Muchacha amablemente sostiene puerta de restaurante, luego escucha comentario de anciana y decide actuar

0

En el mundo actual, es enormemente importante realizar pequeños gestos de cortesía que marquen la diferencia.

Los pequeños gestos pueden suponer grandes diferencias para alguien, y las acciones bondadosas hacia gente desconocida suelen ser aceptadas con agradecimiento. Resumiendo, está bien ser amable, y algunas veces puede tener consecuencias mayores de lo que piensas.

Como en el caso de Brooke Ochoa de Louise, Texas, Estados Unidos, quien iba caminando hacia un restaurante para almorzar cuando vio a una anciana que se acercaba. Y la joven de 30 años esperó sosteniendo la puerta a la mujer – actuando de la manera que consideraba educada. Y que iba a saber ella, no obstante, que un comentario que la mujer iba a hacer segundos después iba a desencadenar una serie de eventos que se iban a hacer viral…

Brooke y la mujer entraron en el restaurante al mismo tiempo, y ésta escuchó que la mujer pedía una mesa para una persona.

Cuando se dio cuenta que la mujer cenaba sola, Brooke se acercó a ella y realizó otro acto de generosidad. Según Today, Brook se acercó a la mesa de la mujer y le preguntó; “Yo también estoy comiendo sola, ¿Le gustaría que almorzáramos juntas?”

En buena compañía

Y no solo la mujer, que se llamaba Dolores, aceptó su oferta sino que estaba absolutamente feliz con la compañía. Y según ABC 6, entre las dos se creó una inmediata amistad, hablando largo tiempo durante toda la comida.

Dolores le contó a Brooke que últimamente había tenido dificultades en la vida. “La mujer se pasó la última década viviendo con su madre, quien falleció recientemente, y con su tía, a quién ingresó en un asilo de ancianos”, escribió Brooke en una publicación posterior en Facebook a raíz del encuentro.

“Ha tenido momentos muy duros de soledad”.

Y continua: “Ella siguió sonriendo y dándome las gracias por escucharla, ¡lo que me hizo sonreír también! Sus palabras curaron mi corazón de la misma manera que yo curé su soledad “.

Nos hicimos bien la una a la otra
Brooke y Dolores disfrutaron tanto de su conversación que acordaron almorzar juntas todos los jueves a partir de ese encuentro.

En una actualización posterior, no mucho después de su primer encuentro, Brooke informó de que Dolores había fallecido, por lo que el hecho de que ella pudiera alegrar su vida era aún más especial.

Y de todo ello se deduce que la oportunidad de esta conversación es una prueba de que pequeños gestos de buena voluntad pueden cambiar literalmente la vida de otros. Ninguna de estas mujeres sabían que Dolores tenía los días contados, pero se reconfortaron la una a la otra y eso es lo que importa.

¡Si más gente pensara y actuara como Brooke, el mundo sería un sitio mejor!

¡Comparte este artículo si crees que el amor y la amabilidad son gestos que nunca pasaran de moda!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here