Las 8 cosas que toda mujer en sus 40 años debería hacer

January 22, 2018  —  By

En estos, tus 40 años, todavía te sientes una mujer invencible; después de todo, estos son unos años maravillosos. Y es por eso que te traemos en esta ocasión 8 cosas que deberías considerar hacer para poder sacarles el mayor provecho, y, así, disfrutarlos a lo máximo.

Ciertos cambios sutiles ocurren en el cuerpo de toda mujer que logra llegar a esos preciados 40 años y a los mismos se les debe prestar atención antes de que se vuelvan un problema real. Estos son algunos de los problemas de salud más comunes:

El metabolismo: éste disminuye en un 2% por década.

Los músculos: se pierden de 6-7 libras a partir de los 10 años.

Los huesos: se pierde alrededor de 1% al año a partir de mediado de los 30.

Líbido: decae debido al aumento del estress y a los cambios hormonales.

Estress: especialmente alto a causa de las preocupaciones por los niños, los padres, la salud, el trabajo, las finanzas…

Depresión: mucho más probable el sufrirla en ésta etapa que más adelante en la vida.

Establece los siguientes 8 hábitos preventivos ahora y no sólo podrás contrarrestar éstos cambios, sino que también podrás mantenerte mucho más sana, enérgica y mucho más satisfecha y expectante en cuanto a los años que han de venir.

1. Inicia todos los días con un buen desayuno.

Los nutriólogos están todos de acuerdo en que desayunarse todos los días es esencial para mantener un buen peso y metabolismo que se mantenga quemando calorías. En un estudio se concluyó que las mujeres que tenían un gran desayuno perdían el 21% de su peso corporal en 8 meses, comparado con un 4.5% de aquellas que llevaban una dieta baja en carbohidratos y que comían en el desayuno unas porciones muy pequeñas.

Los que tienen un desayuno saludable continuan perdiendo peso al pasar el tiempo, aún si ingieren más calorías en total, mientras que los que llevaban una dieta baja en carbohidratos comenzaron a ganar peso luego de 4 meses.

La razón, una comida sólida al iniciar el día trabaja en consonancia con el metabolismo, que está en su mayor funcionamiento en las mañanas, y esto le da un impulso a las actividades de inicio del día y también previene los antojos que aparecen cuando el azúcar en la sangre disminuye.

2. Dale un empujón a tu metabolismo.

Los ejercicios de fuerza realizados por 6 meses pueden incrementar tu metabolismo cuando te encuentras en reposo (un estudio en hombres mostró un incremento del 7%); así que, quemarás mas calorías incluso cuando estés sentada en el sofá.

Bono: los ejercicios de fuerza también ayudan a apuntalar los huesos, mantener el balance y evitar las heridas, importante para proteger tu esqueleto tanto ahora como en el futuro. Proponte ejercitarte al menos 30 minutos todos los días.

3. Incluye fuentes de calcio y vitamina D.

Ambos elementos son esenciales para tener huesos fuertes, pero muchos expertos sienten que los puntos de referencia actuales son demasiado bajos. La Fundación Nacional de Osteoporosis recomienda que las mujeres en sus 40s reciban 1,000 mg de calcio y 400-800 IU de vitamina D cada día de comidas como leche fortificada o salmón, así como suplementos de ser necesario. Algunos sugieren incluso que incremetar la ingesta a 1,000 IU de vitamina D resulta en una salud óptima.

4. Practica ejercicios que ayuden a controlar el estress.

Cuando estamos sanas, los latidos rápidos del corazón se calman cuando inspiramos y bajan cuando expiramos; pero el stress inhibe esta ‘capacidad de variabilidad del corazón’ desencadenando cambios no sanos que afectan todo el cuerpo, incluyendo la presión arterial, menos energía para el cerebro, disminución del líbido y el aceleramiento de la muerte celular. ‘En efecto, el estress te hace envejecer más rápido’, dice la doctora Claire Michaels Wheeler, MD, PhD, autora de “10 soluciones simples al estress”.

Para lograr que tu corazón lata a un ritmo más sano, inspira aire a través de tu nariz durante 4 latidos y expira durante 8 latidos al menos 2 veces al día, o cada vez que te sientas bajo presión. “Esto activa el nervio vago que recorre desde el cerebro hasta la pelvis, relajando el corazón, los músculos, las vías aéreas, el tracto gastrointestinal y los vasos sanguíneos” nos dice la Dra. Wheeler.

5. Aumenta tu ingesta de proteínas.

Consumiendo comidas que contengan todos los aminoácidos necesarios para formar proteínas completas al menos 2 veces al día incrementa los neurotransmisores que levantan el ánimo en el cerebro, quienes pueden ayudar a aliviar síntomas de depresión, tales como la baja autoestima y la memoria pobre.

Ponte como meta ingerir al menos 4 onzas de proteína en cada comida. Buenas fuentes de proteína incluyen el pescado, los huevos y la quinoa. Pero no evites totalmente los carbohidratos pues estos ayudan a estimular el buen humoral incrementar la producción de serotonina en el cerebro.

6. Sé aventurera con tu pareja.

Intenten hacer algo nuevo, y no sólo en su alcoba. “Cuando te enamoras los depósitos de serotonina en el cerebro se disparan como locos, y lo mismo sucede cuando realizas algo aventurero y diferente” dice Lura Berman, PhD, directora del Centro Berman, una clínica de terapia sexual en Chicago, USA.

7. Sal con tus amigas.

Relajarse con sus amigas reduce el estress, aumenta el aoutoestima, e incluso te vuelve más amorosa para con tu pareja una vez llegas a la casa. “Los mujeres son horribles a la hora de conectarse socialmente pero a menudo lo botan de camino a sus 40 años debido a las demandas de sus trabajos y familia”, dice Edward Schneider, MD, decano emérito y profesor de gerontología y medicina en la Universidad de California del Sur Centro de Gerontología Andrus.

Las mujeres con relaciones sociales extensas a traves de la familia, el trabajo, las organizaciones de voluntarios, los grupos religiosos o hobbies presentan una presión arterial baja, son menos propensas a la diabetes y reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

8. Realízate los chequeos rutinarios.

Además de comer más saludable, debes también realizar todos tus chequeos rutinarios y hacerlos parte de tu rutina anual.

  1. Exámen de los ojos: cada 2-4 años.
  2. Exámen de la presión arterial: cada 2 años.
  3. Papanicolaou y exámen pélvico: cada 1-3 años.
  4. Tiroide: cada 5 años.
  5. Chequeo de los lunares: cada año.
  6. Mamografía: cada 1-2 años.
  7. Glucosa en sangre: cada 3 años a partir de los 45 años.

Sigue estos consejos y podrás disfrutar en grande y con el menor estrés posible los fabulosos 40, aprovechando al máximo cada momento de ellos.

Comentarios aqui: