Hombre desconocido saca a la cocinera – se descompone totalmente cuando entiende que es una emboscada

0

En un restaurante de comida rápida llegan muchísimos clientes. El personal que trabaja en estos restaurantes trata con clientes que quieren comer bien, barato y que se les sirva lo más rápido posible.

Esta es la imagen que me viene a la cabeza cuando escucho la palabra “comida rápida”.

Pero existen ejemplos de situaciones en las que los hambrientos clientes se convierten en amigos de los empleados que trabajan detrás de la barra. Y a veces reaccionan.

Y este es el caso de Vicki Anderson, que trabaja en el McDonalds de South Hutchinson en Kansa, Estados Unidos.

Un día normal cuando estaba haciendo su turno en el restaurante recibió la visita de un cliente fiel que conocía muy bien. Se trata de un desconocido para los demás, Chris Ellis que solía comer allí cuando le venía bien.

Sabía que su auto se había roto y durante estos últimos días sus colegas se habían encargado de llevarla al trabajo.

Justo ese día, a principios de enero, ella estaba preocupada porque podían despedirla. ¿El motivo?

Su jefe la había mandado llamar para comentarle algo. Estaba preocupada, pero esa tarde se convertiría en una tarde inolvidable – muchísimo mejor de lo que se esperaba – ¡y con razón!

Servirle la comida a Chris siempre era un placer para Vicki. Solía alegrarle el día porque normalmente bromeaba con ella. ¡Una sonrisa puede significar mucho en el día a día!

Justo ese día iba a ser un día lleno de emociones. El empresario Chris y su hijo Josh habían decidido darle una sorpresa mayúscula.

Vicki le preguntó a Chris si conocía algún sitio donde vendieran autos baratos – porque se temía que le iba a costar más caro llevar su auto al mecánico.

Y entonces Chris tuvo una idea.

Como su hijo Josh se acababa de comprar un auto nuevo y quería vender su viejo Pontiac del 2009, Chris vio la oportunidad de hacer algo bueno por su amiga.

Le compró el auto a su hijo – para dárselo a Vicki, escribe Wichita Eagle.

Todo esto iba a ser una auténtica sorpresa. Incluso el jefe estaba con Chris y su hijo en el momento de la noticia en el aparcamiento. Cuando llamaron a Vicki, ésta no sabía lo que la esperaba. Pero pronto lo iba a descubrir. Las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas cuando se dio cuenta de que este maravilloso cliente y amigo le había comprado un auto.

Mira ahora cuando la cámara capta ese maravilloso momento – y la reacción de Vicki cuando se da cuenta de que el auto es suyo:

¡Qué acto más maravilloso hacia otra persona! Comparte para elogiar la bondad que existe en el mundo y para difundir buenas noticias entre tus amigos en Facebook.

Fuente: Newsner

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here