Hombre engendra 3 hijos con la gemela de su esposa sin que nadie sepa (ni siquiera él)

0

¿Cómo te sentirías si a continuación dar a luz de tu hijo te informan que no eres su madre? Pelearías con uñas y dientes si pretendes hacerles entender que tú sí lo eres, ¿no? Así lo hizo Lydia Fairchild, quien luego terminó descubriendo algo que no se ve todos los días: ella es su propia gemela.

Según ABC, Lydia los llevó en el vientre 9 meses, los vio nacer. Sin embargo, nada de eso sería suficiente. La justicia le decía a Lydia que no era la mamá de sus hijos.

No obstante, y luego sobre un tiempo todo se supo. Pero la verdad era difícil de creer. De hecho, todos quedaron boquiabiertos. ¿Quién era el madre de esos niños?

Todo inició cuando Lydia se separó del esposo. Con el fin de obtener la manutención de sus niños, su exmarido debía someterse a una prueba de ADN para comprobar que él era el padre, por lo tanto, la familia se sometió a las pruebas.

Al llegar los resultados del ADN, Jamie, el esposo de Lydia, y todo el mundo quedaron impactados, pues el sí era el padre de los niños. Sin embargo, lo que los dejó fue que las pruebas decían que ella no era la madre biológica.

Sorprendidos, según cuenta ABC el Departamento de Servicios Sociales llamó a Lydia para tener una plática, bastante interesante diría yo. Cerraron la puerta, por otra parte, ella rápidamente notó cierto clima tenso. Fue allá cuando comenzaron a hacerle preguntas, pues no entendían qué estaba pasando y no sabían de dónde habían salido los bebés.

Ella estaba segura de que se trataba de un grave error, intentó hacerles entender que era la mamá de las criaturas, y que posiblemente la prueba de ADN estaba mal, pero le comunicaron que esa prueba era un 100% confiable.

Lydia estaba entre la espada y la pared, su situación era desesperante, pues nadie sabía qué pasaba.

Ninguna prueba tuvo validez. Lydia mostró fotos del nacimiento, testimonio de médicos quienes estuvieron allí… Pero nada valío, pues para la Justicia Lydia había transgredido la ley.

Lidia entró en pánico, pues le dijeron que perdería la custodia.

Afortunadamente, un fiscal encontró un caso similar. La mujer se llama Keegan y su ADN tampoco coincidía con el de sus hijos.

Keegan se dio cuenta de este defecto cuando sus riñones fallaron y necesitaba un trasplante de urgencia. Keegan no fue compatible con sus hijos. Ninguno llevaba su ADN. Fue cuando la mujer recordó que le habían extraído un nódulo de la tiroides y pidió que volvieran a realizar el estudio de ADN con ese tejido.

Por fortuna, la petición de Keegan dio buenos resultados y al fin su ADN coincidió con el de sus hijos.

En cuanto Lydia supo que había una mujer como ella a la cual podía tomar de referencia, supo que todo se esclarecería. Los especialistas concluyeron en que tanto Keegan como Lydia sufrían de una extraña enfermedad llamada quimerismo, como sólo 30 casos documentados en todo el planeta.

El patólogo Dr. Lynne Uhl explicó que Keegan y Lydia eran sus propias gemelas o quimeras.

A ver, cuando ellas estaban en el vientre materno sus embriones se fusionaron formando un humano especial. Es decir, estas mujeres tenían el ADN en sangre de una persona, pero en sus tejidos tenían otro.

Cuando tuvieron a sus hijos, estos nacieron con el ADN de sus gemelos perdidos.

¿Qué te parece esta historia?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here