Profesor de 70 años de edad no tiene hijos ni esposa, y sus estudiantes exponen la realidad de la que se enteraron

0

Jim O’Connor, un veterano de Vietnam de carácter muy estricto, trabaja en la actualidad como profesor de matemáticas. Es conocido por llevar el pelo corto, conservando el estilo militar. Siempre está alerta como un águila vigilando a sus alumnos.

Debido a sus muchos años de servicio militar, Jim mantiene su voz de mando que ningún estudiante se atrevería a desafiar. Rara vez aprueba el nerviosismo de los adolescentes o cualquier ruido en su clase.

Según TODAY, Jim ha creado un personaje muy respetado en la St. Francis High School, en California, donde enseña álgebra y cálculo.

Hasta el más alborotado de los adolescentes se quita el sombrero en presencia de Jim. Todo esto hasta que se enteraron del otro lado de Jim, que les dejó totalmente desconcertados por ser algo tan inesperado.

Fuera de clase, Jim es un personaje totalmente diferente del personaje estricto que interpreta dentro de ella. Los fines de semana y después de clase, a las 5 de la tarde, deja de ser tan estricto y se convierte en un susurrador de bebés.

Jim trabaja como voluntario en un hospital infantil en Los Ángeles, donde sacrifica su tiempo, varios días a la semana, para cuidar a los bebés enfermos.

Ha sido voluntario durante más de 20 años. El profesor de matemáticas comenzó su trabajo voluntario en el hospital cuando un amigo lo convenció para que contribuyera a que una campaña de donación de sangre tuviera éxito.

Con el tipo de sangre O negativo, Jim es un donante universal. Comenzó a frecuentar el hospital para donar sangre y plaquetas. Desde su primer contacto con el hospital, ha logrado donar 272 litros de sangre y es uno de los principales donantes de sangre del centro.

Después de unas cuantas interacciones en la institución, Jim pudo observar cómo los bebés enfermos luchaban por recuperarse de varias enfermedades.

Para su sorpresa, descubrió qué buen acurrucador era. Sin hijos, Jim había encontrado su segunda ocupación, solo que lo hacía libremente.

Jim confiesa que ama a los niños y los cuida. Los médicos del hospital le tienen mucho cariño, sobre todo porque es un imán para los niños. El vídeo muestra cómo Jim le da todo su amor y cuidado a los bebés enfermos.

El personal médico, a su vez, lo adora y le tienen en alta estima debido a los sacrificios que hace por los niños. Observa cómo se ha ganado el respeto y el apodo por parte de sus alumnos.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here