Conoce 10 nuevas formas de usar el bicarbonato de sodio

0

¡Estoy segura de que tienes una caja de bicarbonato de sodio en tu casa ahora mismo! El bicarbonato de sodio es un alimento básico para el hogar que tiene innumerables usos: es un producto muy versátil que puede usarse desde la cocción hasta la limpieza ecológica. Y aún más, el bicarbonato de sodio también tiene increíbles beneficios para la belleza.

En esta publicación, exploraremos 10 beneficios del bicarbonato de sodio para la piel, el cabello y mucho más.

1. Desodorante.

Es posible que haya snotado que algunas personas guardan una caja de bicarbonato de sodio en el refrigerador, aunque no es necesario mantenerlo en frío. Esto es porque el bicarbonato de sodio tiene propiedades desodorizantes naturales que neutralizan los malos olores, incluidos los que están debajo de los brazos.

El bicarbonato de sodio neutraliza tabto los ácidos como las bases; también es ideal para pieles sensibles y no mancha la ropa del mismo modo que muchos antitranspirantes.

Simplemente mezcla cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio con una cucharada de agua, hasta que se convierta en una pasta cremosa (no líquida). Puedes agregar algunas gotas de tu aceite esencial favorito para darle un aroma natural.

Aplica una capa delgada de la pasta de bicarbonato de sodio en tus axilas con las manos o un cepillo, y te darás cuenta de lo bien que previene las manchas de sudor y el olor corporal durante todo el día.

2. Blanqueador de dientes.

Los kits de blanqueamiento dental caseros están llenos de productos químicos que pueden dejar las encías adoloridas o los dientes muy sensibles a los alimentos muy fríos y calientes.

El bicarbonato de sodio, por otro lado, es una alternativa excelente y natural que blanqueará tus dientes sin presentar ningún riesgo de efectos secundarios molestos.

Simplemente sumerge un cepillo de dientes húmedo en bicarbonato de sodio y cepilla tus dientes con suaves movimientos circulares durante dos o tres minutos. Luego enjuaga tu boca y sigue con tu pasta de dientes normal. Para resultados notables, repite el proceso dos veces por semana.

3. Shampoo clarificante.

Es frustrante encontrar acumulaciones persistentes de productos después de un lavado de cabello. Las mousses, aerosoles para el cabello, sueros y texturizadores pueden dejar residuos grasos que son difíciles de eliminar por completo.

Afortunadamente, el bicarbonato de sodio es una forma fácil de erradicar la acumulación y evitar que el cabello se caiga o se vea sucio.

Simplemente agregue una cucharadita de bicarbonato de sodio a una cucharada de tu shampoo regular (preferiblemente shampoo no humectante pues contribuye a la acumulación de aceite).

Lava y enjuaga como de costumbre, y verás que tu cabello se ve más limpio, brillante y más manejable que antes.

4. Para las uñas.

Empujar y cortar las cutículas antes de una manicura puede ser doloroso y peligroso, aumentando el riesgo de infección. En su lugar, usa un exfoliante de bicarbonato de sodio para exfoliar y alisar las uñas antes de aplicar el esmalte.

Simplemente inserta un pincel de uñas limpio o hisopo en un pegamento hecho de tres partes de bicarbonato de sodio y una parte de agua; luego cepíllalo sobre tus uñas con un movimiento circular. Después de enjuagar tus manos con agua tibia, tus uñas se verán más sanas, suaves, brillantes y listas para el pulido perfecto.

5. Tratamiento para acne.

Es posible que hayas oído que la pasta de dientes puede eliminar los granos durante la noche, pero el bicarbonato de sodio es mejor para secar las espinillas de la superficie.

Para crear lo que podría decirse es el tratamiento local más barato posible, mezcla bicarbonato de sodio y agua para crear una pasta espesa. Usa la yema del dedo limpia o un hisopo para aplicarlo a cualquier grano, y déjalo secar durante la noche.

Nota: el bicarbonato de sodio no servirá de mucho para el acné profundo y quístico. Tendrás que ver a tu dermatólogo para recibir tratamiento.

6. Baño relajante.

Nada es mejor que un baño relajante al final de un largo día, y el bicarbonato de sodio puede hacerlo aún mejor. Vierte media taza de bicarbonato de sodio en la bañera y revuelve en el agua.

El bicarbonato de sodio ayudará a eliminar el aceite y la transpiración, neutralizará los ácidos en la piel y ayudará a calmar las irritaciones de la piel, incluidas las erupciones, las quemaduras solares y las picaduras de insectos. Al igual que la sal de Epsom, el bicarbonato de sodio trabajará para suavizar tu piel mientras te sumerges.

7. Removedor de bronceado sin sol.

Si tu autobronceado te sale demasiado anaranjado o rayado, no tienes que esperar a que se desvanezca naturalmente. La próxima vez que falle un autobronceado, crea un exfoliador corporal de bicarbonato de sodio compuesto por tres partes de bicarbonato de sodio y una parte de agua.

Úsalo para eliminar fácilmente las manchas de color naranja de los codos, las rodillas o los tobillos. También puedes hacer un exfoliante corporal a base de azúcar, en caso de que ya hayas usado tu bicarbonato de sodio en el blanqueamiento dental, el lavado con shampoo, el pulido de uñas o el baño relajante.

8. Exfoliante facial.

El bicarbonato de sodio tiene una serie de cualidades que lo convierten en un exfoliante facial ideal. Exfolia, elimina el aceite, aclara la piel sin brillo y ayuda a extraer las espinillas, razón por la cual muchos esteticistas profesionales usan bicarbonato de sodio con vapor antes de realizar extracciones.

Para obtener tu propio facial de spa en casa, combina una cucharadita de bicarbonato de sodio con una cucharada de miel cruda orgánica; la miel evita que la crema se vuelva demasiado dura y tiene propiedades antifúngicas.

Masajea la mezcla en tu cara con movimientos suaves y circulares. Deja reposar durante dos minutos, luego enjuaga bien con agua tibia.

9. Suavizante de callos.

Los callos son poco favorecedores y difíciles, y es fácil desarrollarlos, pero el bicarbonato de sodio puede detenerlos.

Para suavizar los callos en tus pies o manos, mezcla dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua tibia, y remoja durante al menos cinco minutos.

Luego, seca y frota los callos usando una pasta que contenga un 60 por ciento de bicarbonato de sodio, un 20 por ciento de agua y un 20 por ciento de azúcar morena.

Una vez que hayas enjuagado, aplica crema hidratante y envuelve tus manos o pies en una toalla limpia durante cinco minutos para sellar la humedad.

10. Alivia las lesiones por rasuradora.

Las lesiones de la maquina de afeitar pueden ser irritantes, producir comezón, ser dolorosas y antiestéticas.

Para calmar cualquier piel que haya sido dañada por el afeitado (incluida la línea del bikini), mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio y una taza de agua. Aplícalo en el área afectada y permite que la solución se seque, lo que debería tomar alrededor de cinco minutos.

Una vez que la mezcla se haya secado, enjuaga tu piel con agua fría.