Los recipientes plásticos que usas a diario pueden contribuir a que aumentes de peso.

Hay razones poderosas por las cuales cada día más personas incorporan a sus estilos de vida preferencias hacia los alimentos y productos orgánicos, los restaurantes tipo “de la huerta a la mesa”.

Se trata de preferencias que buscan suprimir la mayor cantidad de intermediarios entre lo que consumimos y nosotros.

Uno de esos intermediarios los constituyen los recipientes plásticos, que suelen ser el depósito de casi todos los productos que compramos.

Pues según un artículo de Cat Ebeling & Mike Geary, muchos estudios científicos están apuntando a que hay conexiones entre los ingredientes del plástico y enfermedades como la obesidad y la diabetes tipo 2, aunque se ha encontrado también, relación entre estos componentes y situaciones como la infertilidad, cánceres reproductivos que están en relación con las hormonas y algunos problemas neurológicos, entre otros.

El plástico tiene químicos que perturban las hormonas, también conocidos como xenoestrógenos que imitan el estrógeno, entre otras hormonas. Estos pueden ocasionar graves problemas de salud debido a que al imitar importantes mensajeros químicos del cuerpo, podrían modificar la manera en que las células se desarrollan y crecen.

El xenoestrógeno amplía el efecto que tiene el estrógeno en nuestro organismo y también causa que éste se amontone con el tiempo, creando una abundancia de esta hormona y desencadenando enfermedades como las mencionadas, a la cuales se le pueden sumar: en las mujeres cánceres como el de ovarios, endometrio o seno; enfermedad del corazón, cáncer de próstata y algunos problemas de la tiroides.

Se calcula que para la fabricación del plástico se usan alrededor de 85,000 químicos y aunque no se sabe con exactitud cuáles son los que causan cambios hormonales, sí se conoce que al menos 1000 de estos son dañinos para el ser humano.

Pero algunos químicos de éstos no solo se encuentran en el plástico, también en pesticidas, productos de cuidado personal, combustibles, preservativos y drogas.

Algunos de los químicos conocidos que modifican las hormonas son:

Eritrosina / FD & C Rojo No. 3 (un colorante alimenticio)

DEHP (plastificante para PVC / cloruro de polivinilo usado en tuberías y otras aplicaciones)

Alcanfor 4-metilbencilideno (bloqueadores solares)

4-hexylresorcinol (conservante de color para mariscos).

Galato de propilo (usado para preservar los aceites y las grasas en los alimentos de la oxidación).

Etinilestradiol (anticonceptivos orales)

Alquilfenoles

DDT (insecticida)

Butilhidroxianisol / BHA (un conservante común de comida)

Pentaclorofenol (conservante de la madera)

Bifenilos policlorados / PCB (aceites, lubricantes, adhesivos, pinturas)

Ftalatos (plastificantes)

Bisfenol A (usado en los plásticos incluyendo recipientes de alimentos y botellas de agua)

Nonilfenol y sus derivados (tensioactivos, emulsionantes, productos de limpieza para detergentes; pesticidas)

Heptacloro (insecticida)

Parabenos (lociones para la piel)

Phenosulfothiazine (colorante rojo)

Atrazina (un herbicida común)

Otros estudios han descubierto que el Bisfenol A y su sustituto, el Bisfenol S (las compañías quisieron vender la idea de que este químico no aportaba riesgos para la salud, pero se demostró que también es dañino) pueden favorecer la formación de células grasas en el cuerpo, colaborando con el aumento de peso.

Lo peor de todo es que muchos de estos químicos nos pueden causar perjuicios aún en dosis muy bajas.

Así que, que te ofrecemos algunas recomendaciones que debes tomar si quieres suprimir estos químicos dañinos de tu vida:

No tomes agua de botellas plásticas

Evita la comida enlatada

Obvia el uso de utensilios de cocina con teflón y de recipientes plásticos.

Usa en lo posible recipientes de vidrio para guardar comida.

Come siempre orgánico, para eludir los herbicidas, pesticidas, fungicidas y otros contaminantes.

No guardes comida caliente en recipientes de plástico.

No calientes comida en el microondas dentro de recipientes de plástico ni uses envoltorios plásticos como el papel film.

Trata que tus productos de cuidado personal, maquillaje  y aseo sean hechos con ingredientes naturales o que no contengan parabenos.

Trata de que los productos que compres de aseo del hogar también sean hechos con ingredientes naturales.

Come vegetales crucíferos como colifror,  brócoli, los nabos, la col rizada, el rábano y el repollo, los cuales son inhibidores del estrógeno y evitan que los xenoestrógenos sean absorbidos por el organismo.

El ajo y las cebollas también tienen quercetina, que es un inhibidor del estrógeno y desintoxica y refuerza el sistema immune.

El omega-3 también cuida el cuerpo del exceso de estrógeno. El salmón, las sardinas, las nueces y las semillas de chía molidas son muy Buenos surtidores de este tipo de grasa poliinsaturada.

Otros alimentos muy beneficiosos son el té verde, las frutas cítricas, los lácteos de origen orgánico, las nueces crudas y semillas, el aguacate y el aceite de oliva extra virgen.

Es bastante preocupante que un material que utilizamos cada día conlleve tantos peligros para la salud, y que tantos productos tengan químicos nocivos y que en la mayoría de los casos, ni siquiera estamos al tanto de la situación para tomar una decisión a la hora de comprar.

¿Qué te ha parecido el tema? ¿Entiendes que es necesario hacer algo al respecto?

Comparte este artículo para que otros se enteren de los peligros relacionados con el uso del plástico y otros químicos perjudiciales.