¿Estás malcriando a tus hijos?

0

Niños malcriados, mira qué y qué no debes hacer…

Si estás malcriando a tus hijos, te darás cuenta. Ellos serán niños imprudentes, te faltarán el respeto a ti y a otros adultos. Actuarán de manera mandona y demandarán ser los primeros en la línea. Ellos no responderán a tus preguntas e ignorarán tus instrucciones. Si les niegas un juego nuevo o un dulce, te enfrentarás a una tempestad de lloro, gritos, puños y patadas. Incluso, hasta maldiciones en tu contra.

¿Te sientes derrotado? Hoy en día muchos padres se sienten así. Pero no es muy tarde para corregir ese comportamiento de malcriadeza de tu hijo. De hecho, la felicidad de tu hijo y su futuro dependen de ello, por esto mismo, debes poner manos a la obra de inmediato.

“Creo que muchos padres, la gran mayoría, sabe reconocer que sus hijos son malcriados, pero simplemente se sienten desesperanzados para hacer algo al respecto” afirma el psicólogo Richard Bromfield, PhD, profesor y escritor.

Por más de 25 años en su práctica médica privada en el área de Boston, el Dr. Bromfield ha visto toda una gama de pacientes con este mal. Un niño que mandoneaba a su madre y le regañaba fuertemente porque esta le daba yogurt cuando en realidad él quería galletas. Una niña de 8 años que lloraba y gritaba cuando sus padres salían solos sin ella, obligando a la persona que le cuidaba a llamar de urgencia a sus padres para que se regresaran a la casa. O niños que maldecían a sus padres si estos les negaban algo, “apestas”, “eres una horrenda madre”, “te odio”, y así por el estilo.

¿Qué pasa cuando los niños malcriados llega a la adolescencia?

Cuando los niños malcriados se convierten en adolescentes malcriados, son más propensos a la falta de auto control, al egocentrismo, a la ansiedad y la depresión. “Si le das demasiado a tu hijo llegará el momento en que no se saciarán con nada” dice el Dr. Dan Kindlon, Psicólogo y escritor.

Cuando los padres dejan de malcriar a sus hijos no solo se sentirán menos frustrados como padres, también prepararán sus hijos para saber manejarlas bolas curvas de la vida, una tarea difícil para niños que se han salido con la suya toda la vida.

¿Entonces, por dónde empiezas a tomar el control? Aquí algunos pasos que puedes tomar para lidiar con niños malcriados:

  1. Comprométete de todo corazón a dejar de malcriar a tu hijo: los padres que se comprometen seriamente ven las mejorías rápidamente en el comportamiento de sus hijos.
  2. Reemplaza los regalos vacíos con instrucciones claras, conscientes y concisas: se les ha entrenado a los niños a ser desobedientes “contándoles hasta tres”, “es la última vez” cuando realmente no lo es. Cuando lo digas, hazlo como que realmente va a suceder y mantén tu decisión firme. Lo que digas que harás, eso haz.
  3. Provee disciplina consciente y consecuencias: las acciones hablan más fuerte que las palabras. 
  4. Evite rescatar o sobreproteger a su hijo: a menos que su hijo esté en un peligro inminente déjelos que sufra las consecuencias de sus propios actos. ¿Está tarde para la escuela? Deja que sufra las consecuencias de no haberse levantado temprano.
  5. Pregúntate si estás sobre consintiendo a tu hijo con cosas materiales: muchos padres llenan a sus hijos con regalos y nunca les dejan ganarse nada por sí mismos. Si les das todo no lograrás enseñarles lo que es la gratitud. Si nunca tuvieras que esperar, no aprenderías a tener paciencia.

Los niños no se vuelven malcriados porque sean malos, sino debido a padres consentidores que les permiten todo y de todo, sin límites, consecuencias, ni negativas. Poniendo estos pasos en práctica podrás recuperar el control de tu hijo y restaurar el comportamiento de hijo.