La última bebida probiótica: un batido de caca de bebé

0

Por si no lo sabes, los bebés son la fuente más pura de bacterias intestinales, pues no se inundan con comida chatarra o medicamentos. Por lo tanto, su caca es saludable y orgánica, ya viene en una consistencia similar a la de un batido, y utiliza un recurso que de otra manera simplemente tiraríamos. ¿Qué tiene de malo el último y prometedor suplemento probiótico? Bueno, está el hecho de que sale del trasero de un bebé.

Los científicos han creado un “cóctel” saludable hecho a partir de los pañales de los bebés y luego cultivan las bacterias que se encuentran en su interior.

 

Después de probar la bebida resultante de la extracción de caca de bebé en ratones y en una simulación del intestino humano, afirman que podría ayudar a las personas con enfermedades como diabetes y trastornos autoinmunes al mejorar su producción de químicos llamados ácidos grasos de cadena corta. Para ello, recolectaron muestras fecales de los pañales de 34 bebés sanos.

TE PUEDE INTERESAR: Comenzó enterrando fetos abortados y hoy es padre de más de 100 bebés

Los científicos están aprendiendo cada día más sobre la importancia de las bacterias intestinales para nuestra salud general. Particularmente, las enfermedades relacionadas con el desequilibrio microbiano intestinal y la disminución de la producción de AGCC en el intestino, por lo que la caca de bebé puede ser muy prometedora.

Este trabajo proporciona evidencia de que estos probióticos de origen humano podrían ser explotados como regímenes bioterapéuticos para enfermedades humanas asociadas con el desequilibrio microbiano intestinal y la disminución de la producción de AGCC en el intestino”, dijo el Dr. Yadav.

Los datos proporcionados deberían ser útiles para estudios futuros destinados a investigar la influencia de los probióticos en el microbioma humano, el metabolismo y las enfermedades asociadas. No obstante, el estudio fue limitado en el sentido de que no probó la mezcla de probióticos en ningún modelo de enfermedad.

Así que, si amas la ciencia y quieres mejorar la calidad de vida de millones de personas, ¿por qué no te apuntas a este estudio sobre la caca de bebé?