Cuando Era Una Bebé Recibió Un Trasplante De Corazón ¡15 Años Más Tarde Entró Con El Padre De Su Donante A Su Fiesta De Quinceañera!

0

Después de conocer los detalles de esta historia usted quedará realmente sorprendido. Esta trata de una jovencita que recibió un trasplante de corazón. Hoy cumple sus 15 años y algo muy especial sucede.

Las lágrimas que corrían por las mejillas de Carolina y Sergio Dispenza no eran más de angustia, cuando aquella noche el componente médico confirmó que April, su bebé, había recibido el corazón de otra niña de casi la misma edad.

Estas lágrimas eran, por supuesto, de felicidad y gratitud. “Estoy muy orgulloso de mi hija quien fue la que se ‘bancó’ [aguantó] el procedimiento y es la que se va a ‘bancar’ [aguantar] el post-op”, dijo Sergio muy emocionado y con la voz quebrada por la fuerte emoción que lo embargaba.

Abril junto a sus padres mientras esperaban un corazón…

Esta bebé tuvo la suerte de superar tan delicada situación de salud al obtener un nuevo corazón. ¿Quieres entender de qué se trata? Mira hasta el final…

Abril hoy ya tiene 15 años, es una linda damita argentina de quince años que, como muchos de su edad, soñó y tuvo una celebración emotiva de cumpleaños.

La vida de esta adolescente ha transcurrido siempre llena de esperanza y gratitud.

La historia de Abril, la razón de su trasplante y el dolor de un padre que perdió a su hija…

Abril nació saludable, pero cuando sólo tenía un año, un adenovirus se alojó en su corazón, lo que provocó una cardiopatía tan aguda que casi pierda la vida.

Hubo una emergencia, la familia estaba esperando un milagro, y ese momento finalmente llegó.

La bebé, Ayelén Soledad Pereyra estuvo luchando por su vida en cuidados intensivos en el Hospital Infantil Eva Perón en Santiago del Estero, como consecuencia de un trauma craneal.

La pequeña Ayelén sufrió un accidente automovilístico en el que murió su madre, María Gloria Vázquez, de 40 años, y su hermana, Romina Pereyra, de once años; el padre resultó ileso.

Un destruido Enrique Pereyra, el padre de la donante, dijo en aquella ocasión que esperaba que su actitud para proporcionar el corazón de su hija ‘sirva como un ejemplo’ para que otras familias tengan el mismo valor.

El 16 de enero Pereyra conducía su coche cuando la familia regresaba de sus vacaciones en Santiago del Estero, pero se quedó dormido y el automóvil golpeó un bache que causó que sus dos hijas se estrellaran contra el parabrisas.

Abril junto a Enrique, el padre de la niña que le salvó la vida…

Él fue el único que preservó su vida, pues llevaba el cinturón de seguridad.

En 2004, en un procedimiento sin precedentes, Abril con tan solo 18 semanas recibió el corazón de Ayelén. Este es el primer trasplante coronario con un órgano no compatible que realizó el equipo de cirujanos del Hospital de Garrahan.

El órgano se obtuvo después de una ablación llevada a cabo en la ciudad de Santiago del Estero a Ayelén, la bebé de 17 meses que tuvo muerte cerebral.

Ayelén estuvo en un estado extremadamente severo durante una semana después de que su familia, originaria de La Matanza, sufriera ese terrible accidente en el que falleció su madre y su hermana de 11 años.

Utilizaron un avión para trasladar el órgano desde Santiago del Estero hacia el aeroparque, allí una ambulancia custodiada por las Fuerzas de Seguridad. Lograron llevar a salvo el corazón de Ayelén al Hospital Garrahan.

Fue un momento crucial, si los médicos hubiesen dejado pasar esa ocasión, Abril hubiese muerto también. Ahora esa pequeña tiene 15 años.

La caravana de automóviles que transportó el tan esperado corazón para Abril fue recibida con aplausos por un gran número de vecinos y el personal que lo procuró a la entrada del hospital.

“El resultado final fue positivo. El trasplante salió bien, en gran parte debido a que ella luchó como una leona que realmente quería vivir,” añadió, después de lo cual dijo que la chica no tiene palabras para agradecer al donante, el padre de la bebé que murió en Santiago del Estero.

“Él me habló como un padre y se comprometió a llevar a cabo cada cosa en su poder para ayudar a Abril”, declaró Dispenza después de la conferencia en la que participó la ministra de Salud, Ginés González García.

El tiempo pasó y Abril ya cumplió 15 años. Su celebración fue notable por la emoción. La adolescente no entró del brazo de su padre como es la tradición, Abril entró del brazo de Enrique, el padre de Ayelén.

Abril ahora tiene una vida normal. Inspirada simplemente por la hazaña de los expertos en su salud del Garrahan, quienes le salvaron su vida, Abril ya tiene clara su profesión, sin duda será la medicina.

“Ella me acercó a la fe de la que yo estaba alejado por un largo tiempo,” dijo el padre de Abril, y las lágrimas le impidieron seguir hablando”…

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here