveles elevados de insulina.

Por tanto, si bien las semillas de calabaza sean una genial fuente de ácido alfa linoleico, es esencial conseguir parte de aporte en Omega tres de una fuente animal como el aceite de kril, por servirnos de un ejemplo.

6) Ventajoso para las mujeres menopáusicas.

El aceite de semillas de calabaza es rico en fitoestrógenos naturales y ciertos estudios sugieren que pueden representar un incremento esencial del HDL o bien colesterol bueno, como la minoración de la presión arterial, los sofocos, los cefaleas, los dolores articulares y otros síntomas que aparecen en la menopausia de las mujeres.

7) Salud cardiaca y hepática.

Las semillas de calabaza, ricas en grasas saludables, antioxidantes y fibras, pueden ser ventajosas para la salud cardiaca y del hígado, particularmente cuando se combinan con semillas de lino.

8) Las semillas de calabaza tienen buena cantidad de magnesio para el corazón.

Una cuarta parte de taza de semillas de calabaza contiene prácticamente la mitad de los aportes diarios recomendados en magnesio, un mineral que participa en numerosas funciones fisiológicas vitales, singularmente la fabricación de adenosina trifosfato, una molécula que provee energía al organismo, la buena formación de huesos y dientes, la síntesis del ácido ribonucleico y del ADN, la acción de bombeo del corazón, la relajación de los vasos sanguíneos, el efecto diurético y el buen tránsito intestinal.

Se ha probado que el magnesio favorece una presión arterial sana y ayuda a prevenir los paros cardiacos, las crisis cardiacas y los ACV, mas se calcula que un porcentaje alto de la población carece de este mineral tan esencial.

9) Efecto antinflamatorio.

Se ha descubierto que el aceite de semillas de calabaza presenta efectos antinflamatorios. Una investigación animal descubrió que es efectivo tanto en el tratamiento de la artritis como la indometacina, un fármaco antinflamatorio que se emplea en estos cuadros. Sin embargo, no tiene los efectos secundarios de los medicamentos.

10) Las semillas de calabaza son un potente antiparasitario.

Las semillas de calabaza o de zapallo cuentan con un prestigio que se han ganado por ser un esencial antiparasitario que deja combatir los parásitos intestinales como la tenia.

[LEE: Síntomas de que tienes parásitos y no lo sabes]

¿De qué manera consumir semillas de calabaza?

Para preservar las grasas saludables que poseen, las semillas de calabaza deben consumirse frescas. Si las compras en bandejas cerradas cerciórate de que no tengan moho, ni estén rancias. Si se trata de calabazas orgánicas, tanto mejor, pues descartaremos posibles pesticidas o bien substancias químicas dañinas.

Para hacerlas más sabrosas, puedes desecarlas en el horno. Si prefieres consumirlas asadas, puedes hacerlo controlando la temperatura y el tiempo de cocción. Las semillas de calabaza vírgenes pueden ser asadas a baja temperatura del horno no más de 75°, rociadas con un tanto de sal del Himalaya o bien otra sal natural, a lo largo de quince a veinte minutos más o menos.

Lo idóneo es que las dejes descansando múltiples horas en agua, mas si quieres hacerlo más rapidito puedes lavarlas agua fría. Cuando estén limpias, pásala por un colador y sécalas con papel secante. Entonces colócalas en una asadera para el horno.

Coloca las semillas al horno, que debe precalentado, por 20 minutos hasta el momento en que tomen un color dorado. Cuando veas que están, retíralas, déjalas enfriar y ya están ya listas para comer.

Para hervirlas, lo mejor es ponerlas en una cacerola con agua y sal y dejarlas hervir hasta el momento en que estén blandas. Entonces escúrrelas bien o lávalas, si es preciso, para sacar el sobrante de sal.

Una recomendación es que te prepares una mezcla de diferentes frutos secos: almendras, nueces, castañas, pistachos, girasol, y le añadas las semillas torradas. Así tendrás un tentempié muy nutritivo y saludable para toda vez que desees hacer una colación sin sobrepasarte con las calorías.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here