La fotografía más conmovedora del Planeta. ¡Todo un MILAGRO!

0

Bebé es intervenido quirúrgicamente con apenas veintiuno semanas de vida y devuelto al útero de su madre… La historia tras estas fotografías conmoverá tu corazón…

Un procedimiento novedoso para la temporada

El pequeño Samuel Armas fue, sin dudas, el protagonista de una de las fotografías más relevantes del planeta. Fue un acontecimiento esencial que va a quedar registrado en la historia de la medicina, la pediatría y la gineco-obstetricia.

Quizá muchos ya han visto estas imágenes; mas lo que les vamos a contar ahora, es la historia detrás de estas.

Alex y Julie Armas descubrieron que su bebé tenía espina bífida en una prueba de ultrasonidos efectuada a las catorce semanas de la fecundación. Los Armas descubrieron el procedimiento de Vanderbilt en su busca de opciones en internet.

Samuel Armas fue el embrión número cincuenta y cuatro en ser operado por el equipo quirúrgico. Con la operación, el doctor Joseph Bruner logró calmar los efectos de la apertura de la espina de Samuel producidos por su espina bífida.

El diecinueve de agosto de mil novecientos noventa y nueve el equipo quirúrgico de la Universidad de Vanderbilt se disponía a revolucionar el campo de la medicina al efectuar un procedimiento novedoso. Exactamente el mismo tenía múltiples fases: En primer lugar, hacer una incisión en el útero de una mujer encinta, entonces drenar el líquido amniótico, más tarde extraer en parte el embrión para intervenirlo quirúrgicamente y ponerlo nuevamente en el útero de su mamá.

Se corrigió exitosamente su inconveniente de espina bífida

Sin ninguna duda, se trataba de una las intervenciones más complicadas de aquel entonces, y asimismo una de las que suponía un mayor peligro, puesto que se trataba de un embrión de solo veintiuno semanas de formación, Sin embargo, se hizo, y fue posible corregir de manera exitosa el inconveniente de espina bífida del bebé.

Apretó su dedo con su pequeñita mano

Conforme con una información, el señor Michael Clancy, quien se desempeña como fotógrafo profesional, se enteró de que en la Universidad de Vanderbilt ocurriría un hecho noticioso fundamental, así que consiguió una autorización para tomar las fotografías. Nunca imaginó lo que captaría la lente de su cámara: el instante en el que el bebé extiende su pequeña mano desde adentro del útero para apretar un dedo de uno de médicos que efectuaban el procedimiento. Eso fue indecible.

La fotografía le dio la vuelta al mundo

La imagen se hizo muy popular apareciendo en miles y miles de diarios de la prensa mundial, e inclusive, llegó a emplearse como consigna por determinados conjuntos que realizaban campañas contra el aborto. En mil novecientos noventa y nueve fue clasificada por la gaceta LIFE como una de las fotografías más relevante del momento; sin contar además de esto las muchas recreaciones del inusual instante en conocidas series televisivas.

Polémica

 

La fotografía atrajo mucho la atención puesto que, al publicarse, fue empleada por opositores al aborto que aseguraban que el bebé alcanzó la mano del doctor sacándola del útero, mostrando de este modo señales de vida en la semana veintiuno del embarazo. Efectivamente la fotografía y muchos de los textos que la acompañan apoyan esta visión, incluyendo por su lado al autor de la fotografía Michael Clancy:

Mientras que un médico me preguntaba el tipo de sensibilidad de película que estaba empleando, por un lateral del ojo vi agitarse el útero, sin que estuviese cerca la mano de absolutamente nadie. Se agitaba desde dentro. De pronto, un brazo entero salió por la abertura, para retraerse ahora hasta el momento en que solo quedó a la vista una pequeña mano. El doctor la alcanzó y la elevó, reaccionando esta y cogiendo el dedo del doctor. Como probando su fuerza, el doctor agitó el pequeño puño. Samuel soportó firme. Y también hice la fotografía. ¡Guau!

Ocurrió tan deprisa que la enfermera que tenía al lado me preguntó, “¿Qué sucedió?”

“El pequeño salió”, afirmé.

“¡Ah! Lo hacen continuamente,” respondió.

El cirujano declaró después que tanto Samuel como su madre Julie estaban bajo los efectos de la anestesia y que fue un auténtico milagro que el bebé moviera su pequeña mano.