La real importancia de decir la verdad aunque duela

0

Decir la verdad puede ser muy retador. A veces  nos sentimos más inclinados a decir una “pequeña blanca mentirita” para no herir los sentimientos de alguien. Además, la verdad puede llegar a herir a las personas, pero es mejor ser claros y soltar todo aquello que nos estemos reteniendo. Aquí te dejo algunos tips de por qué es tan importante decir la verdad, incluso cuando pueda llegar a herir a alguien.

Porque aferrarte a las cosas puede terminar arruinando las relaciones.

Las relaciones están basadas en confianza y honestidad. Si vives mintiendo y escondiendo cosas de tus seres queridos solo provocará a la larga que la verdad duela mucho más. Decir la verdad lo antes posible te ayudará a disminuir el dolor de la otra persona, e incluso, te muestrará más dispuesto a arreglar las cosas.

Porque si no lo haces te mantendrás enojado.

Comenzarás a culparte y a cargarte cada vez más. La culpa de mantener algún secreto de alguien a quien estimas provocará que te sientas terrible por dentro y descargues en forma de ira y frustración. Decir la verdad resulta para mejor no solo para nuestros seres queridos sino incluso para nosotros mismos.

Porque no hay comunicación real si no se dice la verdad.

Ser honesto es muy importante en las relaciones interpersonales, pues, ¿cómo te comunicarás exitosamente cuando le estás mintiendo en su propia cara? Decir la verdad demuestra que, aunque puedas llegar a fallar, siempre te esforzarás por ser honesto.

Porque pasar por dificultades juntos fortalece las bases de toda relación.

Las relaciones duraderas son las que permanecen a pesar de los momentos duros, pues estos son muy comunes a presentarse y el hecho de no decir la verdad simplemente logra empeorar las cosas. Ninguna relación es perfecta, todos necesitamos entender eso. Estar en una relación significa aprender a manejar las situaciones difíciles de una forma racional y eficiente entre ambos. El decir mentiras solo logrará evadir el problema y hacerlo peor.

Porque no puedes seguir hacia adelante si todavía no has soltado.

Solo estás prolongando el proceso de llegar a sanar mientras sigas mintiendo. Debes idear cómo manejar el problema junto a la otra persona de manera que les beneficie a ambos. Sé honesto y verás como resulta para mejor a largo plazo.