Padres se horrorizan cuando ven la mano de su hija tatuada con henna

0

Muchas personas no están conforme con su belleza natural y gastan una fortuna en “mejoras” en sus cuerpos. Gastamos mucho dinero en intentos por mantenernos tan bellos y en forma como sea posible. También pasamos una cantidad considerable de tiempo admirándonos y sintiéndonos orgullosos de nuestra hermosura.  Otros creen que se trata de algo temporal que luego pueden quitar con agua y jabón, sin saber que sus vidas están en riesgo.

La familia Gulliver pasó recientemente por una situación muy dolorosa cuando su hija se enfermó después de hacerse un tatuaje de henna. Los Gulliver estaban de vacaciones en Hurghada, Egipto. La familia formada por el padre, la madre, su hija de 7 años Madison Gulliver; y su hijo de 9 años Sebastian Gulliver. Desafortunadamente, la Sra. Gulliver contrajo una infección de la vesícula biliar que la llevó a la hospitalización en Hurghada. Los hermanos aceptaron sin quejas permanecer junto a su madre hasta que se sintiera mejor y fuera dada de alta del hospital.

 

La familia decidió tatuar a sus hijos ya que sus vacaciones habían sido arruinadas por la infección de su madre. El Sr. Gulliver tatuó a sus hijos aceptando que se trataba de algo temporal y natural con henna negra. Así que siguieron adelante y los chicos se los hicieron, pero poco después Sebastian se quejó de un poco de picor, así que se quitó el tatuaje rápidamente.

Madison, sin embargo, dejó que los intrincados y bonitos diseños de henna permanecieran en su mano por un tiempo. Ella felizmente subió fotos en los medios sociales, aclarando lo feliz que estaba. Pero las cosas empeoraron cuando regresaron a Inglaterra. Se quejó de la comezón en el lugar donde estaba la henna y sus padres notaron que había sarpullidos rojos alrededor de esa región. Esto los llevó a hacer algunas investigaciones por su cuenta mientras su preocupación por la mano de su hija iba en aumento.

Las porciones henna de pronto comenzaron a ampollarse y llevaron a Madison a un médico. Las cremas con esteroides no parecían ayudar, ya que Madison no mostraba signos de alivio. La llevaron rápidamente a la sala de emergencia del Hospital del Distrito de Salisbury y llamaron a especialistas en quemaduras para que le revisaran la mano. Se descubrió que la henna negra que se usaba en Egipto contenía niveles peligrosamente altos de una sustancia química compleja, la parafenilendiamina, comúnmente conocida como PPD.

La familia Gulliver fue informada de que se utilizó PPD para hacer que el tatuaje pareciera más oscuro. Debido a las grandes cantidades de PPD utilizadas, Madison sufrió de ampollas extremadamente gruesas en su mano. La niña, sin embargo, fue muy valiente y no miró para otro lado a pesar de que se lo pidieron. Observó cómo los médicos le curaban la mano, e incluso les hacían saber cuándo se les había pasado una o dos manchas.

Un caso similar fue reportado por Sophie Akis, quien sufrió quemaduras por PPD debido a un tatuaje de henna negra que se hizo en Marruecos en abril. También sufría de ampollas y quemaduras muy dolorosas. Para empeorar las cosas, no había un buen hospital en el que pudiera recibir tratamiento, así que simplemente fue vendada por unos farmacéuticos. Solo cuando regresó a su país pudo ver las quemaduras.

La FDA ha advertido a la gente que se mantenga alejada de la henna negra, que en realidad no es henna en absoluto. Y nos han estado advirtiendo sobre esto desde hace unos años. La henna tradicional de color marrón rojizo utilizada en Asia y África son productos cosméticos completamente naturales, libres de productos químicos y muy beneficiosos que se pueden utilizar sin dudarlo.

Los padres de Madison decidieron hacer público el caso de su hija. Esperando que nadie más tuviera que enfrentarse a los problemas de salud que ellos debieron enfrentar.

De hecho, el PPD es una sustancia química prohibida que no se utiliza en otros agentes de teñido, como el colorante para el cabello. Sin embargo, con el fin de mejorar sus perspectivas de negocio algunas personas son capaces de convencer a inocentes como Madison y Sophie para que utilicen sus productos.

Por favor, comparta esta historia para advertir a otros sobre esta henna y animarlos a ser cautelosos con su salud.