Los órganos de tu cuerpo se relacionan con las emociones. Mira cómo

0

Aunque conviene conservar las emociones controladas para gozar de buena salud mental, nuestros órganos internos  se pueden ver afectados por estados emocionales.

Nuestro cuerpo no solo está diseñado para metabolizar las funciones de transformar los alimentos en energía para vivir.

También procesa los estímulos generando una respuesta positiva o negativa que puede afectar a todos los órganos que lo componen.

Aparte de los estímulos físicos de los sentidos, están las emociones o sentimientos que generan reacciones que estimulan o inhiben ciertos órganos del cuerpo.

Las emociones y los órganos que los afectan

El proceso de daño de cualquier órgano tiene una relación directa con los sentimientos y las emociones, por eso es importante identificar la causa emocional que lo afecta y trabajar en su cura.

Esto conlleva, cambiar el estado de las emociones y transformarlas en ideas positivas.

Ahora te explicaremos cuáles son los órganos y las emociones que pueden afectarlos:

1. Intestino delgado y corazón: alegría

Según los procesos del cuerpo, el intestino delgado se encarga de absorber los nutrientes y minerales de los alimentos y el corazón de regular la sangre y controlar los vasos sanguíneos.

Pese a que una emoción sana y la alegría estimula la actividad de estos órganos, los excesos de ella pueden generar:

Insomnio

Falta de concentración

Nerviosismo

Taquicardia

Los que tienen estos órganos afectados son personas sensibles y extrovertidas que desbordan sus emociones y emotividad.

2. Hígado y vesícula: enojo

El enojo, así como todas sus emociones derivadas, se asocian a estos órganos.

El hígado se encarga de almacenar la sangre y regula la circulación de la energía vital y la vesícula almacena y excreta la bilis.

Al tener problemas con estos órganos, puedes ser una persona muy dinámica, pero  preocupada que podría reaccionar con agresividad.

Además del enojo,  debes cuidarte de la indignación.

3. Estómago y bazo: obsesión

Estos se asocian a la obsesión, reflexion y nostalgia.

El estómago procesa los alimentos y el bazo es parte del sistema linfático.

Los que sufren enfermedades relacionadas a estos órganos, son tranquilos y calmados, pero con dificultad para tomar decisiones.

4. Intestino grueso y pulmones: tristeza

Estos órganos están asociados con la melancolía y la tristeza.

Los pulmones regulan la respiración y el intestino realiza la digestion y  absorbe nutrientes.

Los que sufren problemas con éstos órganos, pueden ser muy racionales, pero suelen encerrarse en su propio mundo.

5. Vejiga y riñones: miedo

Los riñones realizan la remoción de desechos en la sangre y están asociados a la angustia y el miedo y la vejiga guarda la orina y controla la excreción.

Los que presentan dolor lumbar y otros síntomas, podrían estar pasando por situaciones de incertidumbre.

Ya que conoces las emociones que perjudican a los órganos de tu cuerpo, transformarlas en ideas positivas para favorecer tu organismo.