Circulación pobre o mala circulación: Qué es y cómo combatirla. 

February 8, 2018  —  By

¿Qué es la mala circulación o circulación pobre ? 

Los problemas del sistema circulatorio aparecen cuando existe un flujo limitado de sangre hacia las piernas, manos, corazón y el resto del cuerpo, incluyendo los dedos de las manos y de los pies. Los vasos sanguíneos se bloquean debido a sustancias grasas llamadas placas, que se acumulan en los mismos y se endurecen disminuyendo la luz de las paredes de venas y arterias. Esto interrumpe el flujo normal de sangre a través de los vasos resultando en una pobre o mala circulación. 

Una variedad de condiciones puede aparecer debido a la circulación pobre o mala, tales como aumento de la presión arterial, hipertensión, trombosis o apoplejía, venas varicosas, enfermedad arterial periférica, enfermedades cardíacas, daño al riñón, aneurismas, arteriosclerosis, flebitis y enfermedad de Raynaud. 

Efectos de la mala circulación o circulación pobre.

La mala circulación o circulación pobre puede impactar todo el cuerpo provocando efectos en:

  • Efectos a nivel cerebral: puede causar fatiga, mareos, pérdida de la memoria, y frecuentes e inexplicables dolores de cabeza. 
  • Efectos a nivel cardíaco: puede causar la inhabilidad de realizar actividades aeróbicas simples, como subir escaleras sin que sienta que le falta el aire; presión arterial alta y colesterol alto, dolor de pecho; el infarto y la apoplejía son los mayores riesgos que posee una persona con mala circulación mientras permanece sin tratamiento. 
  • Efectos a nivel del hepático: incluyen falta de apetito o pérdida de peso sin explicación, y cambios en la tonalidad de la piel. 
  • Efectos a nivel renal: causa hinchazón de las manos, los pies y los tobillos. Otros síntomas pueden incluir fatiga, frecuencia cardíaca alterada y aumento de la presión sanguínea. 
  • Efectos en las extremidades: pueden aparecer calambres en las extremidades, entumecimiento y venas varicosas. 

¿Cuáles son los síntomas de mala circulación o circulación pobre?

Los signos y síntomas pueden incluir:

  • Entumecimiento o pérdida de la sensación, o cosquilleo en las manos, pies o dedos. 
  • Cambios en la temperatura corporal (manos, pies, piernas y orejas frías). 
  • Fatiga (falta de energía). 
  • Pérdida de cabello. 
  • Vértigo o mareos. 
  • Piel seca. 
  • Edema o inflamación en los pies, las piernas o los dedos. 
  • Venas varicosas, úlceras en las piernas y en los pies. 
  • Cefalea. 
  • Calambres musculares y dolor. 
  • Caspa. 
  • Picazón, especialmente en las manos, las piernas o los pies. 
  • Cambios en la tonalidad de la piel (palidez, color rojizo o azulado, este último como signo de cianosis). 
  • Calambre en las piernas, glúteos y pies durante inactividad. 
  • Lesiones cutáneas, infección y llagas que no curan de manera adecuada. 
  • Dificultad para respirar. 
  • Latidos cardíacos irregulares. 
  • Memoria lenta. 
  • Falta de Resistencia. 

¿Qué causa la mala circulación o circulación pobre?

Los problemas del sistema circulatorio pueden ser causados por ciertas condiciones médicas, estilo de vida y factores de comportamiento. Otros factores que contribuyen a los problemas del sistema circulatorio son: 

  • Embarazo. 
  • Fumar. 
  • Ansiedad. 
  • Diabetes 
  • Dieta pobre. 
  • Colesterol alto. 
  • Enfermedad tiroidea. 
  • Ganancia de peso. 
  • Obesidad. 
  • Anemia. 
  • Asma. 
  • Tromboflebitis. 
  • Neumonía. 
  • Bronquitis. 
  • Enfisema. 
  • Alergias alimenticias. 

¿Cómo ayudar a la mala circulación o circulación pobre?

El diagnóstico se hará basándose en la historia clínica del paciente, historia familiar y estilo de vida. Los doctores determinarán la raíz de la causa del desorden circulatorio antes de administrar tratamiento.

Los problemas del Sistema circulatorio pueden ser tratados con medicamentos convencionales, cambios en el estilo de vida, así como de terapias alternativas. El objetivo primario es el de prevenir los problemas circulatorios, aliviar la hinchazón, dolor y promover la rápida recuperación. Los casos intermedios de mala circulación usualmente requieran de rutinas de ejercicios tipo aeróbicos, un plan de dieta saludable y bajas dosis de aspirina.

El tratamiento también incluye hacer ciertos ajustes importantes como alimentarse con alimentos ricos en fibra y bajos en grasa, ejercitarse regularmente, perder peso y dejar de fumar. Su doctor puede recetarle medicamentos para aliviar el dolor y la inflamación.

Tratamiento convencional: 

  • Aspirina, anticoagulantes, analgésicos y cremas que contengan heparina. 
  • De ser necesario, procedimientos quirúrgicos como angioplastia, aterectomia, revascularización y endarterectomía. 
  • Suplementos de vitamina B6, B12, C, E, niacina y magnesio. 
  • Terapia física. 
  • Hidroterapia. 

En adición a estas opciones de tratamiento, usted también deberá revisar sus requerimientos nutricionales aumentando la ingesta de agua y reduciendo (si no eliminando) la cafeína, el alcohol y el azúcar. El uso de medias de compresión podría también ser recetado por su médico y estas ayudan a mejorar la circulación baja en las extremidades, así como el evitar mantenerse inactive por largos períodos de tiempo.

Comentarios aqui: