Mamá pone lo que sobra del apio en un tazón de agua. 3 días más tarde… ¡IMPOSIBLE!

0

Muchos de nosotros en alguna ocasión hemos tratado de reducir la cantidad de comida que se desperdicia en nuestras casas.  Comida que se tira a la basura, pero aparentemente hay una solución mucho mejor. En el siguiente vídeo mira cómo, no solo se puede reducir la cantidad de alimentos desperdiciados, sino también llegar a ahorrarse mucho dinero.

Por ejemplo, es posible crear compostaje doméstico en nuestra terraza o jardín a partir de pequeñas cantidades de desechos (hierbas, cáscaras de fruta, residuos vegetales, pasto, residuos de poda, etc.). Este desecho se va colocando en capas y se va hidratando y revolviendo cada 15 días. En aproximadamente 4 meses tendremos un fertilizante inmejorable para nuestras plantas.

Es increíble la gran cantidad de residuos que generamos en el hogar, muchos de origen vegetal. La mayoría puede tener una segunda vida útil y, por lo tanto, beneficiar al medio ambiente si los reciclamos de forma adecuada. Entre los beneficios de esta oportunidad está el enriquecimiento del suelo o el aumento de su capacidad de retención de agua.

Razones para apoyar el consumo ecológico y local

El verde le gana al asfalto. También ocupa un espacio importante con metas educativas y conciencia ambiental en las escuelas; las granjas escolares también están haciéndose populares. Incluso esta idea ayuda a los reclusos en su proceso de reintegración social y como parte de una educación ambiental.

Otras recomendaciones:

También es bueno envolver con papel de cocina los alimentos muy húmedos como pescado o carne para evitar que liberen líquido. Asimismo, una medida que nos permite reciclar correctamente los residuos orgánicos nunca los mezcle con otros desechos como vidrios, plásticos, pilas, y evita verter líquidos como aceites, caldos, zumos o leche.

Por otro lado, el ensilaje, un proceso de fermentación controlada utilizado principalmente como un proceso para la conservación de material vegetal para la alimentación animal. Estos materiales de ensilaje se pueden fabricar a partir de productos como cereales, legumbres, paja, etc., que suelen formar parte de la dieta animal. Entre sus ventajas está el hecho de que no se necesita usar tecnología ni energía, ya que el ensilado se realiza generalmente en el sitio en las granjas que han generado residuos.

En este vídeo podrás ver todos los detalles sobre cómo lograr transformar los restos de comida en un jardín de frutas y verduras que sea hermoso y abundante.