¿Por qué las nuevas mamás lloran?

January 24, 2018  —  By

No hay nada que llame más la atención que el llanto de un bebé, y para una mujer que se estrena como madre, ese llanto es mucho peor.

Escuchar llorar a su bebé activa una cascada de sentimientos que te impulsan a dejarlo todo e ir a atenderlo. Ese llanto las pone incluso a llorar también.

¿Y por qué pasa esto? Aquí algunas razones del porqué.

¡Porque estamos super felices!

La primera vez que miras a tu bebé a los ojitos conmueve tus entrañas y hace que estalles en llanto; al igual que ver sus manitas, sentir su piel, saber que un día experimentará dolor o saber que ya eres madre… es una montaña rusa de sentimientos, así que, prepárate.

Porque estamos demasiado cansadas

Si crees que sabes que es estar cansada, pues ¡prepárate! El estar cansada después de haber dado a luz es una experiencia totalmente agotadora, incluso si tu bebé es adoptado sufrirás este tipo de cansancio. Los bebes requieren de mucha atención durante todo el día y la noche también. Pronto entenderás porque el privar del sueño es una técnica de tortura. Y debido a este intenso cansancio también llorarás.

Problemas alimenticios

No, los problemas tuyos no: los de tu nuevo bebé. Amamantar es difícil, no te dejes engañar; toma tiempo acostumbrarse y “agarrarle el piso”. Llorarás porque te duelen los pezones, por miedo a no producir suficiente leche o porque produces tanta que, se te bota y te mojas toda. ¡Prepárate a llorar de veras!

Hormonas

Estas tienen un alto impacto en tus cambios de humor. Luego del parto, tus hormonas empiezan a calibrarse intentando encontrar el balance correcto, cuando entonces las hormonas de lactancia aparecen; mientras lidias con estos cambios hormonales recuerda mantenerte lo más nutrida, hidratada y relajada posible. Toma mucha cuenta y esta alerta, asegurándote de que estos cambios no sean signos de una depresión post-parto.

Porque no tenemos idea de lo que estamos haciendo

¡Los primeros días tu meta principal debería ser mantener al bebé vivo! Tal vez tienes experiencia previa, pero lo que pensaste que funcionaba, de repente, ya no funciona como esperabas, y te pones a llorar. Mientras pasa el tiempo vas conociendo al bebé, qué le gusta y qué no, sus hábitos y horarios las cosas van fluyendo mejor.

Recuerda eres madre, pero también eres humana. No todo será perfecto, pero lo estás haciendo bien pues estas haciendo lo mejor que puedes.

Comentarios aqui: