Oración para pedir protección por tus hijos…

0

¿Qué padre no se inquieta por la seguridad de sus hijos? El saber que nuestros hijos van creciendo y que algún día ya no estarán a nuestro lado y harán sus propias vidas debe ser motivo de alegría y satisfacción. Preparar a nuestros hijos para cuando llegue ese momento de dejar el nido es parte de nuestra responsabilidad como padres y esto lo podemos ver en la mismísima Biblia:

“Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Proverbios 22:6

Como podrás ver, la Biblia es clara al decirnos que instruyamos bien a nuestros hijos por el buen camino, porque cuando lleguen a grande no se apartarán de él, sea un buen o mal camino.

¿Qué más puedes hacer? Los hijos no son nuestros, son del Señor. Por tanto, debemos hacer lo mejor que podamos para Su gloria; para que cuando nos pregunte qué hicimos con ese tesoro tan grande que nos prestó, podamos decir que hicimos nuestro mejor esfuerzo. Por eso, no debemos apartarnos de Él. Debemos buscar a toda hora, a cada minuto Su Presencia, pidiéndole sabiduría y protección para cumplir con la tarea que se nos ha encomendado.

A continuación, te presentamos un modelo de oración para que te sirva de ejemplo para orar por tus hijos y confiárselos a Él.  Orar también te ayudará a calmar tu preocupación:

 

Padre, me has concedido el regalo más grande, ser madre (padre). Te pido con todo mi corazón que me ayudes a ser una madre ejemplar. No permitas que mis errores y costumbres que no te agradan entorpezcan mi labor.

Quiero hacer lo mejor que pueda para llevar a mis hijos donde Tú quieras, pues tus planes son mejores que los míos.

Te pido que no nos falte el alimento ni falte yo en los compromisos que me corresponde cumplir para la formación de mis hijos. Abre las puertas correctas, cierra las que nos podrían apartar de Ti.

Guíame y guía a mis hijos con tu luz para que nunca se aparten de Ti. Que ellos entiendan que Tú eres el principal refugio ante las adversidades de la vida. Que deben reposar y esperar en Ti.

Dales valor y fortaleza para reconocer sus errores y domina su ira, frustración, desesperación o ansiedad para que siempre puedan hacer tu voluntad.

Cuida sus entradas y sus salidas, permite que dondequiera que se encuentren estén protegidos bajo tus alas.

 

Por Jesucristo, nuestro Señor,

¡AMÉN!