Médicos insisten que esposa desconecte a esposo, ella lo besa – y pone sus manos en su cuello

0

Scott Hawkins tenía sólo 37 años cuando su vida se convirtió en una pesadilla.

Scott fue víctima de un accidente cerebrovascular grave, mientras que su esposa Danielle estaba tomando un curso en otra ciudad cercana.

Su esposa estaba en casa con sus hijos cuando Danielle recibió la llamada que nunca olvidará.

Fue un día de abril cuando Danielle estaba en una clase en otra ciudad y Scott estaba en casa en Michigan con los hijos de la pareja.

“Él me llamó y me susurró una palabra”, recuerda Danielle.

Me dijo que tenía dolor de cabeza y que algo estaba mal.

Ambos llamaron 911 y un equipo médico corrió adentro para llevar a Scott al centro de salud.

“Cuando el equipo médico puso a Scott en la ambulancia, su presión arterial se disparó, causando un aumento de líquido en sus pulmones”, dice Danielle.

“Fue muy, muy horrible “, añadió Danielle después de un largo descanso, aceptando que a veces es bastante difícil hablar de ello”.

Cuando la pareja llegó al centro de salud, los doctores alentaron a Danielle a llamar a los otros miembros de la familia.

Le dijeron que su marido probablemente no vería el día siguiente.

“Su nivel de oxígeno estaba entre 60 y 70, dijeron que debía tener más de 90 “, dijo Daniell.

Scott sufrió de un derrame como consecuencia de una malformación arteriovenosa cerca del tronco del encéfalo. Este aneurisma, que lo acompañó desde el nacimiento, causó un derrame cerebral.

Cuando los cirujanos trataron de detener el sangrado en su cerebro, Scott sufrió un ataque cardíaco durante la cirugía, según el Health Beat.

“Lo perdieron unos minutos”, dice Danielle. “También perdió oxígeno debido a eso”, agregó.

Una semana después de la cirugía, Scott no pudo contestar ni seguir las instrucciones que los médicos le daban.

En este punto, los doctores le dijeron que Scott probablemente nunca despertaría. Le dijeron a Danielle que su marido probablemente nunca lo reconocería o que nunca funcionaría como antes, y mucho menos besarla o decirle que la amaba.

“Dijeron: ” Déjalo ir… “, dijo Danielle.

Pero ella se negó a creer el pronóstico devastador de los doctores.

Y Danielle sabía algo que los doctores no, la fuerza de la mente de Scott.

En lugar de desenchufarlo y despedirse, Danielle se acercó para besar a su moribundo marido.

Cuando ella puso sus labios en su cuerpo sin vida, sintió algo que no esperaba: Scott la besó.

Tal vez Danielle lo imaginaba, admite. Pero esa pequeña señal era suficiente para que creyera en una recuperación. Fue suficiente para mantener las máquinas conectadas, y suficiente para cambiar para siempre el curso de sus vidas.

Con nueva esperanza, Danielle luchó por mantener a Scott en contacto, decidido a mostrar a todos que iba a recuperarse.

Después de cinco semanas de rehabilitación pulmonar, Scott ya no necesitaba un respirador.

“Aquí es donde empecé a mostrar a todos (que podía sanar) “, dice Danielle.

Es un músico, así que le traje guitarras. Estaba tocando las notas. Los doctores dijeron que era sólo un reflejo. Le dije que cambiara las notas y lo hizo.

Danielle sabía que, si Scott trataba de hablar con él, no podía hacerlo debido a su traqueotomía, una incisión en la tráquea para aliviar una obstrucción respiratoria.

Pero en un acto de fe, Danielle cubrió las vías respiratorias creadas quirúrgicamente en el cuello de Scott y comenzó a hablar con ella.

“Cubrí su tráquea y empezó a hablarme”, dijo.

“Las primeras palabras fueron: “Te quiero. La segunda: “Dame analgésicos. Entonces, cuando los doctores le preguntaron “¿Qué estás tocando”, él contestó: “Un instrumento”? Los doctores empezaron a creer en nosotros.

Con esta evidencia innegable de su voluntad de luchar, los doctores finalmente comenzaron a creer en Scott.

Fue trasladado rápidamente al Spectrum Health’s rehabilitation and nursing center. Scott llegó en ambulancia y pasó seis días a la semana en terapia durante las próximas 16 semanas.

Los terapeutas y los médicos utilizaron música e instrumentos, a menudo en terapia del habla y fisioterapia, para ayudar a Scott a recuperar la fuerza y la coordinación.

Finalmente, después de 16 semanas, Scott iba a ir a casa y lo iba a hacer en sobre sus pies.

Caminó sobre una camilla moviendo su mano derecha y se alejó con un andador y una mano en el aire diciendo: “Rock on”, dice una agradecida Danielle.

Danielle agradece al personal de Spectrum por la rápida recuperación de Scott.

“Empezaron a hablar con Scott como si estuviera allí “, dijo Danielle, recordando cómo el personal de rehabilitación nutrió la esperanza de que siempre había tenido.

Además, Danielle nunca dejó a su marido. Ella ofreció su apoyo incondicional, su aliento e incluso su amor incondicional según sea necesario.

Danielle realmente creyó que se recuperaría. Incluso cuando le dijeron que llamara a la familia la primera noche, nunca lo sintió. Nunca creyó que Scott iba a morir.

Scott todavía tiene que recuperarse durante mucho tiempo, pero está progresando, paso a paso.

Todavía toca la guitarra. Está tocando la batería. No podía tragar antes. Tenía una sonda de alimentación durante nueve meses, pero ahora puede comer lo que quiere “, dice Danielle.

¡Creo que los mayores milagros médicos ocurren cuando creemos que pueden suceder y que nos ocupamos de ellos con nuestra mente!

Lo mejor que puedes darle a alguien es una oportunidad. El personal de rehabilitación hizo esto, considerando a Scott como el hombre, marido y padre que era, en lugar de agregar otro al registro de pacientes para ser tratado tan pronto como sea posible.

Demasiadas personas tienen el matrimonio por sentado, dejando de lado esta dedicación cuando ya no es fácil o práctico.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here