Los signos más importantes de que tu tiroides no está funcionando bien

Una de las partes más importantes de nuestro cuerpo es también una de las más pequeñas: la glándula tiroides, en forma de mariposa, en la parte delantera del cuello, debajo de la manzana de Adán. Esta libera hormonas que tienen un gran impacto en el metabolismo, entre otros procesos.

Alrededor de 20 millones de estadounidenses padecen algún tipo de enfermedad tiroidea, según las estimaciones de la Asociación Americana de Tiroides. Más del 12 por ciento de los estadounidenses desarrollarán una afección tiroidea, y alrededor del 60 por ciento no saben que tienen un problema.

“Las personas con insuficiencia tiroidea leve no tienen ningún síntoma y solo los análisis de sangre pueden mostrarlo”, dice el Dr. Yoram Shenker de la Facultad de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, que se especializa en endocrinología, diabetes, metabolismo e hipertensión.

Los médicos no pueden señalar definitivamente las causas. “Hay un componente genético”, dice. “Por lo general, se produce en la familia, pero también hay muchas personas que no tienen esta historia familiar y la padecen”.

La causa más común, es una enfermedad autoinmune, cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca las células sanas, pero muchos otros factores pueden contribuir.

No obstante, existen múltiples signos de que la glándula tiroides no está funcionando bien. Un síntoma muy común es la fatiga. Pero “hay 300 millones de estadounidenses y 200 millones de ellos están cansados”, dice el Dr. Shenker. “La gran mayoría no tiene un problema de tiroides”.

Los síntomas no son específicos. “Mientras más de ellos tenga, más probabilidades habrá de tener un problema de tiroides”, dice el Dr. Shenker. Las mujeres tienen entre cinco y ocho veces más probabilidades que los hombres de desarrollar una afección tiroidea, y ocurre cuando tienen entre 30 y 35 años. Pero realmente, puede sucederle a cualquiera y a cualquier edad.

Señales de que tu tiroides no está funcionando bien

1. Agotamiento.

El primer síntoma de de hipotiroidismo (no se produce suficiente hormona tiroidea) que los doctores mencionan es sentirse muy cansado todo el tiempo. Si no tiene energía por la mañana aunque durmió bien, su tiroides puede estar poco activa. Manejar la fatiga puede llevar tiempo y la baja energía puede continuar por un tiempo más.

2. Sentirse ansioso o infeliz.

Su tiroides puede estar produciendo demasiada hormona tiroidea (hipertiroidismo). Si sientes que no puedes relajarte sin importar lo que hagas o que nunca estás de buen humor, tu tiroides puede ser la culpable. En caso de que tu tiroides esté hiperactiva, puedes experimentar nerviosismo, ritmo cardíaco acelerado, temblor de manos, sudoración excesiva y pérdida de peso, entre otros síntomas.

3. Falta de enfoque u olvido.

Los estudios indican que una tiroides poco activa puede tener un costo considerable en la salud mental. La deficiencia de la hormona tiroidea ralentiza todo, incluso las funciones neurológicas, y luego sigue un efecto dominó: no puedes concentrarte, te sientes confundido, tienes pérdida de memoria a corto plazo. “Sin embargo, no llamaría a estos síntomas ‘más específicos'”, dice el Dr. Shenker. Son solo parte de la amplia gama de síntomas que se presentan.

4. Presión alta.

Este es un síntoma que muchas personas desconocen o no asocian con problemas de tiroides. Hiper o hipotiroidismo, ambos se han señalado en algunos casos como la causa de la presión arterial alta. Los factores relacionados con la presión arterial baja pueden llegar a crear presión arterial alta con el tiempo.  Uno de estos escenarios es cuando los riñones no filtran los productos de desecho correctamente debido a que la presión es baja. Es entonces cuando se produce la angiotensina, una hormona peptídica que causa un aumento en la presión sanguínea.

5. Estreñimiento.

“Esta condición es común para el hipotiroidismo”, dice el Dr. Shenker. La producción irregular de hormonas a menudo conduce a funciones digestivas impredecibles. Todo lo contrario puede ser también un signo de afección tiroidea; la glándula hiperactiva puede causar diarrea o movimientos intestinales más frecuentes.

6. Períodos irregulares, dificultad para concebir en mujeres. 

Las anormalidades menstruales son comunes para las mujeres que tienen un problema de tiroides. Sus períodos son más intensos, duran más tiempo, con un flujo más abundante, que puede conducir a la anemia; sentir más calambres son comunes también. Con hipertiroidismo los períodos pueden ser más cortos y muy ligeros. “Las mujeres en edad reproductiva pueden tener dificultades para concebir”, dice el Dr. Shenker. Si los niveles de hormonas son demasiado bajos, una mujer puede no estar ovulando como debería.

Hasta el 5 por ciento de las mujeres que tienen problemas para quedar embarazadas resultan tener un hipotiroidismo. Los recién nacidos son evaluados por hipotiroidismo congénito. “No es común, pero es importante diagnosticar”, dice el Dr. Shenker. “De lo contrario, los niños pueden presentar un coeficiente de inteligencia bajo”.

7. Piel excesivamente seca. 

La piel seca y con picazón es otro síntoma común del hipotiroidismo. Repentinamente, puede encontrar sus uñas muy frágiles. La insuficiencia de la hormona tiroidea ralentiza el metabolismo, lo que reduce la sudoración. La sequedad puede ser extrema, por lo que no hay sudoración provocando que las palmas de las manos y las plantas de los pies se vuelven gruesas y secas.

8. Palpitaciones.

Tus latidos son muy rápidos y puedes incluso saltarte un latido. Esto sucede a menudo cuando tus emociones van de cero a 100 en la escala de intensidad. Probablemente experimentarás palpitaciones en la garganta y el pecho incluso cuando estás descansando. El aumento de los niveles de tiroxina liberados por la glándula tiroides estimula al corazón a latir más rápido y con más fuerza. Si eso sucede a menudo, esto podría ser un signo de un trastorno de la tiroides.

9. Frío constante.

Una tiroides poco activa puede afectar la temperatura de tu cuerpo. El metabolismo lento significa que tu cuerpo está quemando menos energía. Lo opuesto también puede ocurrir. Un metabolismo hiperactivo hace que aparezca sudoración excesiva.

10. Insomnio o dormir todo el tiempo.

No es normal sentir que necesita dormir durante horas en el día, ¡todos los días! Una tiroides lenta puede hacer eso. Por otro lado, una glándula hiperactiva puede hacer que te mantengas despierto cuando no deberías, te pone ansioso y aumenta tu pulso. La condición sobreestimula el sistema nervioso, por lo que es difícil conciliar el sueño.

11. Perdida de cabello.

Si de repente encuentras mucho más cabello en el cepillo después de peinarte, las hormonas tiroideas pueden estar fuera de balance. La pérdida de cabello no está entre los síntomas más comunes, pero son una posibilidad. Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden ser la causa. Pero no te preocupes, lo más probable es que el pelo vuelva a crecer una vez que se trate la afección.

12. Aumento de peso.

El signo más común de una tiroides que no funciona bien es el aumentado de peso. Esto puede ser debido a una tiroides poco activa que ha disminuido significativamente su metabolismo. Tener problemas para perder algunas libras también puede ser un signo de hipotiroidismo. El otro extremo es perder peso muy rápido sin siquiera estar haciendo dieta o ejercicios para ello. Esto puede deberse a una glándula tiroidea hiperactiva.

13. Hambriento todo el tiempo. 

Es posible que hayas escuchado antes que las personas sanas tienen buen apetito. Es normal tener hambre después de hacer ejercicio u otra actividad física intensa, pero sentir que necesitas más todos los días durante varias semanas, puede ser un signo de diabetes o anomalías tiroideas.

Comentarios aqui:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies