No quitarte el maquillaje causa daños irreversibles en tu piel.

0

Después de un largo día, lo último que quieren las mujeres es tener que quitarse el maquillaje de la cara, y es que ¿cuántas veces llegas de noche, cansada y con sueño y te has ido a la cama a dormir sin limpiarte lo que haya quedado de rimel o de lapiz labial? ¡Una agradable imprudencia!

Digo agradable porque les evita ese horrible paso de desmaquillarse cuando lo único que quieren es irse derechitas a la cama.

Pero es una imprudencia muy grande porque no te imaginas todo el daño que le estas ocasionando a tu piel.

Sigue leyendo para que descubrias cuáles son los efectos de dormir maquillada.

Segun la página Style Caster, mientras más duermes usando  maquillaje, peor es el daño generado en tu piel.

Tu piel como el resto del cuerpo, funciona en el ritmo circadiano. Por la noche, su función más relevante es renovarse, así que el uso de maquillaje (principalmente de la base)  evita el proceso de renovación, ocasionando daños a la piel como coloración dispareja, resequedad y enrojecimiento.

Y aun hay más. A lo largo de la jornada las mujeres están expuestas a radicales libres que se pegan al maquillaje, y si no son removidos en la noche, cuando estén dormidas estarán expuestas a éstos por más tiempo. Estos radicales  desbaratan el colágeno de la piel, creando finas líneas en el rostro y causando envejecimiento prematuro.

Tampoco creas que porque eres una “ofensora” casual te vas a salvar de las consecuencias, pues incluso si lo haces de vez en cuando puede tener efectos muy negativos en tu piel.

¿Por qué la base es tan mala?

La base (especialmente si es de aceite) es muy espesa y por lo general está superpuesta a otros productos que usan las mujeres. Al dormir todos estos productos se quedan en tu piel.

Las partículas más grandes y los pigmentos de la base se degradan en la piel durante el día, y la exponen a contaminantes ambientales, mohos, bacterias y ácaros desde el exterior.

Voy a explicarte mejor, todas las toxinas del aire se adhieren a la crema o polvo y dificultan la microcirculación, que favorece la renovación de la piel. Esto puede traer como consecuencia la descomposición del colágeno, dando lugar a la aparición de arrugas y poros tapados que se adhieren a las bacterias causando acné.

¿Y qué podemos decir de las sombras, delineadores y máscaras de pestañas?

Aunque pienses que son menos dañinas que la base, las partículas de estos cosméticos tapan los folículos de las pestañas ocasionando irritación en los párpados.

Si ocurre esta irritación, la hinchazón se puede convertir en una blefaritis y darle paso a las bacterias causantes de la conjuntivitis y de los orzuelos. Mientras más tiempo estén las partículas, más peligro tienes de enfermarte.

Además, el rimel puede causar que tus pestañas se hagan frágiles y se puedan romper fácilmente. ¿Ninguna mujer quiere eso, verdad?

Lo peor del caso es que durante la noche, una de esas partículas pueden entrar al ojo, y crear peligro de abrasiones en la córnea.

Pero los lápiz labiales deben ser seguros… ¿lo piensas asi?

De hecho, no. El dormir con cualquier lápiz labial lo único que traerá sera resequedad y fisuras en los labios.

Pero ojo, el lápiz labial al dormer se puede regar por toda la cara, tapar los poros y crear espinillas.

Otro daño de dormir con el maquillaje puesto (como si todo lo dicho hasta ahora fuera poco) es que probablemente vas a manchar las fundas de las almohadas y sábanas con productos que resultan muy difíciles de remover. Y vas a tener más trabajo.

Así que, hazle un gran favor a tu piel y a la ropa de cama y quítate el maquillaje antes de irte a dormir.

Muchas se preguntarán, pero, ¿qué podemos hacer las mujeres que llegamos sin nada de energía al final del día? El consejo de los expertos es conservar un paquete de paños en la mesa de noche o cerca de la cama para remover el maquillaje, para tenerlos a la mano y  evitar saltarse ese paso importante del ritual nocturno.

En caso de no confiar en los productos químicos que venden en el mercado para desmaquillarte pueden usar:

Leche tibia natural: por unos segundos calienta unas cucharadas de leche. Con pequeños golpecitos aplica en el rostro. Luego de terminar, no te olvides de enjuagar bien.

Aceite de almendras: ideal para los ojos sensibles. Moja un pedazo de algodón y frótalo por toda la piel de la cara.

Fresas trituradas en un yogur: utiliza fresas frescas y yogurt sin saborizantes.

Ya lo saben todas, si quieren conservar su piel jóven e hidratada deben superar la pereza y utilizar una de estas recetas para quitarse el maquillaje diariamente.

También, para empezar el nuevo día con mucha energía, un buen desayuno es primordial.