¿Para qué sirven las semillas de sandía hervidas? Los resultados te dejaran en shock! (Mira la Receta Completa).

0

La sandía o patilla es una fruta que, a pesar de ser autóctona de África es muy popular en América desde hace mucho tiempo.

Este fruto es de proporciones muy grandes, normalmente superior a 4 o 3 kilogramos. Su color rojo interno y su contenido en agua dulzona nos hace agua la boca simplemente de imaginarla.

La sandía se puede consumir directamente. Me encanta partirla a la mitad y comerla con una cuchara. También puedes consumirla picada en trozos en cócteles y jugos. La sandía es un lubricante natural y diurético.

Por si no lo sabías, tanto la sandía como el melón no se pueden mezclar con otras frutas. Es decir, se deben comer solitas, sin otras frutas que acompañen. Esto se debe a que, al caer en el estómago se va directamente al intestino, y si la mezclas con otra fruta que dure un tiempo más para digerir, no aprovechas todas sus propiedades porque termina oxidándose.

Pero a pesar de sus muchas propiedades, a veces al ingerirla directamente, nos sentimos incómodos por la enorme cantidad de semillas que tiene esta fruta. Es inevitable que, aunque empleamos nuestras mejores técnicas para intentar extraerlas antes, siempre terminas con unas pocas semillas en la boca. Además, para prepararlo en cócteles o zumos, tenemos que licuar y colar todo el sedimento de las semillas que fueron trituradas.

 

Sin embargo… ¡espera! Estas semillas, que hasta ahora han sido una molestia para ti tienen propiedades asombrosas para mejorar tu salud. Estos atributos incluyen un alto contenido de vitamina B y antioxidantes que tienen ventajas contra la hipertensión, la mala circulación, los cálculos renales, el acné, la piel seca, así como la disfunción eréctil.

¿CÓMO SE HACE EL TÉ DE SEMILLAS DE SANDÍA?
Recoge unas 30 semillas de sandía. Deje que se sequen durante un día o hasta que hagan ruido al agitarlas. Tan pronto como estén así, hay que molerlas.

Introducir el polvo resultante en 2 litros de agua y deja cocer a fuego lento durante unos 15 minutos. Una vez fría, beberás esta agua durante 2 semanas seguidas, con una pausa obligatoria al tercer día.

Usted puede repetir este procedimiento durante varias semanas, pero es extremadamente importante que descanse cada 2 días, ya que es el período que se le da al cuerpo para expulsar toxinas y así prevenir el mantenimiento de óptimo de líquidos.

Le animamos a compartir este libro con familiares y amigos para ayudarles a mejorar su salud.