¿Qué es el cáncer anal?

El cáncer anal es un tipo de cáncer maligno poco común que se inicia en el ano, la abertura al final del recto. El canal anal es un tubo corto al final del recto a través del cual se excretan los desperdicios de forma sólida, llamadas heces fecales.

El cáncer anal es más común en mujeres que en hombres, afecta mayormente sobre los 50 años. Sin embargo, los hombres que tienen sexo con otros hombres tienen la mayor incidencia de presentar cáncer anal sobre los demás grupos.

Los síntomas de presentación del cáncer anal incluyen: 

  • Sangrado desde el ano o el recto.
  • Dolor en el área anal.
  • Picor en el área anal.
  • El crecimiento de una masa en el canal anal.
  • Ulceras alrededor del ano.
  • Dificultad para controlar los intestinos.

Causas.  

El cáncer anal ocurre cuando una mutación genética transforma las células sanas y normales en células anormales. Las células sanas crecen y se multiplican a una tasa establecida, muriendo eventualmente en cierto tiempo. Las células anormales crecen y se multiplican fuera de control y no mueren. La acumulación de células anormales forma una masa llamada tumor. Las células cancerígenas invaden los tejidos circundantes y pueden separarse de un tumor inicial para diseminarse y establecerse en cualquier otro lugar del cuerpo; a este proceso se le llama metástasis.

El cáncer anal está muy relacionado al virus del papiloma humano (HPV). Evidencias del HPV se han detectado en la mayoría de los cánceres anales. El HPV es conocido como la causa más común en cáncer anal.

Factores de riesgo.

Varios factores se han encontrado que logran incrementar el riesgo de cáncer, entre ellos:

  • Edad adulta: la mayoría de los casos se presentan en personas sobre los 50 años.
  • Múltiples parejas sexuales: aquellos que tienen varias parejas sexuales durante la vida conllevan un gran riesgo de cáncer anal.
  • Sexo anal: las personas que experimentan este tipo de acercamiento sexual tienen mayor riesgo de cáncer anal.
  • Fumar: esta práctica puede incrementar el riesgo de cáncer anal.
  • Historia previa de cáncer: aquellas mujeres que han presentado cáncer cervical, vulvar o vaginal tienen un alto riesgo de cáncer anal.
  • Virus del papiloma humano (HPV): la infección por HPV incrementa el riesgo de obtener múltiples tipos de cáncer, incluyendo el cáncer anal y el cervical. El HPV es una enfermedad de transmisión sexual que causa también verrugas genitales.
  • Drogas o condiciones que suprimen el Sistema inmunológico: las personas que toman drogas supresoras del Sistema inmunológico (drogas inmunosupresoras), incluyendo a aquellas que han tenido trasplante de órganos, tienen un aumento del riesgo de presentar cáncer anal. El HIV, que es el virus que causa la enfermedad del SIDA, deprime es Sistema inmune y aumenta el riesgo de cáncer anal.

Estadios del cáncer. 

Los estadios describen que tan lejos se ha diseminado el cáncer. Conocer en que estadio se encuentra ayuda al doctor a planificar el mejor de tratamiento para el paciente. El cáncer anal utiliza el Sistema TNM (tumor, nódulos, metástasis)

T (tumor) 0-4: indica que tanto el tumor ha crecido en las paredes del intestino y áreas cercanas. T1 es un tumor pequeño; T4 es un tumor grande.

N (nódulos) 0-3: muestra si el cáncer se encuentra en los nódulos o ganglios linfáticos cercanos. N0 significa que no hay presencia de cáncer en los ganglios linfáticos; N1 que están en los ganglios alrededor del recto; N2 el cáncer está en los ganglios de la región pélvica y/o en la región inguinal de un solo lado; N3 el cáncer está en la pelvis y en la región inguinal de ambos lados.

M (metástasis) 0-1: muestra si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo. M0 significa que no se ha expandido, M1 significa que se ha expandido.

Diagnostico. 

Las pruebas principales para diagnosticar cáncer anal son:

  • Examen físico: se realiza un tacto anal en busca de protuberancias o inflamación.
  • Colonoscopia y biopsia: se inserta un tubo por el ano que permite visualizar en tiempo real el canal anal y a la vez tomar una muestra del tejido del mismo para analizar microscópicamente.
  • Otras imágenes: Resonancia magnética, ultrasonido endorectal, Tomografía Computarizada, Tomografía con emisión de positrones.

Tratamiento: 

Si usted ha sido diagnosticado con cáncer, la meta del tratamiento es salvar los músculos del esfínter anal para que así mantenga el control de sus intestinos y halla menos impacto en su calidad de vida.

Existen 3 maneras principales para tratar el cáncer anal:

  1. Cirugía.
  2. Radioterapia.
  3. Quimioterapia.

A menudo la mejor decisión es la de combinar dos de estos tres, sino las tres. En años pasados se empleaba solo la cirugía como medio de tratamiento para el cáncer anal, pero ahora en día la mayoría es abordada con radiación y quimioterapia combinadas (quimioradiación o quimioradioterapia) y en estos casos la cirugía no ha sido necesaria.

El tratamiento depende de varios factores como la localización, el estadio y el tipo de tumor cancerígeno, así como de la edad, el estado de salud del paciente y sus preferencias personales.

Complicaciones. 

El cáncer anal en raras ocasiones se disemina hacia otras partes del cuerpo (metástasis). Solo un pequeño porcentaje de los tumores se ha encontrado que se han diseminado, y esos que lo hacen son específicamente difíciles de tratar. El cáncer de ano que hace metástasis regularmente lo hace al hígado y a los pulmones.

Prevención.

No hay una manera segura de prevenir el cáncer anal. En miras a reducir su riesgo de cáncer anal realice lo siguiente:

  • Practique sexo seguro: abstenerse de sexo antes del matrimonio o practicarlo con protección puede ayudar a prevenir la infección por HPV y VIH.
  • Vacúnese contra el HPV: existen 2 vacunas contra el Virus del Papiloma Humano y ambos, hembras y varones, pueden recibirla como medio de prevención.
  • No fume: el fumar incrementa el riesgo de sufrir cáncer anal. Si ya lo hace, intente dejarlo.

Tus amigas leen esto ahora