Él mira lo que hay dentro del pañal de su hermanito e Internet muere risa con sus arcadas

0

Cuando se ve a un bebe haciendo de las suyas es imposible no sentir toda la ternura del mundo, si a eso le agregas esas travesuras con su tambien pequeño hermano, es derretirse de ternura.

En Internet y redes sociales podemos encontrar cientos y hasta miles de videos que tienen como protagonistas a los bebes y sus ocurrencias, videos que sin duda pueden llegar a alegrarte el dia.

Ahora imaginate esa experiencia para los padres que los tienen con ellos dia a dia y viven de sus travesuras, sus ocurrencias y las disfrutan en persona.

Tal es el caso del siguiente video donde un pequeño esta atento a su mama y su hermano, mientras a este le cambian su pañal y la curiosidad termina por costarle caro con una sorpresa nada agradable.

Por su puesto por mas que no sea agradable la reaccion del pequeño provoca risas y ternura, pues es tanta la curiosidad del pequeño que no piensa en las conecuencias de sus actos.

1. El amor de hermanos se construye en la convivencia

Reflexionaremos sobre un vínculo que no siempre tenemos en cuenta y en el cual el amor se expresa de una manera particular. En una familia generalmente están los padres y los hermanos.

La maternidad, la paternidad, la filiación y la fraternidad –roles principales que constituyen a la familia- tienen la base común de los lazos de la sangre o los del corazón. A la vez, cada rol, se diferencia específicamente de los otros.

El amor filial -amor entre hijos y padres- implica una relación de amor en la que existe, entre otros, el componente de la autoridad de los progenitores hacia los hijos. El amor fraterno -que hoy consideraremos especialmente- es el amor entre hermanos, los de sangre y los que no lo son y supone una relación de igualdad y horizontalidad basada en la convivencia sana y constructiva.

Es uno de los amores más grandes e incondicionales que pueden existir, una bendición que Dios y la vida nos dan. Tener hermanos es un privilegio y un regalo que no todo el mundo tiene.

El amor fraterno posee características propias que lo hace especial, distinto y único. “Los hermanos sean unidos porque ésa es la ley primera” dice el libro nacional argentino, el “Martín Fierro” de José Hernández. La ley primera es la unión entre hermanos, la cual no es sólo, la vía natural de la consanguinidad sino, además, es un aprendizaje familiar y social continuo. No importa el número de hermanos. Siempre es un amor muy especial.

Las relaciones que se producen entre los miembros de la familia todas se basan en el vínculo de sangre (o las del corazón en el caso de la adopción de los hijos o las familias ensambladas) sostenidas por el afecto vinculado a un sentido de pertenencia y por la convivencia en común, afrontando juntos las posibilidades y las dificultades particulares de cada hogar. En muchos casos esto genera rasgos comunes que tienen que ver con ser una misma familia con un patrimonio de experiencias, horizonte de sentido y valores comunes. Aunque todos convivan en un mismo entorno familiar. No todos son iguales. Cada uno es una persona singularmente única y especial.

El amor entre los hermanos es el mejor fruto de la siembra de los padres y es una de las maneras más ricas de vivir el amor familiar, en el que cada hermano ha servido al prójimo más próximo: sus otros hermanos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here