¡Cuidado! Conozca algunos fallos que arruinan la pérdida de peso.

Como muchas veces he dicho y no me cansaré de seguir diciendo: un cuerpo saludable es resultado de un estilo de vida saludable. Jamás de una dieta milagrosa.

Si no enfocas esto en mente no será tan fácil conseguir cambios significativos y por mucho tiempo en tu vida. Por esas razones hoy quiero comentarte acerca de los fallos que puedes estar cometiendo en el momento de alimentarte adecuadamente, y que pueden estar obstaculizando tus logros.

Fallos comunes

Fallo #1: Comer demasiado rápido

Muchas personas, porque sienten mucha hambre o solo por costumbre, prácticamente devoran su comida sin apenas disfrutarla. Esta es una costumbre poco saludable porque puede ocasionar que comamos más de lo debido.

La próxima ocasión en que tengas deseos de  comer, tómate tu tiempo para saborear y disfrutar la comida.

Fallo #2: Comer porciones extragrandes

Casi todos estamos acostumbrados a grandes porciones en los restaurantes, y cuando estamos en la casa, nos servimos del mismo tamaño y tenemos la falsa creencia de que es normal.

Muchos expertos sugieren algunos tips para ayudarnos a recortar lasporciones:

Dejar unos cuantos bocados en el plato.

Usar platos y tazones más pequeños.

Revisar regularmente las porciones con tazas de medir.

Fallo #3: Saltarse las comidas

Diversas investigaciones han demostrado que las personas que se saltan el desayuno por lo general pesan más que los que se comen su desayuno nutritivo cada día.

Hay una idea equivocada de que saltarse el desayuno (o cualquier comida) puede ayudar a ahorrar calorías. La realidad es que las personas que comen menos de tres comidas regularmente terminan ingiriendo más calorías durante el transcurso del día.

Así que haz un esfuerzo y trata de comer al menos 5 comidas al día. Empieza siempre tu día con un buen desayuno saludable.

Fallo #4: No variar el entrenamiento físico

Hacer siempre la misma rutina de ejercicios puede paralizar tu proceso de pérdida de peso debido a que nuestros cuerpos se adaptan y se tornan más eficientes en ese tipo de ejercicio.

De la misma forma, una rutina donde solo se incluya cardio, sin agregar entrenamiento de fuerza o intervalos de mucha intensidad, también puede entorpecer tus esfuerzos, debio a que mucho cardio te puede hacer perder el tono de tus músculos.

Para estar seguro de que estás recibiendo buena variedad en tus entrenamientos, es recomendable ajustar con regularidad la frecuencia, el tiempo, la intensidad, o el tipo de entrenamiento e incluir intervalos de mucha intensidad y entrenamiento de resistencia o peso a la rutina por lo menos dos veces por semana.

Fallo #5: Elegir aderezos poco saludables

Aparte de haber aumentado de tamaño las porciones, también tenemos una tendencia a añadir a nuestras comidas ya sea ensaladas u otros alimentos favoritos, aderezos con muy alto contenido de grasa, como es el tocino, queso y aderezos cremosos.

Entonces tu comida que supuestamente es saludable acaba convirtiéndose en una comida muy calórica.

Fallo #6: Volverse loco con la “comida de premio”

¿De que ha valido que en una semana sigas un plan muy estricto de alimentación si en el fin de semana te pones a comer calorías como si el mundo se fuera a terminar, arruinando todo el esfuerzo hecho?

Por esa razón es que la comida recompensa es tan peligrososa, porque las personas que se limitan mucho luego suelen entregarse con más fuerza a sus antojos.

Así que, para no tener que hacer trampa, intenta comer algo cada día de esa comida calórica que te gusta, teniendo mucho cuidado de las porciones y no pasarte en tu ingesta calórica diaria.

Fallo #7: Comer muchas calorías líquidas, poca agua

Las calorías líquidas contenidas en el alcohol, batidos, refrescos, café con crema y azúcar, jugos azucarados y tés realmente pueden ayudar a que aumentes de peso.

Un estudio encontró que los estadounidenses consiguen casi el 21% de sus calorías de las bebidas. Esto sucede porque cuando las personas ingieren una bebida calórica, no se ponen a compensar comiendo menos debido a que éstas satisfacen la sed, no el hambre.

Así que como hemos aconsejado en otras ocasiones, en lugar de elegir bebidas con muchas calorías, elige jugos de verduras, agua de coco, pequeñas porciones de frutas o la bebida 0 calorías por excelencia: el agua.

Fallo #8: Comer sin consciencia

Por lo general esto ocurre cuando nos sentamos con una bolsa de papas fritas a ver televisión o a leer un libro, o cuando queremos comer un bocadillo en el momento de ir manejando.

Vamos tan concentrados en lo que estamos haciendo que no nos percatamos de cuánto estamos comiendo, agregando calorías más de la cuenta a nuestra dieta.

Para evitar todo eso, en primer lugar, intenta abandoner el hábito de comer algo en el momento en que estás sentado y relajado.  En lugar de hacer eso, major toma una taza de té o un vaso de agua.

Si tienes deseos de un bocadillo, sácalo del recipiente, para que puedas tener control de la cantidad que comes.

Fallo #9: No tomar un día de descanso.

Cuando se inicia un programa de entrenamiento, es muy importante darle a tu cuerpo (y mente) días de recuperación apropiados.

Para superar el cansancio, es Bueno programar un día o dos de descanso cada semana y estar seguros de establecer metas razonables que puedan ajustarse a tu estilo de vida.

Es importante escuchar tu cuerpo cuando te dice que es tiempo de un descanso. Por supuesto, la actividad es necesaria siempre, así que en esos días lo major es salir a dar un paseo con tu familia o tu mascota, haz un poco de yoga o da un paseo en bicicleta.

Fallo #10: Darle mucho crédito al ejercicio.

Una mala dieta no se puede ejercitar. :a nutrición debe ser el tema principal cuando se habla de la pérdida de peso. Así que borra de la mente de que sólo porque te has estado ejercitando, puedes comer lo que quieras.

Claro que el ejercicio sigue siendo importante para conseguir una figura ideal, mejorar la salud y nuestro estado de ánimo, y también nuestros hábitos de sueño, así que tampoco vayas a pensar que no es importante.