Hombre de 92 años de edad llama a la policía para denunciar un robo, pero cuando los oficiales de policía llegan se dan cuenta de la angustiosa situación dentro del hogar

0

La policía y algunos miembros de la comunidad se reunieron para ayudar a Louis C. Hicks, un ciudadano de Austin y veterano de la Segunda Guerra Mundial de 92 años.

Las personas que viven una vida más larga luchan contra un enemigo peligroso: la inflación. Una pensión o un cheque de la Seguridad Social puede no ser suficiente para mantener los gastos que implican tener una vida de calidad.

Últimamente, el veterano confió en su estufa para mantenerse caliente durante una de las heladas más duras que golpeó a los E.E.U.U.

El Sr. Hicks descubrió que alguien había tomado herramientas de su cobertizo sin su permiso, por lo que llamó a las autoridades para denunciar el robo. Al llegar a la casa del veterano, la policía descubrió que el anciano dependía peligrosamente del horno para mantenerse caliente.

La escena calamitosa fue observada por la oficial Chastity Salazar, quien debía hacer el reporte preliminar de la policía. Ella volvería poco después, pero no para darle seguimiento al robo de las herramientas de Hicks: le trajo al Sr. Hicks un calentador. Al enterarse de que el Sr. Hicks no tenía calefacción, Salazar les contó a sus colegas y enseguida todos cooperaron para comprarle uno que mantuviera caliente su hogar.

“Eso es lo que debemos hacer como policías, dijo Salazar en una entrevista con KVUE”. Este veterano estaba usando su horno para protegerse del frío. Entiendo que no es seguro, porque el gas tiene que estar encendido.

Demostró que el veterano ya no necesitaba depender de sí mismo para mantenerse caliente, ya que recibió ayuda inesperada de las autoridades. Si Hicks no denuncia el robo, las autoridades no se hubiesen dado cuenta de su condición. No hay mal que por bien no venga.

Ni Salazar ni sus compañeros de trabajo tenían que hacer algo así. Pero impulsados por un acto de bondad, ahora Louis C. Hicks se mantendrá caliente de forma más segura.

“Hicks explicó que ha tratado de hacer muchas cosas en los últimos 40 años. Confesó haber estado pidiéndole al Señor por ayuda, y hoy, llegó. Dios es bueno.
En el siguiente vídeo el Sr. Hicks habla sobre las batallas que ha tenido que librar en su vida.

No cabe duda de que esta es una historia que también calienta el corazón de todos los que la leen. Lo mejor de todo es que esta clase de obras contagia a los demás, por lo que sería una excelente idea que la compartieras.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here