Desde que su dueño murió se escapa todos los días – un día el hijo se harta y lo sigue

0

Esta es una de esas historias que abren el corazón y nos hace sentir que no todo está perdido.

No hay ninguna duda de que las mascotas se han convertido en un miembro en las familias.

Mucho más que ofrecernos alegría y una gran compañía, su presencia ha demostrado que nos dan muchos beneficios tanto en nuestra salud física como mental.

Pero al igual que logran tanto en nosotros, nosotros también les ofrecemos los mismos beneficios a ellos.

Y también sabemos que nuestras mascotas son los acompañantes más incondicionales.

Conoce la historia de Cesur

Esta tierna historia tiene lugar en Turquía, donde Cesur, un perro hermoso y viejo vivía con su propietario Mehmet Ilhan.

Ellos se acompañaban mutuamente hasta un mes de enero de 2017, Mehemet muere a los 79 años.

CESUR estaba completamente desconcertado, triste y destrozado por no poder ver más a su amado dueño, quien pereció en un hospital muy cerca de su casa.

“Mi padre sufrió una enfermedad prolongada y dolorosa que lo dejó postrado durante muchos años, lo que hizo que su relación con CESUR fuera muy estrecha”, dice Ali, el hijo de Mehemet.

“Y así, cuando lo hospitalizamos, CESUR se comenzó a apagar y dejar de comer”, agregó Ali.

Después de este momento trágico, el cuerpo fue sepultado, y este fiel compañero no dejó de acompañar a su amado propietario: nunca se apartó de su lado.

En el momento del entierro, CESUR se mantuvo a la cabeza de la procesión que acompañaba el ataúd hasta su último destino, el cementerio.

Eso fue mucho más triste, mirar a este compañero dedicado, con su cabecita baja, sentado al lado de este ataúd, mirando hacia adelante a su destino final.

Ali dice: “no había una manera de conseguir que CESUR se apartara del lado del ataúd de mi padre. Allí, siguió observando el momento particular en el que el cuerpo de Mehmet estuviera bajo tierra.

Por supuesto, Ali decidió cuidar de CESUR y lo llevó a vivir con él y su familia.

Pasó el tiempo y Ali estaba observando que CESUR todos los días salía de su casa cuando él estaba trabajando. No entendía qué era lo que podría llamar la atención de este perro diariamente, pues día tras día hacía lo mismo: desaparecía cuando él se iba a trabajar.

Ali estaba demasiado intrigado, y decidido a saber lo que estaba sucediendo, no se fue a trabajar y esperó el momento en que CESUR salió de su casa para seguirlo.

Fue así como después de seguir a este perro descubrió que, cuando salía, se dirigía hacia el cementerio, a la tumba de Mehmet.

Lugar donde lo observó durante varios minutos, como ofreciéndole sus saludos todos los días.

Ali dijo: “el personal del cementerio ya lo conoce muy bien. Ellos saben que la visita es diaria y dirigida siempre al lugar donde está enterrado mi padre”

Eso es evidente, CESUR está en etapa de tremendo dolor y duelo, que solo el tiempo podrá curar.

Y será allí donde podrá descansar y comenzar a tener tu vida de nuevo, disfrutando del afecto y el cariño que le tiene su nuevo dueño, Ali.

¿Qué opinas sobre esta historia de amor? Aparentemente, el amor de nuestras mascotas no es hasta que la muerte nos separe.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here