La cura tibetana del ajo es un remedio antiguo con beneficios y propiedades increíbles.

0

Popularmente se conoce como la cura tibetana del ajo. Es un remedio milenario que se origina en el Tíbet, creado originalmente por los monjes budistas del Tíbet, que como su nombre lo indica, aprovecha las increíbles y variadas propiedades del ajo.

Se convierte en una cura intensa con grandes beneficios depurativos. Por supuesto, para que se puedan aprovechar sus cualidades, es necesario seguir las indicaciones recomendadas dado que es una receta que se basa en una dosificación precisa, aunque es increíblemente simple si tenemos en cuenta los beneficios que proporciona si lo hacemos bien.

Al triturar el ajo este libera diferentes sustancias beneficiosas, como por ejemplo el caso de la alicina, un compuesto de azufre que se destaca como uno de los ingredientes activos más importantes de este alimento.

Precisamente este remedio de la cura tibetana del ajo, se basa en la trituración del ajo hasta el punto de hacer una especie de jugo de ajo y en combinación con brandy o alcohol.

Beneficios de la cura tibetana del ajo.

Cuando se hace correctamente y en las cantidades correctas, la cura tibetana del ajo trae muchas ventajas, beneficios y propiedades a nuestra salud. Aquí comentamos los más destacados:

Purifica el organismo: al mejorar el funcionamiento del hígado y los riñones, se convierte en un remedio ideal para mejorar la función purificadora y desintoxicante de estos órganos.

Activa la circulación sanguínea: es un remedio que no solo activa la circulación sanguínea sino que también mejora la elasticidad de los vasos sanguíneos.

Reduce el colesterol y la presión arterial: ayuda a reducir los niveles altos de colesterol LDL y triglicéridos, mientras que aumenta el colesterol HDL.

Reduce la presión arterial alta: adecuado especialmente en caso de hipertensión.

Mejora y fortalece el sistema inmunitario: es útil para mejorar el sistema inmunitario y elevar las defensas de forma completamente natural. Por lo tanto, es un remedio muy adecuado durante los meses de otoño e invierno.

Útil en caso de enfermedades respiratorias y resfriados: al liberar las fosas nasales y los pulmones mejora la sinusitis, al mismo tiempo es útil cuando estamos resfriados. También puede fluidizar el moco.

Activa y recupera: promueve la recuperación natural del organismo.

Video cura tibetana del ajo.

Ingredientes:

  • 250 ml de alcohol de 70° para uso interno o de Brandy.
  • 350 gramos de ajo.

Elaboración:

Primero que todo debes pelar los ajos y molerlos muy bien, ya sea en un mortero, triturador de ajo o en una licuadora; luego mezcla con el alcohol o el brandy.  Pon la mezcla en un recipiente de vidrio con tapa de cierre hermético y lo pones en la nevera por unos diez días; pasado este tiempo cuelas el líquido y guaárdalo en la nevera por unos dos días más.

¿Como Tomarlo?

  • Día 1 en la mañana 1 gota, en la tarde 2 gotas y en la noche 3 gotas.
  • Día 2 en la mañana 4 gotas, en la tarde 5 gotas y en la noche 6 gotas.
  • Día 3 en la mañana 7 gotas, en la tarde 8 gotas y en la noche 9 gotas.
  • Día 4 en la mañana 10 gotas, en la tarde 11 gotas y en la noche 12 gotas.
  • Día 5 en la mañana 13 gotas, en la tarde 14 gotas y en la noche 15 gotas.
  • Día 6 en la mañana 15 gotas, en la tarde 14 gotas y en la noche 13 gotas
  • Día 7 en la mañana 12 gotas, en la tarde 11 gotas y en la noche 10 gotas.
  • Día 8 en la mañana 9 gotas, en la tarde 8 gotas y en la noche 7 gotas.
  • Día 9 en la mañana 6 gotas, en la tarde 5 gotas y en la noche 4 gotas.
  • Día 10 en la mañana 3 gotas, en la tarde 2 gotas y en la noche 1 gota.

Advertencia.

Es importante advertirle que, aunque no sabemos por qué, no debe tomar esta cura más de una vez cada cinco años.

Al igual que con todas las curas depurativas, es posible que notes algunos síntomas inicialmente, como dolores de cabeza, brotes u otros problemas que son el resultado de la acción desintoxicante del ajo.

Estos síntomas no deberían durar más allá de los primeros días. Le recomendamos que tome agua entre sus comidas y consulte con un médico o naturista si sus síntomas persisten o empeoran.