La niñera presiente que algo está muy mal, entonces agarra al bebé y comienza a correr…

0

Tenía una corazonada y esta era correcta…

Desde hace un tiempo parece que no estamos seguros en ninguna parte, ni siquiera dentro de nuestra propia casa porque los crímenes y el incremento de la delincuencia está a la orden del día. Desafortunadamente abundan los individuos que se dedican a dañar a otros o a lograr algo de manera ilegal y empleando la violencia.

Los criminales y ladrones tienden a ser cada vez más ingeniosos a la hora de atacar. A veces ni siquiera podemos imaginarnos lo que nos podría pasar y ni siquiera sabríamos cómo responder en un momento como ese, porque en este tipo de situaciones lo primero que sucede es que el miedo nos arropa, sobre todo, si somos responsables de la seguridad de un niño, ya sea nuestro o no. El escenario se vuelve aún más aterrador cuando no sabemos si el delincuente está armado.

Algo muy similar le ocurrió a Jenna Lee Baker, una dama que reside en el sur de California, y que es niñera de un niño de tres años. Jenna cuida bien de su seguridad y bienestar mientras sus padres salen a trabajar, Jenna debe cuidarlo como si se tratase de su hijo.

Un día Jenna salió con el niño a hacer unos cuantos mandados que le fueron confiados por los padres del niño. Al volver a la casa ella tenía la sensación de que algo no estaba bien, “tenía un raro sentimiento que no podía describir y algo me dijo que debía estar en alerta¨, afirma la niñera.

Jenna afirma que sostuvo al pequeño más fuerte entre sus brazos y que su instinto no le falló, ya que los ruidos que hicieron al llegar alertaron a un ladrón que había entrado en la casa y temía ser capturado. Cuando notó la extraña presencia, inmediatamente bajó por las escaleras, y se apresuró a esconderse en un vestidor que se encontraba en la planta baja para ponerse a salvo, mientras esperaba suponiendo que querría atacarlos, pero en cambio el ladrón huyó.

Las autoridades han estado buscando a este tipo, ya que ha cometido algunos robos bastante violentos en el sur de California.

Oyendo el sonido de la entrada, Jenna se asomó discretamente, dejó al niño en el vestidor y lo encerró para mantenerlo seguro, se aseguró de que el ladrón se había ido y de que ya no estuviera dentro de la casa. Tan rápido como pudo tomó al niño en sus brazos y corrió a la casa de un vecino para pedir ayuda. Ella deseaba mantener seguro al niño y tuvo éxito, no dejó que el miedo la aterrorizara y la hizo comportarse con cautela.

Instantáneamente llamaron a la policía y al analizar las cámaras de seguridad que la familia había instalado en toda la casa, vieron la forma en la que el ladrón entraba y revisaba el área para ver si encontraba algo de valor. Luego subió las escaleras hacia las habitaciones y tomó un bolso de la madre del niño donde había dinero en efectivo, y se llevó unas joyas también. Pero nada de eso había valido la pena si lo que realmente importaba era la seguridad del niño y la de Jenna. Ella había sido muy valiente, y le hizo caso a sus instintos. Así fue como logró que ambos salieran ilesos de esa situación.

Los padres del niño hoy en día saben que no podrían haber escogido a una niñera mejor. No podrían estar más agradecidos con ella por sus agallas, ya que tal vez otra persona podría haberse asustado y bloqueado, pero ella eligió confrontar sus miedos y establecer la seguridad del niño que, entendía que estaba bajo su cuidado en primer lugar.

Quisiera que todos fuéramos como Jenna, pero ninguno de nosotros sabe cómo reaccionará en un momento como ese. Espero mejor que no nos pase.

En todo caso, usa el sentido común. Si estás de acuerdo con esto, discute esta historia con amigos y familiares y asegúrate de que apoyas nuestro sitio web con un like y déjanos tus opiniones.