¿Sabes identificar un accidente cerebrovascular?

0

Un accidente cerebrovascular es una condición seria. Un estudio de la Clínica Mayo muestra que la mayoría de los pacientes con accidente cerebrovascular, derrame cerebral o apoplejía no creen que estén teniendo un accidente cerebrovascular y, como resultado, retrasan la búsqueda del tratamiento hasta que empeora su afección.

Los investigadores estudiaron a 400 pacientes que fueron diagnosticados en el servicio de urgencias de la clínica Mayo con accidente cerebrovascular isquémico agudo o un ataque isquémico transitorio (AIT), una interrupción temporal del flujo sanguíneo a una parte del cerebro.

Menos de la mitad de los pacientes, 42 por ciento, pensaron que estaban teniendo un accidente cerebrovascular. De hecho, la mayoría en el estudio no fue a la sala de emergencias cuando aparecieron los síntomas. La mediana de tiempo desde el inicio de los síntomas hasta la llegada al hospital fue de más de tres horas y media.

La mayoría dijo que pensaban que los síntomas simplemente desaparecerían. La demora en buscar ayuda médica fue la misma para hombres y mujeres. Cuando se les preguntó cómo sabían sobre los síntomas del ACV, casi una quinta parte dijeron que pensaban que un ACV siempre se producía de forma gradual.

[Las personas que sufren de esto no pueden consumir jengibre]

Poco más de la mitad (51.9 por ciento) dijeron que pensaban que buscar atención médica de inmediato era importante.

Accidente cerebrovascular

Importancia de los hallazgos

 “El tiempo es crucial en el tratamiento del accidente cerebrovascular”, dice Latha Stead, M.D., especialista en medicina de emergencia y autora principal del estudio.

“Los antecedentes médicos de cada individuo difieren y afectan la recuperación, pero en general, cuanto antes llegue un paciente con un accidente cerebrovascular a recibir atención médica, mayor será la probabilidad de que el accidente cerebrovascular se limite y la afección pueda prevenir un mayor daño mejorarando la recuperación”.

Los investigadores dicen que sus hallazgos indican claramente que una mejor comprensión pública de los síntomas del accidente cerebrovascular conducirán a una respuesta más rápida y mejores resultados.

Lo que deberías saber.

Los accidentes cerebrovasculares o apoplejías pueden ocurrir rápidamente o pueden ocurrir durante varias horas, con una condición que empeora continuamente. El trombo o coágulo que está causando el derrame cerebral con frecuencia puede disolverse o desintegrarse para que la sangre pueda fluir nuevamente al cerebro.

En tales casos, el tratamiento inmediato puede significar la diferencia entre una lesión leve y una discapacidad importante. Curiosamente, solo el 20.8 por ciento de los participantes sabía acerca de dicho tratamiento.

Mediante el uso de stents, medicamentos y otras tecnologías, los médicos pueden evitar que un derrame se propague y limitar en gran medida el daño.

Los síntomas de accidente cerebrovascular incluyen:

  • Adormecimiento repentino.
  • Debilidad o parálisis de la cara, brazo o pierna, generalmente en un lado del cuerpo.
  • Dificultad repentina para hablar o entender el habla (afasia).
  • Visión súbita borrosa, doble o disminuida.
  • Mareos repentinos, pérdida de equilibrio o pérdida de coordinación.
  • Un dolor de cabeza súbito y severo, o un dolor de cabeza inusual, que puede ir acompañado de rigidez en el cuello, dolor facial, dolor entre los ojos, vómitos o alteración de la conciencia.
  • Confusión o problemas con la memoria, la orientación espacial o la percepción.

En tales casos, un derrame no da ninguna advertencia, pero una posible señal de un ataque inminente es una AIT. Los signos y síntomas del AIT son los mismos que para un accidente cerebrovascular, pero duran por un período más corto, de varios minutos a algunas horas, y luego desaparecen, sin dejar aparentes efectos permanentes.

Puede tener más de una AIT, y los signos y síntomas pueden ser similares o diferentes. Un AIT indica un riesgo grave de que se presente una embolia completa.