Ayuno intermitente: una excelente opción para fortalecer la salud y perder peso.

0

Hay trucos que contribuyen a perder peso sin dañar la salud, al contrario, ayudan a fortalecerla. El ayuno intermitente es una de estos trucos. Una opción sencilla de aplicar, cuyo truco es la disciplina.

Para algunos, la palabra ayuno empieza a asustarlos, a hacerlos imaginar sacrificios, hambre o sufrimientos.

El ayuno intermitente significa organizar las comidas de una forma distinta de manera tal que nuestro sistema digestivo tenga más tiempo para descansar, y permitir que otras funciones del organismo se den de mejor manera, tales como la pérdida de peso o el descanso nocturno.

En este artículo vas a descubrir en qué consiste el ayuno intermitente y cómo se debes hacer para mejorar la salud y adelgazar mucho más fácil.

El ayuno intermitente no es una dieta

El ayuno intermitente no es nada relacionado con lo que podamos suponer por ayuno. No hay que pasar hambre ni contar calorías. Se trata de un cambio en la forma de alimentarnos para hacerlo de manera inteligente y más saludable, para lograr un peso y una salud óptimas sin obsesionarse con la comida.

El ayuno intermitente significa ampliar el horario de ayuno que realizamos de forma natural cada noche entre la cena y el desayuno, para así fortalecer la capacidad de nuestro cuerpo de regenerarse y perder peso.

Consiste en cenar antes y desayunar más tarde de lo acostumbrado o hacerlo en las horas que más nos convenga de acuerdo a nuestro estilo de vida, trabajo, familiares, costumbres, etc.

Es tratar de no ingerir ningún alimento sólido por 12 horas, como mínimo. Y lo correcto sería llegar hasta las 18 horas. No hay que hacerlo todos los días, pero sí varias veces por semana.

¿Cómo debemos organizamos?

Principiantes

Muchos nutricionistas proponen saltar el desayuno o la cena. Esta elección es válida de vez en cuando, mientras no nos haga sentir hambrientos o angustiados. Como principiante, se puede hacer un ayuno intermitente en el horario siguiente:

Desayuno: A las 9 de la mañana.

Almuerzo: A las 2 de la tarde.

Cena: Antes de las 9 de la noche.

Algunos se pueden sorprender al darse cuenta de que ya estén llevando un suave ayuno intermitente de manera instintiva. Sin embargo, muchos caen en el error de cenar muy tarde o comer en las horas de la noche. Con la primera propuesta empezaríamos con un ayuno de 12 horas.

Expertos

Para los que ya han superado sin inconvenientes el ayuno de 12 horas, tenemos la siguiente alternativa:

Desayuno: A las 11 de la mañana.

Almuerzo: A las 3 de la tarde.

Cena: Antes de las 7 de la tarde.

Con esta alternativa, podríamos probar la respuesta de nuestro organismo ante 16 horas de ayuno. Tanto así, que es posible que tengamos menos hambre por la mañana, mientras más largo sea el ayuno nocturno. Si deseamos ampliar esta propuesta a 18 horas de ayuno, se puede combinar el desayuno con el almuerzo o el almuerzo con la cena.

¿Cómo podemos lograrlo?

El asunto para comenzar el ayuno intermitente está en aprovechar la oportunidad para mejorar la alimentación y consumir alimentos nutritivos y saciantes, y evitar todos esos alimentos que no nos aportan nada a nivel nutricional.

Alimentos más recomendados

Frutos secos.

Semillas.

Aceites vegetales de primera presión en frío, como el aceite de oliva, coco, entre otros.

Azúcar blanco.

Embutido.

Aguacate.

Harinas refinadas (bollería, galletas, pan blanco).

Precocinados.

Quinoa.

Avena.

Helados y otros postres lácteos.

Frituras.

Legumbres.

Bebidas gaseosas y jugos envasados.

Aperitivos y golosinas.

Huevos.

Trigo sarraceno.

Alimentos no recomendados

Consejos prácticos

Debes seguir estos consejos si quieres triunfar en tu ayuno intermitente:

Toma mucha agua a lo largo de la jornada, fuera de las comidas y muy especialmente en ayunas.

No pases hambre. Mantente saciado, pero consumiendo alimentos saludables.

En las horas del ayuno puedes beber infusiones medicinales.

En muchas ocasiones, pensamos que sentimos hambre y lo que en realidad experimentamos es una fuerte deshidratación.

No realices el ayuno de más horas en los días en que tengas que realizar esfuerzos importantes, como conducir o cualquier actividad que necesite toda tu atención.

Es importante masticar bien los alimentos y saborear cada plato. Prueba cosas nuevas y sé original en las recetas.

Puedes comenzar tu ayuno intermitente cualquier día festivo, para hacer más largas las horas de sueño y que se te haga más corto.

Te aseguramos que desde el primer ayuno intermitente, te vas a sentir lleno de vitalidad y energía, mientras tu cuerpo se deshincha y se hace más ligero.

Los beneficios que vas a recibir te darán la motivación para seguir llevando los ayunos de forma más habitual sin esfuerzo alguno.