Pareja es advertida de no adoptar a niña pero no hacen caso – nunca serán los mismos

0

Bernie y Diane Lierow son un matrimonio que siempre había querido ampliar su familia a pesar de tener ya cinco hijos. Cuando todos crecieron y se fueron de casa, la pareja se dio cuenta de que todavía tenían mucho amor que ofrecer a algún niño que no lo tuviera.

Así que cuando cuatro de sus cinco hijos ya habían abandonado el hogar, se decidieron a adoptar una niña. Lo pensaron bien durante algún tiempo pero tomaron la decisión de abrir su casa a algún pequeño que lo necesitara.

Adoptaron a la niña basándose únicamente en una foto y su decisión cambió su vida para siempre.

Bernie y Diane Lierow acudieron a una agencia de adopción local y muy pronto participaron en un evento donde iban a conocer a quien podría ser su hijo adoptivo. Había muchos niños, pero Diana se enamoró de una pequeña que no había podido asistir, viéndola solamente en una foto en blanco y negro.

”Me sentí totalmente atraída por ella,” dice Diane.

Así que preguntaron sobre ella y la agencia les advirtió sobre esta niña. Los organizadores no respondieron a la curiosidad de Diane por la niña de la manera que ella hubiera esperado.

“Todo lo que me dijeron fue”– definitivamente no la querrás”, recuerda el padre Bernie.

”Una de las mujeres le dijo a mi mujer: Hay algo raro en ella, esta niña no es adecuada para ser adoptada,” dijo Bernie.

A pesar de la advertencia de que la niña de la foto no era buena para adoptar y que había algo rara con ella, no desistieron en su interés por adoptar a la pequeña.

No querían darse por vencidos, sentían que tenían que llevarla a casa, así que se reunieron con la asistente social que trabajaba con la niña. Ella les contó una historia que les rompió el corazón a los dos. Nunca saber realmente la terrible verdad que hay muchas veces tras un abandono. Y lo que la niña había sufrido era realmente aterrador.

Descubrieron que la pequeña había crecido en unas condiciones totalmente inimaginables.

La niña por la que Diane sintió una conexión total con solo ver su fotografía en blanco y negro, se llamaba Danielle Crockett pero era más conocida como “la niña de la ventana”.

En 2005 la policía recibió una llamada de una vecina preocupada por la niña, alarmando de que algo extraño y terrible sucedía en la casa de al lado. Había visto una cara pálida y delgada que no reconocía, mirando por la ventana de la casa.

El detective Mark Holste y su compañero llegaron al vecindario y entraron en la casa. Lo que vieron les ha perseguido durante años.

“Fue el caso de negligencia más escandaloso que he visto jamás. Parecía que estabas caminando sobre cáscaras de huevo. No se podía dar un paso sin aplastar cucarachas”., explica el detective Holste.

Holste encontró a Danielle en estado totalmente salvaje porque había sido abandonada en la parte de atrás de la casa sobre un colchón sucio. Su habitación era del tamaño de un armario y estaba llena de pañales sucios. Danielle se encontraba viviendo en un estado total de miseria y con una negligencia que nadie podría imaginar.

Los años de abandono y las terribles condiciones de vida habían dañado gravemente a la niña que tan solo tenía 6 años. No sabía hablar. No podría comer alimentos sólidos. Estaba llena de piojos y pulgas. Pesaba 21 kilos cuando Mark Holste la encontró.

“La madre dijo: estoy haciendo todo lo mejor que puedo, y yo le dije ¿todo lo que puedes? ¡Ni hablar!” Holste comentó a Tampa Bay Times.

Según la psicóloga Kathleen Armstrong, que examinó a Danielle, el 85% del cerebro de una persona se desarrolla antes de los 5 años de edad; por ello, la niña tenía la capacidad mental de un bebé a pesar de que estaba a punto de cumplir 7 años.

El médico etiquetó a Danielle de tener “autismo ambiental” porque había estado privada de todo contacto humano durante mucho tiempo y de cualquier tipo de estímulo. Había sido aislada de todo y nunca había aprendido a interactuar con nadie.

La niña estuvo 6 meses en un hospital recuperándose antes de que fuera dada de alta y a su madre biológica se le retiró inmediatamente su custodia.

Cuando Bernie y Diane Lierows leyeron todo esto en sus informes tenían el corazón completamente roto.

“Me puse a llorar al leer las condiciones en las que había vivido la pequeña”, dice Diane.

Pero aun así sentían que Danielle debía formar parte de su familia y llevársela a casa para darle el amor que no había tenido.

Pero su llegada a la familia no fue nada fácil.

“No sabíamos si había comido alguna vez con cuchillo y tenedor”, dijo Diane.

“Y comienzas a pensar: no sé cómo progresará esta niña”

A Danielle le daban colapsos 7 y 8 veces al día y no quería salir a la calle.Se tiraba al suelo y gritaba con todas sus fuerzas, comentaron sus padres adoptivos en una entrevista en el año 2009.

La hora de la comida era muy complicada. Comía con ansiedad hasta casi ponerse enferma por haber estado pasando hambre durante sus primeros 6 años de vida. No había aprendido a controlar su apetito.

Aún así, Diane y Bernie la querían como a cualquiera de sus otros hijos y harían todo lo que pudieran por verla feliz.

Con esfuerzo, dedicación, mucho amor y ánimo, Danielle comenzó a progresar de una manera increíble.

Lavarse los dientes, las manos, ir sola al baño, eran avances enormes para Danielle y lo fue consiguiendo todo gracias al apoyo de su nueva familia.

”Danielle ha superado todas las expectativas que los expertos tenían sobre ella en el momento en el que la encontraron,” dijo Diana a CBN en el año 2012.

“Los pasos pequeños son grandes pasos para alguien discapacitado,” explicó Bernie en 2014.

“Ha aprendido a hacer cosas que creímos que nunca aprendería.”

Aún tiene muchas dificultades con el habla por no haberlo desarrollado a tiempo pero es capaz de saludar a Bernie con un “hola papá”, y les ha dicho “te quiero” a sus padres.

También está mejorando con su socialización. Es algo que le cuesta mucho, sobre todo con las mujeres y las figuras maternas debido al maltrato recibido por su madre biológica.

“Ella sigue siendo agresiva con la comida”, dijo Bernie a OWN en 2014.

Pero ver los avances conseguidos por Danielle hasta el momento, la familia tiene muchas esperanzas y ve un futuro brillante para ella. Saben que seguirá consiguiendo sus objetivos.

”Si pudiera llegar a formar parte de la sociedad ya sería todo un logro,” dice Bernie.

Aunque el principio de la historia de Danielle es muy trágico, ahora parece que su futuro será mucho más brillante gracias al poder del amor y gracias a la determinación de Bernie y Diane Lierow.

Esta pareja ha demostrado con la adopción de Danielle que el amor lo puede todo, a pesar de las advertencias. La quieren como a una hija más a pesar de todos los retos a los que se enfrentan diariamente con ella y nunca abandonan, apoyándose en Dios para continuar.

Hay ángeles entre nosotros, y a veces personas como los Lierows, toman decisiones que resultan ser el milagro que alguien ha pedido un milagro para quienes lo están esperando.

Comparte esta historia para elogiar a estos maravillosos y dedicados padres que con amor y esfuerzo están consiguiendo llevar a Danielle hacia un futuro de esperanza.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here