Remedios caseros naturales para la osteoartritis: ¿Qué funciona?

0

La osteoartritis es una enfermedad degenerativa. El tratamiento se basa en una combinación de medicina convencional y cambios de estilo de vida. Los medicamentos pueden tratar el dolor, pero puede haber efectos secundarios cuando se toman a largo plazo.

Los remedios caseros, los cambios en el estilo de vida y los remedios naturales pueden ayudar a controlar el dolor de osteoartritis con menos efectos secundarios. Ciertos métodos incluso pueden evitar que la osteoartritis empeore.

Los remedios caseros no están destinados a reemplazar su tratamiento actual, pero pueden proporcionar más alivio para la osteoartritis. Sin embargo, es importante analizar los remedios caseros y los cambios en el estilo de vida con su médico antes de probarlos.

Compresas frías y calientes.

Cuando se trata de dolor, las compresas frías y calientes pueden ser muy beneficiosas. No causan los efectos secundarios a largo plazo que pueden tener los medicamentos.

El calor es útil para la rigidez de las articulaciones y las compresas frías son mejores para el dolor articular. Las compresas pueden reducir el dolor muscular o los espasmos que rodean una articulación. Hacer una compresa puede ser tan simple como usar una toalla tibia o fría.

Baño de sal de Epsom.

Los baños de sal de Epsom pueden proporcionar un alivio completo, especialmente para el dolor articular. El magnesio en la sal de Epsom puede ayudar con la inflamación y el dolor.

Estos baños son lo suficientemente seguros como para tomarlos tantas veces como desee durante 30 minutos a la vez. Use 2 tazas de sal de Epsom en un baño de agua tibia a una temperatura de aproximadamente 102 ° F (38 ° C).

Ungüentos y cremas tópicas.

Es posible que desee probar versiones tópicas como alternativa a los medicamentos orales de venta sin receta, como el paracetamol y el ibuprofeno. Estos geles y cremas pueden contener aspirina o analgésicos para adormecer el dolor. Pueden aplicarse directamente a las articulaciones afectadas.

Estos productos pueden funcionar bien para las áreas que están cerca de la superficie de la piel, como las rodillas.

Otro remedio casero tópico es la capsaicina, que es un compuesto hecho de pimientos picantes. Funciona mejor cuando lo aplica a articulaciones dolorosas de tres a cuatro veces por día. Para evitar la exposición ocular accidental, lávese las manos después de cada uso.

Hable con su médico antes de experimentar con cualquiera de estos productos.

Dispositivos de soporte.

Varios tipos de dispositivos de asistencia pueden ofrecer apoyo adicional sin la necesidad de medicamentos. Los dispositivos exactos que elija dependen de las articulaciones afectadas. Las opciones incluyen: tirantes, plantillas, bastones, herramientas de agarre o rodillera; asegúrese de que su médico o fisioterapeuta lo muestre primero.

Remedios naturales.

Los remedios naturales son cada vez más populares en condiciones como osteoartritis. Algunas personas creen que pueden ser más seguros, ya que tienen menos efectos secundarios en comparación con los medicamentos tradicionales.

Hable con su médico sobre los siguientes remedios naturales. Los suplementos herbales “naturales” pueden tener efectos secundarios e interactuar con los medicamentos que pueda tomar. Siempre asegúrese de comprar suplementos de una fuente confiable.

Té verde.

Es una bebida antiinflamatoria. El té verde contiene polifenoles, compuestos que pueden ayudar a reducir la inflamación y la necesidad de medicamentos. Un estudio informó que el té verde aumentaba la protección del cartílago. Debido al riesgo de problemas hepáticos y efectos secundarios por concentración del mismo, el té verde debe tomarse con moderación.

Jengibre.

Reductor del dolor. El jengibre de forma oral también se usa para reducir el dolor de la osteoartritis. Según un estudio de 2015 sobre osteoartritis y cartílago, el jengibre tomado a largo plazo puede incluso disminuir el riesgo de discapacidad relacionada con la osteoartritis.

Debido al riesgo de efectos secundarios, el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa recomienda usar jengibre moderadamente como especia en lugar de formas de suplementos.

El jengibre puede causar malestar estomacal, diarrea y acidez estomacal. También puede interactuar con medicamentos recetados, como warfarina, porque es un anticoagulante.

Cúrcuma (curcumina).

Trata la inflamación, el dolor y la rigidez. La curcumina es el compuesto activo en la cúrcuma. Es parte de la familia del jengibre, pero puede ayudar en la osteoartritis de diferentes maneras.

Los estudios demuestran que la sustancia puede combatir procesos inflamatorios. También puede ayudar a reducir el dolor y la rigidez durante un brote de osteoartritis.

Para el tratamiento de la artritis, se recomiendan las siguientes opciones de dosificación:

  • Cápsulas: 400 a 600 miligramos hasta tres veces por día
  • Extracto de raíz en polvo: 0.5 a 1 gramo, tres veces al día

Si toma cúrcuma es posible que deba agregar pimienta negra para activar los beneficios de esta. Aunque la cúrcuma en general es segura, puede causar náuseas y puede interactuar con los anticoagulantes.

Cambios en el estilo de vida.

Para un alivio a largo plazo, los cambios en el estilo de vida a menudo son efectivos. El ejercicio regular, una dieta saludable y el mantener un peso adecuado puede ayudar a mejorar la salud y el funcionamiento de las articulaciones.

Con el tiempo, los músculos que estabilizan, sus articulaciones se fortalecerán y protegerán contra el daño.

 

Mantenerse activo.

El ejercicio puede ser difícil con articulaciones dolorosas, pero mantenerse activo puede reducir el dolor a largo plazo e incluso fortalecer los músculos para evitar un mayor daño articular.

Los mejores tipos de ejercicios para la osteoartritis usan una ligera resistencia, mejoran la flexibilidad, ofrecen un elemento aeróbico y son de bajo impacto. Las opciones incluyen: montar bicicleta, nadar, caminar.

Hable con su médico antes de comenzar cualquier ejercicio nuevo, especialmente si no ha estado activo antes.

Coma alimentos amigables a la osteoartritis.

Comer una dieta balanceada puede ayudarlo a sentirse mejor y perder peso. Ciertos alimentos beneficiosos para la osteoartritis son

  • El broccoli.
  • Frutas cítricas.
  • Pescado rico en ácidos grasos omega-3 (atún, salmón, caballa).
  • Ajo (contiene disulfuro de dialilo, que puede reducir el daño del cartílago).
  • Té verde.
  • Productos lácteos bajos en grasa (el calcio y vitamina D pueden promover la salud de las articulaciones y los huesos).
  • Nueces.
  • Aceites a base de plantas: de aguacate, aceitunas y nuez.

Por otro lado, ciertos alimentos pueden agravar los síntomas de osteoartritis al aumentar la inflamación del cuerpo. Evita estos.

  • Alcohol.
  • Aspartamo (edulcorante artificial).
  • Sal.
  • Grasas saturadas y trans.
  • Azúcar.
  • Pan blanco.
  • Arroz.

Mantener un peso saludable.

De acuerdo con la Fundación de la artritis, cada libra de peso corporal pone el equivalente de tres a seis libras en las articulaciones. La pérdida de peso puede ayudar mucho a aliviar el dolor en las articulaciones y la prevención de osteoartritis.

¿Cuándo ver a tu médico?

La osteoartritis es una condición crónica que no tiene cura. Controlar su condición y sus síntomas puede ser de gran ayuda para evitar más daño en las articulaciones.

Los cambios de estilo de vida y los remedios caseros y naturales pueden complementar su plan de tratamiento. Incluso pueden proporcionar alivio extra. Si bien tales cambios pueden marcar una gran diferencia, es importante saber cuándo necesita ver a su médico.

Es posible que necesite programar una cita en caso de un ataque, si sus síntomas empeoran o si su plan de tratamiento actual no está ayudando. Su médico debe controlar su dolor y rigidez en las articulaciones en busca de daño potencial.