Este remedio con espinacas puede curar la presión y quitar el dolor en tus huesos en un solo día

0

Cualquiera que lea este título podría pensar que se trata de una broma. Pero sigue leyendo y conoce todos los beneficios que tienen para ti las espinacas. Por eso las come “Popeye el marino”.

No solo la vejez, sino también los malos hábitos alimenticios son una costumbre en nuestra sociedad más joven, la cual vive aceleradamente y tiene que “echar mano” de los recursos más cercanos, como la comida chatarra.

Tristemente, la mayoría de las personas no se está cuidando para llegar a una vejez con calidad de vida. Por lo que muchas personas tendrán que lidiar con problemas de salud que se podrían evitar comiendo más sano.

Muchas personas se toman muy en serio esto de cuidar de la salud antes de la vejez para así disfrutar de la vida con mayor plenitud, con más tranquilidad y sin preocupaciones de alguna complicación de salud. Aunque con las enfermedades nunca se sabe, pero más vale prevenir que curar.

Beneficios de las espinacas para tu salud

Los beneficios de las espinacas para la salud se deben a la presencia de minerales, vitaminas, pigmentos y fitonutrientes. Las espinaca está compuesta en su mayoría por agua, y la cantidad de hidratos de carbono que posee es muy baja, pero a la vez es uno de las verduras que más proteínas contiene. Además de ser rica en fibra y ser una fuente natural de vitaminas y minerales dentro de los cuales destacan el calcio, hierro, magnesio, manganeso, potasio y fósforo, así como vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, vitaminas del complejo B (B1, B2, B6) y ácido fólico (vitamina B9); de la misa manera, contiene componentes antioxidantes como flavonoides y carotenoides, así como también es fuente de ácidos grasos Omega-3.
Esta verdura es rica en magnesio por lo que es de gran ayuda para nuestro cuerpo, pues el magnesio es uno de los minerales más importantes para nuestro organismo si queremos que este funcione de la manera correcta. El magnesio es también un calmante natural y antidepresivo. Por lo que relaja y ayuda al aparato digestivo.

Todo esto nos hace pensar que la espinaca debe ser considerada como un superalimento, por lo que es muy recomendado su consumo. Sobre todo, si se busca prevenir problemas de salud.

Las espinacas nos ayudan a:

· Eliminar úlceras gástricas: Esto es posible gracias a su capacidad de proteger las membranas mucosas del estómago ayudando a que estas úlceras desaparezcan.

· Es recomendada por dietistas: Dietistas reconocidos y certificados como Peggy Woodward recomiendan las hojas de espinaca por su alto contenido en ácido fólico, vitamina A, calcio y vitamina C. Estos minerales y vitaminas podrían ayudarte a prevenir ciertos problemas de salud como la pérdida ósea, la diabetes, cálculos renales, problemas del corazón y accidentes cerebrovasculares. Además, si estás atravesando una enfermedad degenerativa o tan peligrosa como el cáncer, podría ayudarte a complementar tu dieta y mejorar tu calidad de vida.

· Proteger el cerebro: La espinaca y sus antioxidantes ayudan a mejorar las funciones cerebrales. De hecho, es capaz de disminuir el riesgo de padecer Alzheimer, así se comprobó el campo de la neurología. El consumo de espinaca puede ser preventivo ya que mejora la concentración, el aprendizaje, el flujo sanguíneo al cerebro y activa las neuronas.

· Mejora la vista: Si tienes problemas de visión o quieres prevenir futuros problemas visuales con el consumo de espinacas podría ayudarte. Esto es posible gracias a su alto contenido en Vitamina A.

· Sus minerales ayudan al buen funcionamiento del intestino, músculos y nervios.

· Su contenido en calcio beneficia la salud de huesos y dientes.

· Los antioxidantes presentes en la espinaca son responsables de muchos más beneficios: ayudan a defender la piel contra el envejecimiento prematuro ocasionado por los radicales libres y podría proteger las células contra varios tipos de cáncer como el de próstata, estómago, mama y piel.

· Entre las propiedades de las espinacas se encuentra la fibra que contiene la espinaca, esta evita la absorción del colesterol y los ácidos biliares. Asimismo, sus antioxidantes ayudan a reducir la oxidación del colesterol malo (LDL), por lo que previenen el padecer arteriosclerosis.

· Beneficios de las espinacas para adelgazar: ¿Sabías que comiendo espinaca puedes bajar de peso? Esto se debe a que la espinaca tiene un alto contenido nutricional en fibras, vitaminas, antioxidantes y minerales. Pero no solo de espinacas vivirá el hombre, debes hacer ejercicios y comer lo más sano y equilibrado que puedas.

Espinacas

· Reduce los dolores: El consumo de espinaca no solo ayuda a reducir los dolores, sino que además es excelente antiinflamatorio. Una ración de espinacas (100 gr) contiene 3.2 gramos de hidratos de carbono, 2.3 gramos de proteína, 3 gramos de hierro y 81 gramos de calcio. También es rica, como te explicamos al inicio de este artículo, en varias vitaminas y minerales, incluyendo vitamina A, vitamina C, niacina, tiamina, fósforo, riboflavina, sodio, potasio y magnesio.
Recomendamos incluir varias raciones de hojas verdes todos los días (espinaca y alguna otra hoja) y complementarlo con verduras de colores para obtener todos los beneficios de vitaminas, minerales y antioxidantes. Por cierto, la espinaca roja contiene incluso una mayor fuente de vitaminas y minerales que la espinaca verde.

IMPORTANTE: El cuerpo no absorbe el hierro de las espinacas (3% en una ración de 100 grs). Sin embargo, sea mucho o sea poco, esta verdura contiene también una pequeña cantidad (1%) de ácido oxalato, el cual transforma el hierro en una sal insoluble, el oxalato ferroso. Así pues, a tu metabolismo solo le llega una modesta cantidad de hierro contenido en las espinacas. Pero, aun así, las espinacas tienen propiedades antianémicas, pero esta propiedad se relaciona con otra sustancia que no es el hierro, sino que es el ácido fólico; lo que las hace muy aconsejables para mujeres embarazadas, ya que una deficiencia de esta vitamina durante los primeros meses de embarazo puede provocar grandes daños en el desarrollo del bebé, como la espina bífida.

Si te ha gustado este post no olvides compartirlo.