Rabino crea el botón de pánico ‘ángel de la guarda’ para cortar el caos en los tiroteos escolares

0

El botón de pánico inteligente llamado Gabriel está equipado con sensores, una cámara y un micrófono que les permite a los equipos de respuesta rápida ver y oír lo que sucede.

Yoni Sherizen, un ex rabino nacido en Estados Unidos que emigró a Israel desde el Reino Unido hace nueve años, ha desarrollado una tecnología que espera que ayude a reducir el caos y a aumentar la seguridad en los tiroteos y los ataques terroristas.

La puesta en marcha que cofundó con su colega israelí Asaf Adler, Blue Systems Ltd., ha creado a Gabriel – inspirado en el ángel de la guarda bíblico del mismo nombre – un sistema de “botón de pánico inteligente”, equipado con sensores, una cámara y un micrófono que puede instalarse en la escuela y en las aulas de las instituciones.

Cuando se activa, ya sea físicamente o a través de una aplicación, el sistema alerta a los equipos de respuesta a una emergencia en un lugar específico ayuda a abrir un canal de comunicación con los equipos de respuesta y otros equipos de seguridad que pueden estar en el lugar, dando a las fuerzas especiales los ojos y oídos para seguir los eventos que se desarrollan.

“Hemos desarrollado un producto de hardware y software para una situación de tirador activo u otras amenazas de seguridad pública”, dijo Sherizen en una entrevista telefónica con The Times of Israel.

Desde las puertas de las escuelas blindadas hasta las pistolas de pimienta, los detectores de metales y los programas de reconocimiento facial, las escuelas e instituciones de Estados Unidos están gastando decenas de millones de dólares para poner en marcha sistemas que protejan a sus estudiantes, visitantes y personal, tras una serie de tiroteos masivos que han aumentado la conciencia de lo crucial que es encontrar formas de aumentar la seguridad y mejorar las prácticas y protecciones de emergencia.

Según HIS Markit, el mercado de equipos y servicios de seguridad para el sector de la educación en los EE.UU. alcanzó los 2.700 millones de dólares en ingresos en 2017, y se espera que el mercado alcance los 2.800 millones para 2021, ya que muchas escuelas han tomado medidas para poner en marcha sistemas de vigilancia.

No sólo eso, las sinagogas y las instituciones judías en los Estados Unidos han estado reforzando su seguridad después de un ataque mortal en octubre contra la Tree of Life Congregation [Congregación del Árbol de la Vida] que mató a 11 personas en Pittsburgh.

En esta foto del 29 de octubre de 2018, un monumento improvisado se encuentra frente a la sinagoga de la Congregación después de un tiroteo mortal en Pittsburgh.

La policía puede tardar unos 10 minutos en llegar al lugar de la emergencia, a menudo porque no pueden ser notificados inmediatamente, dijo Sherizen, quien tuvo la idea de su producto después de que cuatro personas murieran en un ataque terrorista en el popular mercado de Sarona de Tel Aviv en 2016.

“Este tipo de incidentes generan caos, y una clave para salvar vidas es la forma en que la gente involucrada responde en los primeros segundos de los acontecimientos, incluso antes de que llegue la policía”, dijo Sherizen. Hay una confusión masiva en los momentos críticos de peligro, y una incapacidad para alertar a otros y a todos de las amenazas.

“Así que, nos preguntamos, ¿cómo podemos crear una tecnología que pueda salvar vidas y ser accesible para todos?”

Mientras que las corporaciones, el gobierno y las instituciones de defensa están generalmente protegidos, la población civil, las escuelas y los centros religiosos son “blancos fáciles”, dijo. “Hay una brecha en la protección”, y tienen presupuestos y personal limitados. “Vimos esto como una gran necesidad social y una oportunidad de negocio”.