La historia de una mujer que tuvo gemelos a los 70 años

0

Para muchas mujeres la maternidad es lo más maravilloso del mundo. La experiencia de ser mamá es algo incomparable y solo una mujer puede entenderla y vivirla plenamente.

Es impresionante ver cómo durante los nueve meses se desarrolla, debajo de su corazón, un pequeño ser humano.

La madre se prepara para la llegada del nuevo miembro de la familia y se da cuenta de lo mucho que puede cambiar su vida en apenas unos meses.

El nacimiento de un bebé, nos lleva a una dimensión de realidad totalmente distinta.

Nuestras necesidades y sueños tienen que esperar para que podamos ocuparnos tranquilamente de una nueva criatura.

Sin embargo, mientras muchas parejas planean su familia y no tienen ningún problema con embarazarse.

Puede que otras batallen bastante para cumplir su sueño de convertirse en padres.

Eso, a menudo se debe a varios problemas y complicaciones relacionadas con la salud de un hombre o una mujer.

Con el avance tecnológico y el desarrollo de la ciencia, cada vez más parejas tienen oportunidad de convertirse en padres.

Todo eso, gracias a la fecundación in vitro que se vuelve cada vez más popular.

Desgraciadamente, hay parejas que para siempre dejan sus sueños de convertirse en padres.

Sobre todo, cuando por mucho tiempo lo intentan y no hay ningunos resultados. Puede que se desanimen y prefieren no perder el tiempo y energía.

Por otro lado, hay muchas personas que a pesar de varias pruebas y edad avanzada no se dan por vencidas y buscan soluciones para poder alcanzar sus objetivos.

Esta fue la historia de Omkari Singh, quien se convirtió en madre a la edad de 70 años.

Tanto ella como su esposo Charan siempre querían tener una familia grande.

Y a pesar de tener hijas adultas y varios nietos, la pareja siempre quiso tener un hijo varón.

Sin prestar demasiada atención a su edad avanzada, decidieron invertir mucho dinero para un costoso tratamiento de fecundación in vitro.

Omkari por fin quedó embarazada otra vez. Explicó que quería tener un hijo varón para que pudiera heredar el patrimonio familiar.

En India, de donde proviene la familia, es imposible que lo hereden las mujeres.

Pronto la mujer se enteró de que iba a dar a luz a gemelos, por lo que su felicidad fue aún mayor.

Por fin, la pareja iba a cumplir lo que anheló por tantos años. Durante todo el embarzao, el matrimonio se apoyaba, igual que duarante toda la vida.

Omkari estaba más tranquila sabiendo que siempre podía contar con su esposo.

Ni el embarazo ni el parto le causaron ningunos problemas a Omkari.

A pesar de su avanzada edad, la mujer dio a luz a dos bonitos hijos: un niño y una niña. Por fin, el sueño del matrimonio de tener un hijo varón se ha cumplido.

Desgraciadamente, a la edad de cuatro años, la niña murió por causas naturales, dejando a su hermano con sus papás.

Omkari revela que todavía siente la falta por la muerte de su hija, pero vive cada día y se dedica completamente a cuidar y educar al pequeño.

Sabe que su muerte es algo inevitable, pero trata de no pensar demasiado en eso. Por otro lado, admite que sus actividades diarias cada vez le cuestan más trabajo.

Tiene problemas para caminar, por lo que no puede correr detrás de su hijo o bañarlo.

También se queja mucho de dolores de espalda, pero, por otro lado, sabe que todo eso está relacionado con la vejez y no puede hacer mucho para prevenirlo.

Omkari confiesa que cada vez se siente más cansada, pero es feliz por haber podido cumplir su sueño.

Cuando la preguntan si ha pensado en el futuro de su hijo cuando ella ya no esté en este mundo, la mujer responde que está tranquila porque sabe que lo va a cuidar su hija mayor.

La pareja logró realizar su sueño a pesar de que los médicos estaban bastante preocupados por el estado de salud de Omkari.

No es recomendable tener hijos a una edad tan avanzada ya que pueden surgir varias complicaciones, tanto para la madre como para su hijo.

Sin embargo, la pareja estaba decidida a cumplir su gran sueño de toda la vida.

Decidieron invertir sus ahorros para someterse al tratamiento de fecundación in vitro y, gracias a eso, por fin se sienten realizados y tranquilos por el futuro.

Omkari confiesa que muchas veces fue tomada por abuela del niño y no por su madre.

A pesar de eso, no se arrepiente y sigue convencida de que es una bendición de Dios.

Al mismo tiempo, la familia es un excelente ejemplo para nunca dejar de luchar por nuestros sueños.

¡Esperemos que por mucho tiempo puedan disfrutar de su compañía en excelente salud!

¿Qué piensas al respecto? ¡Comparte este artículo con todo el mundo y no dudes en dejar un Me Gusta en nuestra página de Facebook!

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here