Estos artistas perdieron peso pero ganaron mucho más que eso. Así es como lucen.

0

Ya sea que se estén adelgazando para interpretar a una bailarina perfeccionista o rellenándose para llegar hasta la talla de un gladiador, las celebridades a menudo necesitan cambiar su apariencia corporal de forma drástica (y en poco tiempo) para cumplir roles o satisfacer las expectativas de un público crítico.

¿El problema? Este tipo de dieta puede ser malo para su salud. Las dietas estrictas pueden debilitar su sistema inmunitario, dejándolos más vulnerables a enfermarse e incluso puede dañar su corazón. El aumento rápido de peso también puede ser una mala noticia, especialmente para el corazón y las articulaciones.

Sano o no, he aquí algunas de las transformaciones más dramáticas.

Jennifer Hudson.

La dramática pérdida de peso de esta ganadora del Grammy y el Oscar fue la transformación que estuvo en boca de todos en el 2010. En agosto de 2009, Hudson tuvo que perder el peso como consecuencia de su embarazo antes de grabar su próxima película, Winnie, en la que interpreta a la esposa de Nelson Mandela.

Trabajó regularmente con la entrenadora de celebridades Harley Pasternak y redujo las calorías con la ayuda del programa Weight Watchers. En abril de 2010, Hudson, de 32 años, se convirtió en el rostro de Weight Watchers. Ella había adelgazado de un tamaño 16 a un esbelto 6.

Christian Bale.

Este famoso Batman perdió unas sorprendentes 63 libras para interpretar a un insomne ​​crónico en la película “El maquinista”.

Bale, ahora de 44 años, supuestamente tomó suplementos para asegurarse de que aún recibiera sus vitaminas, pero apenas comía y se ejercitó en extremo para rebajar y poder alcanzar el peso de 122 libras (¡y mide 6 pies!).

Recientemente regresó a su peso normal de 185 libras para interpretar a un boxeador profesional en “The Fighter”.

John Goodman.

El actor, quizás mejor conocido por su fornido personaje Dan Conner en Roseanne, bajó la balanza a 368 libras en 2007. Desde entonces, Goodman, de 61 años, dejó de beber, eliminó el azúcar de su dieta y se bajó del sofa para ejercitarse. Ahora entrena seis días a la semana y ha logrado bajar más de 100 libras.

50 cent.

La impactante pérdida de peso del rapero no se debió a problemas de salud; fue por su papel como paciente de cáncer en la próxima película “Things Fall Apart”. En mayo de 2010, 50 Cent de 38 años, reveló fotos del aspecto demacrado de sí mismo. Había bajado de 214 libras a unas 160 en tan solo nueve semanas. Cuando terminó el rodaje de su película volvió a parecerse a sí mismo en septiembre del 2010.

Kelly Osbourne.

Después de una temporada en “Dancing with the Stars”, la hija de Ozzy dejó de comer emocionalmente y bajó 50 libras. Todos los entrenamientos de baile y pesas dieron sus frutos para esta chica de 29 años; ella desnudó su nuevo cuerpo de tamaño 2 en la portada de diciembre de 2010 de la revista Shape.

Jared Leto.

El actor ganó 60 libras para interpretar el papel del asesino de John Lennon en la película “Capítulo 27”. La ganancia repentina y dramática de peso lo dejó con dolor severo en el pie. Leto le dijo al New York Daily News que “se hartó y se alimentó a la fuerza” para subir de peso. Dijo que tomó más de un año sentir que había vuelto a la normalidad y que no volvería a subir de peso para un papel nuevamente.

Star Jones Reynolds.

La ex coanfitrióna de The View al principio no confesaba tener una cirugía de derivación gástrica. Pero después de haber bajado 160 libras en solo tres años, Reynolds salió y confesó en 2007 que había hecho algo drástico para perder peso.

La cirugía bariátrica no es una solución rápida, sin embargo. Continuar con una dieta poco saludable después del procedimiento puede hacer que los pacientes vuelvan a ganar peso. Sin embargo, la cirugía puede ser una opción viable para las personas extremadamente obesas.

Mo’Nique.

Aunque la comediante y actriz siempre se expresó abiertamente sobre cómo amaba su cuerpo de la manera en que era, tomó la decisión de perder peso después de que le diagnosticaron presión arterial alta, tiempo en el que contaba con unas 262 libras.

Mo’Nique perdió alrededor de 45 libras en 2009 al comer más saludable. Ella se prohibió la comida chatarra, la carne roja y las comidas fritas, y pasó de una talla 20 a una 14.

Randy Jackson.

En el 2002, el juez de American Idol pesaba más de 300 libras. La leyenda de la música luchó por mantener su diabetes bajo control y optó por la cirugía de derivación gástrica en 2003. Perdió 100 libras y las ha evitado al comer menos alimentos procesados, reducir la grasa y el azúcar, y pasar más tiempo caminando en su cinta de correr y jugando al tenis.

Kirstie Alley.

La actriz Kirstie Alley, una de las personas más famosas que hace dieta, fue una vez la cara de Jenny Craig. Ella perdió 75 libras con la ayuda del plan de dieta, pero recuperó gran parte de ella después de que su contrato terminó.

Ella protagonizó su propio programa sobre su lucha con su peso a mediados de la década de 2000, cuando su peso había aumentado a más de 200 libras. En 2008, se comprometió a perder 80 libras, y tuiteó en septiembre de 2010 que tenía solo 30 más para llevar.