Cómo hacer que los niños escuchen sin tener que gritar

Muchos padres con los que trabajo confiesan haber gritado a sus hijos más de diez veces al día. Los padres dicen que hacen esto más que nada porque quieren que sus hijos escuchen, pero obtienen cero cooperación de su parte.

Cuando las promesas, las súplicas y las amenazas ya no funcionan, gritar puede parecer la única opción. Especialmente si el tiempo es corto, los comportamientos están fuera de control, y las grandes luchas de poder estallan; gritar se convierte en el medio para que los niños comiencen a escuchar.

El problema es que gritarles a los niños realmente no les ayuda a concentrarse en lo que quieres que hagan. Katie Hurley, educadora de crianza explica por qué esto fracasa:

Un mecanismo de defensa natural de los niños es el “desconectarse” cuando les gritan. Los niños pueden responder a los gritos o incluso pueden reír como respuesta, pero no están internalizando el mensaje. Los gritos frecuentes pueden desencadenar síntomas de ansiedad en los niños y pueden conducir a un ciclo negativo de comunicación que es difícil de romper.

Aquí hay algunas estrategias proactivas que puedes probar, si quieres reducir los gritos y alentar a tus hijos a escuchar y cooperar.

No grites
Los lastiman, y casi nunca ayudan. Una persona que crece con gritos pudiera crecer con cargas mentales y espirituales innecesarias.

Establezca límites temprano.

A veces tememos las lágrimas, conflictos o protestas que pueden surgir al establecer un límite, así que evitamos hacerlo en primer lugar.

¿El problema? Esta práctica de evitar hacerlo hasta el último minuto conduce a la frustración y al resentimiento de nuestra parte. Entonces gritamos y nuestro hijo se asusta, llora o se desconecta. Establecer un límite temprano significa que el problema se elimina mucho antes de que crezca y desencadene los gritos.

Mantenga sus límites y recuerde validar los sentimientos.

Establecer límites a veces significa que los niños se sienten molestos. Sin embargo, mantener los límites ayuda a los niños a aprender y a confiar en nuestra guía. Si bien no podemos poseer o cambiar los sentimientos de nuestros hijos, podemos esforzarnos por aceptarlos, sentir empatía y conducirlos con confianza.

Es muy útil dar a demostrar tus sentimientos y luego confiar en que tu hijo podrá sentir y reconocer esos sentimientos y seguir adelante.

sentimientos de culpabilidad.
Lo peor que puedes hacer es criar a tus hijos manipulandolos con sentimientos de culpabilidad.

Ajuste sus expectativas.

Los niños pequeños tocan todo, los niños en edad preescolar preguntan “POR QUÉ” alrededor de 300 veces al día, los niños en edad escolar a menudo no tienen interés en hacer la tarea cuando pensamos que es el momento de hacerla.

Cuando las expectativas están en sintonía con las capacidades de nuestros niños (en ese momento de la vida en que se encuentran), existen mayores posibilidades de que cumplan con nuestras peticiones haciendo que gritar ya no sea necesario.

Haga preguntas que inviten a la cooperación.

Las preguntas pueden motivar a los niños a hacerse cargo de sus propias tareas. Este tipo de pregunta funciona porque invita a la cooperación al tiempo que permite que los niños se sientan capaces y competentes.

En la práctica, esto significa cambiar el “¿Por qué no has terminado de peinarte? ¿Dónde están tus zapatos? ¿Por qué no estás moviendo tus pies? ¡Vamos!…” Simplemente se convierta en “¿Qué te queda por hacer antes de salir de la casa?”.

La educadora y psicoterapeuta Andrea Nair dice que esto funciona porque “Gritar hace crecer las defensas de los niños mientras que el lenguaje inteligente hace crecer su cooperación”.

También existen los casos en que la falta de atención y los gritos causan problemas mentales serios.

Conéctese antes de hacer una solicitud.

Los niños son mucho más propensos a cumplir con una solicitud cuando se hace cara a cara. Esta es una forma muy segura y conectada de realizar una solicitud. Además, cuando hablas con amabilidad modelas una forma maravillosa para que tu hijo interactúe con compañeros de clase, hermanos, profesores y amigos.

Comentarios aqui:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies