¿Sabías que el maíz no deja adelgazar?

0

Existen debates que se han generado hablando del maíz. Y muchas preguntas como: ¿Es bueno si queremos bajar de peso? ¿Engorda? ¿Qué sucede con sus propiedades? ¿Es ideal para qué tipo de personas? ¿Y si sabe bueno? ¿No lo puedo comer?

 

Son muchas las investigaciones y estudios que han generado polémica en todo el mundo a raíz de todo esto.

Imagínate, debe ser así, debido a que enfrentan  su sabroso sabor, su agradable aroma y el que sea la base alimenticia en algunos países de América Latina, con el hecho de que tiene algunos efectos secundarios en nuestro cuerpo.

No leiste mal, así como puede ser delicioso, también puede ser dañino y no lo decimos porque no sea agradable su sabor, porque es asi y mucho, sino porque puede traer trastornos a nuestra salud y entorpecer la tarea de bajar de peso.

Para comenzar, hay que saber que el maíz es un  alimento que empezó siendo cultivado en América Central. Se le considera como almidón vegetal pero al mismo tiempo es un grano porque se puede cultivar como semilla seca, además esta considerado como fruta en la clasificación botánica.

Hoy vamos a mencionar 8 efectos del maíz que estamos bien seguros de que no sabían que tenían y aseguro que se quedarán tan asombrados como yo cuando empece a indagar en el tema, aquí van:

Para empezar, no es bueno para las personas que padecen diabetes. Su  contenido alto de carbohidratos, puede subir los niveles de azúcar de las personas que padecen esta enfermedad y esto sería peligroso, por ese motivo se recomienda que no se consuma en muchas cantidades ni abusar de ellos.

Existen personas que son alérgicas al maiz y si los consumen pueden sufrir de diarrea, vómito, alergias en la piel. Si notas que tu cuerpo cambia cuando comes maíz, detente, no lo ingieras.

La proteína del maíz podria causar anafilaxia y ataques de asma. Incluso existen personas que con solo llevar un grano de maíz a la boca, no pueden respirar con normalidad.

Si consumes mucho maíz, es importante que sepas que puedes suplir la carencia de vitaminas, porque como el maiz no tiene aminoácidos, a tu cuerpo le faltará más  niacina, lisina y triptófano.

¿En algun momento has sentido que tu estómago se hincha luego de comerlo?

Ese es otro de sus graves efectos secundarios, ¡y uno no muy agradable por cierto! No solo vas a sentir que te inflas sino que tendras más flatulencias debido a su contenido muy alto de almidón que en el momento de descomponerse hará que tengas una cantidad mayor de gases en tu intestino.

Y siguiendo con el estómago, también te puede causar indigestión y malestar estomacal porque una cosa es que el maíz tenga fibra y otra es que cuando se consume en exceso, esta fibra puede causar calambres y dolores bastante fuertes en esa zona de nuestro cuerpo.

Si ingieres mucho maíz, no se te olvide lavar tus dientes porque está asociado a caries y mal aliento, debido a que como tiene azúcar, para tus dientes es como si estuvieras comiendo un chocolate, por ejemplo.

Diversos estudios han demostrado que las personas que llevan dietas con porcentaje alto de maíz y poco calcio son candidatos a sufrir de osteoporosis.

Si consumes maíz enlatado, el contenido de sodio cambia, aquí es mucho mayor y si lo consumes con frecuencia, puedes empezar a retener líquidos y a padecer de presión arterial alta.

Como ya te he mencionado, el maíz contiene mucha azúcar y carbohidratos por lo que su consumo, puede hacer que subas de peso. Es muy recomendado para deportistas de alto nivel, pero si estás llevando una dieta baja en calorías, lo peor que puedes hacer, es considerar el maiz como tu aliado.

Como sabemos que el objetivo es adelgazar, la American Dietetic Association, recomienda reducir los hidratos de carbono para no dejar de comerlos, porque si dejas de comerlos, le estás quitando la energía a tu cuerpo y así éste no será capaz de perder peso y grasa.

¡Necesitamos una conclusión!

Como hemos visto, no son dos o tres los efectos secundarios que tiene el maíz sobre nuestro cuerpo, pero también hemos visto que todo eso es causado al consumirlo de forma exagerada. Eso es motivo por el cual siempre es bueno conservar un equilibrio en nuestra alimentación.

Si has caído en cuenta de que varios de estos síntomas suelen presentarse en tu cuerpo cuando ingieres maíz en todas sus presentaciones: jarabe, aceite, grano,  lata, edulcorantes, almidón, incluso las palomitas, no vuelvas a  consumirlo.

Busca otras alternativas para suplir esta necesidad, otros alimentos que sean mejores para ti y para tu organismo, es mejor cambiar de alimentación, a que padezcas dolores o molestias, todos los días.