Diez consejos de gestión del tiempo para emprendedores.

0

Manejar un negocio es difícil. Comenzar uno con poco apoyo puede ser casi imposible. Agregue a eso familia y compromisos personales, y pronto comenzará a sentirse abrumado y con falta de tiempo.

Pero existe una solución que la mayoría de los propietarios de negocios exitosos le dirán que es la clave de su éxito: la administración del tiempo.

Como emprendedora ocupada y madre de seis hijos, Ann Kaplan, presidenta y CEO de iFinance en Canada, nos da algunos consejos sobre cómo mantenerse a flote:

Agendarlo todo.

Programe todo lo que hace en el día, incluyendo conducir, comprar, estudiar, revisar documentos e incluso el momento en que terminará el día. Tener una idea clara de su tiempo de inactividad es tan importante porque nadie puede ser eficaz si cada minuto del día está ocupado.

Si bien puede tomar tiempo anticipadamente programar su día, esto le permitirá aprovechar al máximo cada hora de su día y hacer un uso eficiente de su tiempo limitado.

Enfrénte las tareas difíciles en su mejor momento.

En general, es mejor enfrentar las tareas más desafiantes y tediosas en la mañana. ¿Por qué? Porque, contrariamente a lo que pueda pensar, la mañana generalmente es cuando se encuentra en su nivel de rendimiento óptimo.

Cualquier seguimiento o repercusión puede ser manejado durante el mismo día, y puede respirar más fácilmente al dejar atrás la tarea.

Organice.

No comience a trabajar con una pila de archivos. Archive todo tan pronto como se complete. Esto le ahorrará perder tiempo buscando documentos más adelante.

Lo mismo ocurre con los nombres de contacto. Escanee en Outlook junto con notas específicas sobre las personas que conoce. Por ejemplo, dónde los conoció, qué relevancia tienen para su negocio o para las personas que pueden tener en común, etc.

Esto le ayuda a recorrer el camino cuando quiera volver a visitar rápidamente el perfil de esa persona para recordar los detalles clave que pueden haber compartido con usted.

Delegue.

Ya sea en la oficina o en el hogar, cuando tiene a las personas adecuadas trabajando con usted, se preocupa menos. Si su respuesta a esta afirmación es “No puedo confiar en ellos”, tiene un problema.

Si la solución del problema no es una opción, entonces elija la tarea más simple (tareas que consumen mucho tiempo, aquellas con un proceso claro, resultado y fecha límite) que pueda asignar cómodamente a otra persona.

Por ejemplo: compilar la investigación para un documento que necesita escribir, archivar, realizar mandados, etc. Esto borrará algunas de las tareas de su agenda y le permitirá enfocarse en aquellas que requieren su atención personal.

Aproveche la tecnología.

Los llaman teléfonos inteligentes, pero ¿somos lo suficientemente inteligentes como para usarlos a su máxima capacidad? Las aplicaciones y herramientas útiles como la sincronización, recordatorios de calendario, etc. están disponibles al alcance de su mano. Úselos.

Prepárese la noche anterior.

Tómese tiempo en la noche para planificar el día siguiente. Evite una lucha de último minuto o arriesgarse a olvidar algo crítico.

Cada minuto cuenta.

Si viaja o va a algún lugar donde necesite matar algo de tiempo, descargue documentos una memoria USB y en su computadora portátil. Las largas esperas se pueden llenar mejor respondiendo correos electrónicos o trabajando algunos documentos. Asegúrese de que su computadora portátil esté completamente cargada.

Reduzca las distracciones.

Puede cerrar la puerta, bajar la música o reenviar los mensajes de su teléfono, pero esto no impide que las personas llamen a su puerta. Reducir las distracciones significa entrenar a las personas a su alrededor para que respeten el tiempo programado para enfocarse en una tarea específica.

Solicite una agenda o simplemente diga ‘no’.

Cuanto más ocupado esté, más personas demandarán su tiempo. Si lo invitan a una reunión, solicite una agenda. Si se entera de que la reunión se trata de algo para lo que no es adecuado o no está en línea con sus objetivos comerciales, entonces decline amablemente y sugiera a una persona o compañía que se adapte mejor a sus necesidades.

No quiere perder su tiempo o el de ellos. Si no está preparado para lo que se abordará en la reunión, solicite una fecha posterior. Cuando el tiempo es limitado, debe priorizar la mejor manera de usar esas valiosas horas. Al organizar sus reuniones con anticipación, encontrará que son más eficaces y eficientes.

Enfoquese.

Si elige hacer algo, prepárese y concéntrese. Preste toda su atención a la tarea en cuestión, ya sea una reunión o un evento. Si no se queda en el momento, se perderá algo importante y toda su preparación será en vano cuando pase por alto un detalle relevante.

Cualquier propietario de una pequeña empresa aceptará que el tiempo es dinero. El éxito personal y financiero depende en gran medida de la capacidad de administrar su tiempo de manera efectiva.