Conozca algunos errores muy comunes que se cometen cuando se castiga a los niños

Perpetrar errores es lo más normal de la vida, y los padres por lo regular no acostumbramos a cometer los mismos. Darles un castigo a los niños no es tarea fácil, por eso, es uno de los aspectos en el que más nos solemos equivocar.
Debemos enseñar a los niños a que tengan valores, los cuales les van a permitir crecer sanos a nivel emocional y espiritual.

Pero no todo resulta de maravillas, debido a que como todo ser humano que está en desarrollo de aprendizaje, en ocasiones el niño debe ser corregido de forma inmediata.

A veces, los padres solemos exagerar con la autoridad que practicamos sobre el niño. En ese sentido, a veces lo que pensamos que es educación, en verdad es una desproporción.

Cuando el castigo es regular, hace que incremente el riesgo de cometer un error, los cuales a veces no pueden ser identificados muy fácilmente por nosotros mismos.

Algunos errores muy comunes cuando se castiga a los niños

Como sabemos, no estamos exentos de cometer una equivocación. No obstante, en ocasiones caemos en acciones repetitivas.

No es que estamos cometiendo el mismo error a cada rato, sino que al parecer, casi todos los padres caemos en los mismos errores. Vamos a decirte ahora mismo cuáles pueden ser.

Primer Error: No acomodar el castigo a sus actos
Muchos padres, por lo regular, castigan a su hijo quitándoles algunas libertades o bien, una actividad que les guste hacer, como por ejemplo, jugar al playstation. Es importante que el castigo se ajuste a una consecuencia directa de sus actos, de manera que el niño pueda reconocer la falla.

Segundo Error: Castigar de la misma manera todas las veces
Si los padres se acomodan al mismo castigo cada vez que su hijo realiza un error, van a estar más expuestos a perder la autoridad.

Haciéndolo de esta manera, el castigo puede perder todo efecto posible. Sin dejar de mencionar que estaríamos cometiendo el Primer Error.

Tercer Error: Perder la paciencia con facilidad
Este es de los errores más habituales en el que incurren los padres cuando deben castigar a su hijo, porque se dejan dominar por el enojo del momento.

Es muy normal que puedan sentirse mal o molestos por lo que haya hecho su hijo, pero es bien importante prevalezca la calma ante todo.

Cuarto Error: Omitir el feedback
Es totalmente errado castigar al niño sin dar una explicación acerca de la razón del castigo.
Se le debe hacer ver al niño el fruto de sus actos a través de una conversación acertada, que pueda permitir internalizar lo que cometió y aprender de ello.

Quinto Error: Dejar que no cumplan los castigos
Es bastante común darle fin a un castigo si el niño arma un berrinche, por falta de paciencia o de cansancio de los padres. Este error no solo es muy común, sino que además es bastante grave, pues indica debilidad en la autoridad.
Permitir que el niño no cumpla su castigo, hace que se pierda el valor de la mala acción ejecutada; de aquí se desprende la falta de respeto y la indisciplina.

Sexto Error: Utilizar la violencia
Es muy importante que los padres tomen conciencia en cuanto a este punto. Muchas personas creen que algunas de las conductas negativas que tiene su hijo pueden ser corregidas con violencia.
Este es un concepto totalmente erróneo, ya que realmente se le estaría enseñando al niño que puede usar la violencia como solución a un problema. Por otro lado, se estarían violando los derechos del niño.

Séptimo Error: Ejecutar con tardanza los castigos
Es un error muy grave dejar de aplicar la sanción inmediatamente a la falta. Por eso es muy recomendable que haya puntualidad y responsabilidad para sancionar a los niños, esto se hace con el fin de impedir que el niño no se recuerde la razón del correctivo.

Octavo Error: Contradecir la autoridad
Es muy normal que las parejas se contradigan entre sí en el momento de castigar a los niños.
Al hacerlo así, no notan que el niño puede perder el respeto hacia ellos. No acordarse de un castigo o dejarlo pasar, significa contradecir nuestra propia autoridad.

Noveno Error: Aplicar un castigo que no se pueda cumplir
A veces sucede que por el calor del momento, los padres usen castigos tan extraños que no se puedan llegar a cumplir o sean muy duros.
Se recomienda que se apliquen castigos acordes al error cometido, que puedan ser aplicables y que no dañen la integridad del niño.
Poner un castigo que no se pueda cumplir, puede hacer que tengamos que omitirlo y que caigamos en el Quinto Error.

Décimo Error: No personalizar el castigo
Cuando los padres tienen más de un hijo, casi siempre aplican la misma sanción a todos por igual.
Los padres deben considerar el hecho de que los niños tienen personalidades diferentes, si no lo piensan así, puede ser que los castigos no tengan los mismos resultados.

Comentarios aqui: