¡EXCELENTE! El rábano transforma tu grasa en energía.

0

Si te preguntan: ¿te gustan todos los vegetales? Lo más probable es que tu respuesta va a ser: “todos no, pero la gran mayoría me gusta”. Y entonces te pregunto, ¿te gusta el rábano?, ¿cuál sería tu respuesta?, ¿sí?, ¿no?, ¿qué  me dices?

Estamos casi seguros que luego de leer este artículo el rábano se va a convertir en tu mejor amigo.  Este vegetal de raíz contiene unos componentes que son muy beneficiosos para nuestro organismo, además de que puede transformar la grasa en energía, increíble. Algo que todos andamos buscando, ¿no?

Algunos datos acerca del rábano

El rábano tiene componentes nutricionales que son muy poderosos, y además está compuesto por  95%  agua, y bueno, ya sabes lo que pienso de con respecto a ésta, ¡es maravillosa para nuestro organismo!

También, el rábano contiene vitaminas B y C, y minerales como hierro, fósforo, calcio, azufre y magnesio. Además, entre sus componentes se encuentran el potasio y el yodo, que nos ofrecen propiedades antibióticas y antivíricas.

El rábano pertenece a la familia de las  brasicáceas, antes conocidas como crucíferas, posee enzimas de detoxificación y isotiocianatos, que cuando lo consumimos de manera regular, le aportan a nuestro organismo propiedades anticancerígenas.

El rábano es tan energético que hasta los antiguos egipcios, lo incluían en sus comidas y gracias a éste y a alimentos como el ajo, la cebolla y el pepino, pudieron incrementar su esfuerzo físico para edificar lo que hoy llamamos maravilla del mundo.

Además, los griegos y los romanos también los consumían, incluso existen investigaciones del siglo XII que han demostrado sus beneficios para la salud.

Ahora bien, ¿te interesa saber por qué puede ayudar a nuestro cuerpo a convertir la grasa en energía?

Aquí encontramos la formidable vitamina C. Espero recuerdes que  mencioné que el rábano la contenía. Ok, pues esta vitamina mejora la facultad de nuestro organismo para quemar grasas.

Como es un antioxidante muy importante, hace que el metabolismo se regule, mejore su capacidad e incremente la tasa metabólica cuando se está en reposo, aumentando así, la producción de energía.

Si ingerimos más energía, quemaremos más grasa y nuestro organismo internamente va a estar más activo. ¡Excelente!

El rábano también posee fibra, lo que favorece para que perdamos peso porque si lo comemos de manera regular, vamos a regular los movimientos intestinales y fortaleceremos nuestra flora intestinal, potenciando la capacidad de nuestro metabolismo.

Seguro te estarás preguntando…¿cómo prepararlo?

Existen muchas recetas fáciles y rápidas que cualquiera puede seguir para sacarle provecho al máximo al rábano. En esta ocasión solo te voy a recomendar tres:

Infusión de rábano

Que necesitarás: 1 rábano, 1 cucharada de miel y 1 vaso de agua.

Preparación

Pon el agua a calentar. Tan pronto empieze a hervir, sirve en un  vaso y añade el rábano en rodajas bien delgadas. Tapa el vaso y luego debes esperar 5 minutos para que el calor haga su efecto.

Tan pronto haya pasado el tiempo, retira las rodajas de rábano y añade una cucharada de miel. Revuelve bien y toma todos los beneficios de que te ofrece el rabano.

Batido rosa

Qué necesitarás: 2 rábanos, 5 fresas, 3 naranjas y 1 vaso de agua.

Preparación

Comienza exprimiendo las naranjas para sacarle su delicioso jugo. Lo ponemos en la licuadora y también añadimos el vaso de agua.

Luego, lavamos las fresas y los rábanos, los cortamos ambos en trozos y los agregamos también a la licuadora.

Por último, seguimos licuando hasta que todos los ingredientes queden mezclados correctamente y servimos.

Tiene un sabor fuerte pero delicioso y queda con un color rosa, de ahí su nombre. Lo puedes tomar dos o tres veces por semana. ¡Disfrútalo!

Ratatouille de rábano

Que necesitarás: 3 rábanos, 1 zuquini, 1 cebolla, 2 zanahorias, sal y pimienta al gusto, 5 ramas de apio y aceite de ajonjolí.

Preparación

Corta todos los ingredientes en rodajas pequeñas: el rábano, la cebolla, el apio, las zanahorias y el zuquini.

Después de hacerlo, vas a colocar en un sartén dos cucharaditas de aceite de ajonjolí, luego dejas caer la cebolla y la zanahoria debido a que éstas necesitan mucho más tiempo de cocción para que queden en su punto, y tapas el sartén.

Transcurridos 10 minutos, agregas el apio y el zuquini, colocamos sal y pimienta a nuestro gusto y dejamos que se cocinen todos los ingredientes a fuego bajo durante 10 minutos más.

Dependiendo de como te gusten los vegetales,  los puedes dejar cocer menos tiempo o puedes dejarlos un poco más.

Después, sirves y disfrutas de un delicioso ratatoullie.

¿Te gustaron? ¿Que te parecieron las recetas?